TÉLAM EN LUCHA contra la política de tierra arrasada de una administración en retirada. El Congreso debe intervenir.

Lo tan largamente anunciado en voz baja por los alcahuetes y corifeos del secretario Hernán Lombardi y del presidente vaciador (ya lo intentó en el 2000, cuando se fue derrotado con el presidente De la Rúa) de Télam S.E, Rodolfo Pousá, se produjo con el despido de la mitad (354) de sus trabajadores, una carnicería. Se trata de uno de cada dos trabajadores de los edificuos de Bolívar 531 (admistracion y publicidad) y Belgrano 347 (redacción). Masacre que no puede extrañarnos ya que si en público se hacen los buenitos y llegan al colmo del cinismo al enviarles un email a los que no han sido despedidos donde se los saluda con un “Bienvenido/a a la Nueva Télam”, en privado no tienen empacho en reconocer que quieren que la agencia desaparezca. No lo dicen exactamente así, claro: dicen que quieren reducirla a que quepa en uno o dos pisos alquilados, y vender ambos edificios (Bolivar 531 y Belgrano 347), de modo de convertrla en una vocería del Gobierno que bien podría funcionar en el CCK (donde ha sentado sus reales el sátrapa Lombardi) o allende las fronteras de la Capital, en Tecnópolis. En fin, que quieren que desaparezca como lo que es y para lo que fue fundada por el coronel Perón antes de la victoriosa campaña electoral que lo depositó en la Presidencia: contrarrestar el duopolio ejercido por las estadounidenses UPI y Associated Press y con el objetivo de hacerlo a nivel continental (de ahí su nombre, Télam = Telenoticiosa Americana) y ahora lo hacen en beneficio del virtual monopolio del Grupo Clarín,que ya cerró su propia agencia (DyN) porque no podía ejercer un control absoluto sobre sus contenidos.

Una digresión: A los legisladores, gobernadores y políticos en general, aun a los oficialistas que no estén resignados a entregarse hasta la muerte a los designios de Magnetto y La Embajada, la existencia de Télam es una cuestión de sobrevivencia. Fíjense en lo que le pasó a Margarita Stolbizer: mientras fue legisladora y cobró de los yanquis para atacar a CFK tenía abiertas las cámaras de Canal 13, TN y demás cabales amigos o vasallos, además de las páginas de Clarín y sus repetidores del interior. Cuando dejó de ser legisladora e intentó reciclarse hablando de temas de genuino interés público, se encontró con que nadie le pasaba pelota. Télam no es propiedad del Poder Ejecutivo, sino del pueblo argentino. Ergo: el Congreso debe tomar cartas en el asunto y poner a la agencia bajo su control. En defensa propia.

Hoy, en menos de dos horas, habrá una nueva asamblea de los trabajadores de Télam que luego muy probablemente marcharemos al CCK a mentarle la madre a quienes sabemos. Desde que se entregó gozosamente al FMI esta administración está en franca retirada, pues si algo está claro es que Mauricio Macri no será reelecto por un pueblo escaldado por su sistemática traición a todas y cada una de sus promesas electoral y un ajuste eterno que se traduce en aumentos sin fin de las tarifas (las de Energía están todas en manos de sus socios y amigos) y de los alimentos, mientras lo único que no aumenta son los salarios (ni aun cuando se firmen paritarias por el 25% ya que tanto la depreciación del peso como la inflación prevista para este año han sido mayores). Así las cosas, se retiran practicando la política de tierra arrasada: desmantelando el Estado y dejandonos endeudados por todo un siglo, de modo que el gobierno que los suceda, sea del signo que sea, no tenga más posibilidad que seguir extrangulando al pueblo para pagar los intereses de esa deuda que solo persigue que continue la monstruosa fuga de capitales hacia guaridas fiscales del Caribe y otros lugares. Todas las figuras importantes de este gobierno de ocupación tienen cuentas offshore.

Son vampiros, chupasangres y hambreadores. Y como quedó claro en Chubut, lo único que están dispuestos a dar son palos, gases y balas. El Congreso tiene que parar esta sangría.

Los dejo con lo resuelto ayer en asamblea. Parte de los asistentes se sacó luego la foto que ilustra esta nota. Dentro de un rato, habrá novedades.

 

 

TELAM: ACTA DE ASAMBLEA

Las trabajadoras y trabajadores de Télam, reunidos en Asamblea General y convocados por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) y el Sindicato de Trabajadores de Prensa (SITRAPREN), en la puerta del histórico edificio de Bolívar 531, con 467 presencias, deliberaron martes 26 de junio de la siguiente forma:

– La Comisión Gremial Interna de Sipreba y la Comisión Directiva de Sitrapren expusieron el cuadro de situación de la agencia de noticias y publicidad del Estado frente a la recepción, en las primeras horas de la mañana, de las primeras cartas documento de despido que reflejan parcialmente el anuncio de un total de 354 formulado por el ministro Hernán Lombardi en los medios de comunicación.

Las representaciones gremiales recordaron las experiencias exitosas de lucha de los años 1996 y 2000, en las que se revirtieron programas de cierre y liquidación, y exhortaron al conjunto de los trabajadores a pelear por la defensa y la subsistencia de Télam bajo un criterio de pluralidad y amplitud sindical.

En esa estado, se propuso:

– Continuar el paro de actividades.
– Ocupación pacífica con permanencia en los dos edificios de la agencia en Buenos Aires.
– Denunciar el conflicto en el Ministerio de Trabajo de la Nación y requerir la conciliación obligatoria.
– Exigirle al ministro Lombardi la reincorporación de la totalidad de los despedidos.
– Marchar al término de la Asamblea a la Casa Rosada para reflejar una foto de los trabajadores ante los responsables políticos de los despidos y el desmantelamiento.
– Realizar mañána una Asamblea General en la puerta del edificio de Belgrano 347 para adoptar medidas de visibilidad pública.

Sipreba – Sitrapren

26 de junio de 2018

Recibes este email porque estás suscripto a nuestra lista de correos.
Para desuscribirte haz click aquí.

---

Comentario (1)

  1. El Gallo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: