MAFIAS. Los Macrí ¿expulsados de la ‘Ndrangheta?

A continuación van tres notas. Las dos primeras fueron publicadas hoy por el diario El País de Madrid (y Washington) en la página 4 de su edición de papel. La tercera es del 31 de mayo del año pasado y fue publicada por el sitio Orsai. Las tres juntas arden. Y podría seguir con las investigaciones de Jorge Beinstein… pero no los quiero atragantar. Solo comentar que la ‘Ndrangheta se dedica a explotar a los inmigrantes ilegales provenientes del África subsahariana, al igual que hacen las policías de Vidal y Rodríguez Larreta. Ah, y que los Macrì de aquí se parecen mas al ministro Salvini que a los sufridos mafiosos que describe Saviano.

El ministro del Interior, Matteo Salvini amenaza a Roberto Saviano, autor de Gomorra, con retirarle la escolta

El escritor, amenazado por la Camorra y protegido desde hace 12 años por cinco carabinieri, ha criticado repetidamente al ministro que es a su vez líder de la Liga

Saviano rodeado de sus guardaespaldas. Foto: JAVIER BARBANCHO / Vídeo: RAI 3

 

La imparable verborrea electoral del ministro del Interior, Matteo Salvini, ha tomado este jueves la forma de una clara intimidación a Roberto Saviano. El escritor, bajo escolta desde hace 12 años por la publicación de Gomorra, ha escuchado insinuar al líder de la Liga que el Estado podría terminar con la protección de cinco carabinieri que le acompañan 24 horas del día. Una amenaza que trata de coaccionar al escritor, muy crítico con el político, pero que alcanza ya niveles de matonismo insólitos desde hace mucho tiempo en Italia. “Serán las instituciones competentes las que valorarán si corre algún peligro, también porque me parece que pasa mucho tiempo en el extranjero. Valoraremos cómo se gasta el dinero de los italianos. Le mando un beso”, lanzó Salvini en un programa televisivo.

La advertencia de Salvini —que la semana pasada fue contra los migrantes y esta contra los gitanos— llega justo después de las nuevas críticas de Saviano al bloqueo de lo ius soli, la ley que permitiría dar la nacionalidad a los hijos de los inmigrantes regulares nacidos en Italia. Pero sus desencuentros vienen de lejos. De hecho, el líder de la Liga quiso dedicar su gran resultado en las últimas elecciones a una lista de supuestos enemigos. Entre ellos, se encontraba el autor de Gomorra, que volvió a criticarle cuando tomó posesión de Interior por “ignorar las leyes del mar” y dejar morir a los inmigrantes en el Mediterráneo. “Saviano está preocupadísimo por la posibilidad, defendida por mí y millones de ciudadanos, de que le sea retirada la escolta, de la que disfruta inútilmente desde hace tiempo. Pero el miedo que da Saviano a la camorra es parecido al que hacen las amenazas de Kim a Donald: cero”, dio en agosto.

El escritor ha recordado en una carta en la que responde a Salvini que “vivir bajo escolta es una tragedia” y no “una medalla al valor, sino la pérdida de la libertad a cambio de la posibilidad de seguir contando”. Y añade que “Italia es el país occidental con más periodistas bajo escolta, porque Italia tiene las organizaciones criminales más potentes y peligrosas del mundo. Sin embargo, pese a ello, en lugar que liberar de los riesgos a los periodistas bajo protección, Matteo Salvini, ministro del Interior, los amenaza”. “Yo solo soy un medio que Salvini está usando para destruir el Estado de derecho”.

El predecesor de Salvini en Interior, Marco Minniti, se ponía las manos en la cabeza esta mañana al escuchar la amenaza. “La escolta no se asigna ni se quita en televisión. El dispositivo de seguridad para la protección de las personas expuestas a situaciones particulares de riesgo sigue procesos rigurosos y transparentes, que implican varios niveles institucionales, y que fueron reforzados tras el homicidio de Marco Biagi [asesinado por las Brigadas Rojas en 2002]”. El profesor de derecho, autor de la reforma laboral que se aprobaría un año después de su muerte, no llevaba escolta pese a estar amenazado. El minstro del Interior del gobierno de Silvio Berlusconi, Claudio Scajola, minusvaloró el riesgo de la amenaza que pesaba sobre él.

El intento de intimidación de Salvini al escritor —amenazado por la camorra desde hace 12 años—, como sucede cada vez que el líder de la Liga habla, ha levantado una oleada de críticas en toda la clase política. Especialmente teniendo en cuenta que debería ocuparse de combatir a las mafias y no a quienes las denuncian. “Poner en discusión la escolta de una persona amenazada por el crimen organizado es lo contrario que debería hacer un ministro del Interior”, ha lanzado la ex presidenta de la cámara de Diputados, Laura Boldrini.

Saviano, tras llamar a Salvini ministro de la Malavita (de las organizaciones mafiosas) en su carta, ha escrito que el líder de la Liga ha elegido como sus enemigos a los italianos del sur, a los inmigrantes y a sus hijos, a los gitanos y a todos los extranjeros que quiere echar del país. “Hoy tenemos que convencer quien no piensa como nosotros: el único diálogo posible es con los votantes de la Liga a los que les horrorizan las palabras y las acciones del ministro del Interior; con quienes se han presentado a las elecciones con Salvini; con quien con Salvini ha firmado un contrato de Gobierno. Quitemos al ministro del Interior, a este hombre sin escrúpulos, a este hombre cínico, la posibilidad de armar (literalmente) más manos. Quien calle ahora será responsable para siempre”.

Salvini, el ministro bufón que quiere ganar amenazando

“Las palabras pesan, y las de Salvini son las de un mafioso. Quitémosle la posibilidad de armar (literalmente) otras manos”.

Roberto Saviano, en un festival de cine en Italia, en 2013, rodeado de escoltasRoberto Saviano, en un festival de cine en Italia, en 2013, rodeado de escoltas (Stefania D’Alessandro WireImage)

 

Vivir con escolta es una tragedia, e Italia es el país occidental con más periodistas escoltados. Y lo es porque Italia tiene las organizaciones criminales más poderosas y peligrosas del mundo.

Y sin embargo, a pesar de ello, en lugar de liberar de los riesgos a los periodistas protegidos, Matteo Salvini, ministro del Interior, los amenaza. El ministro del Interior me amenaza a mí, un escritor que desde hace 12 años vive con escolta. Y la escolta no es una medalla al valor, sino la pérdida de la libertad a cambio de la posibilidad de seguir informando. Pero el ministro del Hampa, al convertirme en su objetivo, me devuelve a la parte a la que pertenezco. Salvini ha elegido a sus enemigos, y sus enemigos son los últimos. Sus enemigos son los italianos del sur, italianos de los que no se ocupa ni se ocupará jamás. Sus enemigos son los africanos que viven y trabajan en Italia, los indios que viven y trabajan en Italia, los paquistaníes que viven y trabajan en Italia. Sus enemigos son niñas y niños nacidos en Italia de padres extranjeros. Chicos que hablan italiano, “que aman italiano”. Sus enemigos son los gitanos, todos los gitanos, los extranjeros a los que pretende expulsar y los italianos que muy a su pesar tendrán que quedarse. Y ahí, entre estos, entre los italianos olvidados por la política y las instituciones, entre los extranjeros señalados como objetivos a los que atacar, me encuentro yo. Con sus amenazas, Salvini me ha devuelto al grupo de los últimos: soy uno de ellos y estoy muy orgulloso de serlo.

Pero las palabras pesan, y las palabras del ministro del Hampa, elegido en Rosarno (en Calabria) con los votos de los italianos a los que ni siquiera considera italianos, elegido con los votos de los que mueren a manos de la‘ndrangheta [mafia calabresa] son palabras de mafioso.

Las mafias amenazan. Salvini amenaza.

El 17 de marzo, Matteo Salvini dio un mitin en Rosarno. Sentados en las primeras filas había hombres de la cosca [el clan] Bellocco y personas relacionadas con los Pesce. ¿Y qué hizo él? Dijo: “¿Por qué se conoce a Rosarno? Por ser un poblado de chabolas. Y yo no quiero esclavos”. Desde luego, el problema de Rosarno son las chabolas; como si la explotación de los inmigrantes no estuviera relacionada con la ‘ndrangheta.

Y Salvini habla de dinero, de ahorrar dinero suprimiendo escoltas. Mejor sería que Salvini empezara a hablar del dinero que la Liga robó a los italianos con la maxiestafa de los reembolsos electorales: casi 50 millones de euros. O que hablara de las relaciones con la‘ndrangheta y las inversiones ilegales de la Liga. O sobre las cuentas de la Liga incautadas y la galaxia de compañías y asociaciones que tuvieron que inventarse para recibir fondos, porque cuando llega dinero a las cuentas de la Liga se usa para pagar la deuda que la Liga de Salvini tiene con los italianos.

Que devuelva la Liga de Salvini lo que debe, y entonces podrá hablar de dinero. No se lo puede permitir.

Veo que en las redes sociales aparecen etiquetas de solidaridad hacia mí: #savianononsitocca. Os agradezco el apoyo, pero me gustaría que quedara claro que yo solo soy un medio que Salvini está utilizando para destruir el Estado de Derecho. Y a mí hoy me resultaría muy fácil enfrentarme a él, pero no quiero hacerlo. Tampoco quiero poner la otra mejilla, no soy Cristo, no soy un cordero sacrificial, no busco el martirio: ¡olvidadlo!

Pero tampoco tengo miedo, y desde luego, no de Salvini. En estos años me he enfrentado a jefes de los Casalesi, a mafiosos, a miembros de la ‘ndrangheta, a narcos sudamericanos; no me asusta un bufón que hasta hace unos años tenía miedo incluso de ir más abajo de la Línea Gótica.

Pero hoy tenemos que hablar, tenemos que dialogar, no con Salvini que es un bufón, que quiere ganar amenazando, mientras nosotros queremos con-vencer dialogando.

Hoy debemos convencer a los que no piensan como nosotros; el único diálogo posible es con los miembros de la Liga, horrorizados por las palabras y actos del ministro del Interior; con los que se presentaron en las elecciones con Salvini; con aquellos con los que Salvini firmó un pacto de Gobierno.

Quitemos al ministro del Interior, este hombre sin escrúpulos, este hombre cínico, la posibilidad de armar (literalmente) otras manos.

Quien calle ahora será culpable para siempre.

Nihil humani a me alienum puto [Nada humano me es ajeno].

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

LA ESTRUCTURA DE LA MAFIA CALABRESA

A los Macri los expulsaron de la ‘Ndrangheta por indignos

En las organizaciones delictivas, la jerarquía es lo más importante. Hace unos años, el gobierno italiano realizó una investigación llamada Crimine-Infinito que reveló la compleja estructura de la organización ‘Ndrangheta, la mafia calabresa. Y esa investigación aparejó sorpresas…

 

A los Macri los expulsaron de la mafia por indignos, si no lo crees, mira...

Miercoles 31 de mayo de 2017

(Por Roberto Saviano) Antes se creía que ‘Ndrangheta no era más que una confederación de clanes con estructura “horizontal”. Sin embargo, ahora se sabe que tiene una estructura jerárquica secreta con un líder al centro, al igual que la famosa Cosa Nostra.

El grupo regente de ‘Ndrangheta es el Crimine (crimen), cuyo supervisor es el capo crimine (capo). Su vocero, el mastro di giornata (maestro del día), hace llegar las órdenes. Un rango más abajo se encuentran los coroneles: el mastro generale (maestro general), el capo società (líder de la sociedad) y el contabile (contador).

En la base de ‘Ndrangheta se encuentran los ‘ndrine, clanes conformados por miembros de la misma familia (que a menudo crece por medio de matrimonios concertados). Cada ‘ndrina está a cargo de territorio diferentes llamado locale (local), los cuales no siempre coinciden con una zona geográfica: es posible que hayan varios locales en la misma ciudad o varias ciudades en el mismo local. La Crimine controla todos los locales del mundo y todos los miembros deben obedecer cada una de sus órdenes.

Cada local cuenta mínimo con 49 miembros y recibe órdenes del capo locale (líder local), también conocido como capo bastone (capo bastón) por la herramienta que utilizan los pastores para guiar a las ovejas. Éste controla la actividad delictiva en su territorio, convoca a reuniones, toma decisiones sobre las membresías y los ascensos, y se encarga de resolver conflictos. Al igual que el capo crimine principal de ‘Ndrangheta, todos los capos locales cuentan con un capo società, el jefe general; un mastro di giornata, el que hace llegar las instrucciones a los subordinados (o como se dice “da las noticias”); y con un contabile, el que se encarga de administrar los fondos que resultan de las actividades ilícitas, las famosas valigettas (portafolios).

DE CALABRIA AL PLATA El presidente Maurizio Macrì y las mafias, por Horacio Verbitsky

Los locales tienen dos estructuras: la Società Minore (Sociedad Menor), que incluye a los miembros de menor rango, y la Società Maggiore (Sociedad Mayor), también conocida como Società Santa (Sociedad Santa), que incluye a los miembros de rangos más altos. Existen muchos rangos (conocidos como doti) en la ‘Ndrangheta. Los rangos determinan las tareas, responsabilidades y el salario.

En la Società Minore, el nivel más bajo lo ocupa el giovane d’onore (joven de honor), hijo del jefe y miembro honorario por derecho por consaguinidad. Un rango más arriba se encuentra el picciotto d’onore (chico de honor), el primer rango que reciben los que se unen ‘Ndrangheta. Éste se encarga de las tareas de menor importancia, labor manual más que nada, hasta que se gradúa y recibe el rango de camorrista (que significa “alguien que se encarga de recolectar el dinero de las extorsiones”) y se le asignan tareas más complicadas. El rango más alto de la Società Minore se conoce como sgarrista (soldado).

Cuando entras a la casa superior del local, la Società Maggiore, entras con el rango de santista (el nombre significa que pertenece a la Società Santa). Más arriba se encuentra el vangelo (evangelio), cuyo nombre se deriva del juramento que realiza con la mano en la biblia a ‘Ndrangheta (se distinguen por la cruz que tienen tatuada en el hombro derecho). Después le sigue el trequartino (tres cuartos), quien tiene el valioso acceso a tres cuartos de la organización (y el tatuaje de una cruz en su brazo derecho con una rosa esmeralda en la planta del pie). La jerarquía sigue hacia arriba: le sigue el quartino (un cuarto), el padrino, el crociata (cruzada), el stella (estrella), bartolo (aún se desconoce el origen del nombre), la Mammasantissima (Madre Santísima) y el infinito. La Società Maggiore culmina en la figura del Conte Agadino. El nombre probablemente hace referencia al conde Ugolino, descrito por Dante como una persona que se come a sus propios hijos en el Inferno. El jefe de ‘Ndrangheta puede comerse a sus hijos, venderlos y sacrificarlos sin tener que enfrentar una vendetta. Llegar a la cima de ‘Ndrangheta significa que tienes el poder de matar y traicionar a tu propia sangre.

Hasta cierto punto, en la jerarquía de ‘Ndrangheta, todos los rangos hacen referencia a la religión y se identifican con un santo. (El piccioto se asocia a Santa Adela, el camorrista a la Santa Anunciación, y el sgarrista a Santa Isabel.)

Es importante recordar que el ritual de iniciación de ‘Ndrangheta se conoce como “bautismo”. Los miembros se paran uno a lado del otro formando una herradura y reciben al candidato después de haber hablado con el “guarantor”, una clase de padrino que se encarga de verificar que las intenciones que tiene el aspirante de entrar al clan sean auténticas. El capo societtà oficia el rito, el cual consiste en preguntar cosas al iniciado y leerle los códigos de honor que deberá seguir para conservar su vida. El bautismo de la mafia es un “bautismo de sangre”: cortan el dedo del nuevo miembro con un cuchillo para que caiga una gota de sangre sobre la imagen de San Miguel Arcángel, patrón de ‘Ndrangheta, y acto seguido se quema una orilla de la imagen. Al final de la ceremonia, nace un nuevo “hombre de honor”. Cada vez que un miembro sube de rango se efectúa el ritual obligatorio.

Aunque parezca increíble, hoy en día hay chicos que se unen a organizaciones criminales por medio de rituales arcaicos. No sólo en Italia sino en todo el mundo.

Negocios, mafia y poder

La increíble historia de Franco y Mauricio Macri con Donald Trump en Nueva York.

En la noche del 16 de agosto de 2007, en la tranquila ciudad de Duisburgo, Alemania, tuvo lugar la batalla final de una guerra que duró 16 años. El Nirta Strangio y el Pelle Vottari —los dos clanes más poderosos de San Luca, el pueblo calabrés que sirve como la fortaleza de ‘Ndrangheta— habían tenido conflictos desde 1991. Todo empezó debido a una broma en un carnaval: durante la celebración, algunos miembros del Nirta Strangio lanzaron huevos y harina frente a un bar que administraban miembros del clan Pelle, y ensuciaron sin querer uno de los autos de la familia Vottari. Esta broma se interpretó como una provocación porque todos sabían que los del clan Strangio estaban tratando de aumentar su poder en esa zona. Ese fue el principio de una confrontación que duró más de 15 años y resultó en más de una docena de muertes. Los últimos asesinatos tuvieron lugar esa noche en Duisburgo, cuando un grupo de miembros de Nirta-Strangio trataban de vengar la muerte de uno de sus compañeros ocurrida meses antes.

Al final mataron a seis personas vinculadas a la familia de Pelle-Vottari, la mayoría de las víctimas eran muy jóvenes y estaban celebrando el cumpleaños número 18 de uno de estos chicos en un restaurante llamado Da Bruno. Una imagen de San Miguel que se encontró en el bolsillo del invitado de honor hizo que los investigadores dedujeran que probablemente en el restaurante se había realizado un rito de iniciación. En el interior había una estatua de San Miguel y una habitación sin ventanas en la parte de atrás con un gran número de imágenes de Madonna di Polsi (Nuestra Señora de Polsi, venerada por los miembros de ‘Ndrangheta) colgadas en la pared y una mesa larga con doce sillas alrededor.

Lo que motivó los asesinatos en Duisburgo se originó en la ciudad de San Luca, a casi 2 mil km de distancia. Las reglas, los códigos y los rituales viajan desde San Luca y llegan hasta Alemania, al resto de Europa, a Estados Unidos y prácticamente a cualquier parte del mundo donde ‘Ndrangheta haya extendido sus tentáculos.

Pertenecer a una organización criminal significa que perteneces a una estructura que es en parte una empresa,en parte una orden religiosa, y en parte un ejército antiguo (como el ejército romano, que estaba organizado en legiones). La mafia utiliza sus códigos y leyendas para construir una identidad colectiva para sus miembros. Los rituales son útiles porque imponen reglas en un mundo sin reglas. Las organizaciones criminales italianas son consideradas las más organizaciones clandestinas más confiables del mundo porque cuentan con regulaciones que no son reglas de jurisprudencia —es decir, de la ley— sino de comportamiento y disciplina que se siguen para llevar a cabo negocios ilegales (que, por definición, no tienen reglas).

POLISTENA, CALABRIA El pueblo de los Macrì, orgulloso por su “paisano, el Presidente”

Suena paradójico que un país conocido por su total falta de reglas sea la sede de la mafia con más reglas en todo el mundo. Los mafiosos italianos son conservadores y tradicionales, es decir, todo lo contrario a los estadounidenses de origen italiano modernizados y emancipados. Joe Pistone (“Donnie Brasco”), el agente del FBI que logró infiltrarse en la mafia de Nueva York, asegura que conforme los mafiosos adoptan la cultura estadounidense, se vuelven simples bravucones al no ser capaces de comprender que no pueden cometer un crimen sólo por dinero, porque si rompen las reglas de la mafia, también rompen su estilo de vida.

En la década de 1970, Vicenzo Macrì, sobrino y heredero de Antonio Macrì, jefe de la ‘ndrina de Siderno (en Calabria), fue forzado a “rendirse”, lo que significa que lo expulsaron de la organización porque su comportamiento no era digno de un buen ‘Ndranghetista (miembro de ‘Ndrangheta). Vicenzo fue reemplazado porque tenía la costumbre de pasear en una Vespa y salir en camiseta y shorts a la calle. Incluso hoy en día, cualquier ‘Ndranghetistas tiene la obligación de respetar ciertos parámetros: no debe ser mujeriego y debe evitar peleas o escenas en público para no causar problemas. Dicho de otra forma, no debe llamar la atención.

El presidente Maurizio Macrì y las mafias De Calabria al Plata

Siempre me ha fascinado la fuerza con la que los jefes de las organizaciones criminales aceptan el sacrificio absoluto. A menudo me pregunto cómo es que un hombre puede soportar vivir por décadas en una cárcel de máxima seguridad (donde el gobierno italiano exige que estén los jefes de la mafia). Pero es comprensible cuando ves a los jefes viviendo como hombres libres, o peor, como fugitivos, obligados a permanecer en búnkeres diminutos sin ventanas para que no los descubran los agentes judiciales.

Italia es el país con más búnkeres en todo el mundo. En algunos lugares, como la zona que rodea la provincia de Locri, en Calabria, los búnkeres forman parte de la vida diaria de los habitantes. Las familias construyen búnkeres de forma casi automática para estar preparados para lo peor. Aunque esperan que nos sea necesario, es mejor tenerlo listo por si acaso. Los búnkeres ya vienen incluidos en los planos de las casa nuevas. Es como si los padres pensaran en el futuro de sus hijos y decidieran construirles un lugar seguro donde puedan esconderse cuando sean fugitivos. Además, puede que algún día lo necesite un familiar, un yerno, un primo o un tío. El mafioso sabe que tarde o temprano sólo será posible su vida en el exterior si sabe cómo esconderse.

Sin embargo, los búnkeres no sólo son un escondite, más bien representan la resolución con la que una persona soporta vivir en un lugar con poco espacio, sin poder salir ni ver la luz del sol. Es como la jaula de un animal. Es un sótano que sólo se puede vuelve habitable si se tiene una colección de objetos personales como imágenes de santos, revistas porno y catálogos de autos o relojes, los cuales demuestran que el poder del mafioso es interno en vez de externo. El jefe tiene que satisfacer su necesidad de relojes y autos lujosos con fotografías y comprarlos con sus ojos porque nunca podrá salir de su madriguera.

Fuente: http://www.robertosaviano.com/crimine-infinito-la-compleja-estructura-de-la-mafia-calabresa/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: