ESPAÑA – CORRUPCIÓN: El rey emérito, ejemplo e inspiración para la casta que saquea el país

Cuentas ocultas en Suiza, patrimonio no declarado, sociedades en Panamá, comisiones por el petróleo importado, fraude fiscal, utilización de los servicios de inteligencia del estado para chanchullos personales, es por esto por  lo que pasará a la historia el reinado de Juan Carlos de Borbón. Así se entiende mejor por qué Macri añora volver a estar bajo la Corona española. Este estado de cosas le debe resultar muy familiar. M. Mestre

Se estrecha el cerco sobre la corrupción de la corona española

 

SEDA HAKOBYAN -AEXANDRE SOLANO / vilaweb.cat

El pasado miércoles se filtró una conversación que apuntaba directamente Juan Carlos y los constantes escándalos e indicios de delito en que se han vistos involucrados el rey emérito español y gran parte de la familia real. La ex-amante del rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, detallaba en una conversación de 2015 con el ex-comisario José Manuel Villarejo, que la habían utilizado como testaferro para la compra de varias propiedades de Marruecos y otros países sin avisarle, aprovechando que tenía residencia en Mónaco, estado donde no es obligatorio hacer la declaración patrimonial.

El problema surgió cuando rompieron la relación, tras el accidente de Botswana, y Juan Carlos le pidió el retorno de las propiedades. Parece que el objetivo era cambiar el nombre de las propiedades a favor de Álvaro Orleans-Borbón, primo del rey, también con residencia en Mónaco y que, según algunas informaciones, tenía a su nombre varias cuentas del rey en Suiza. Álvaro Orleans – Borbón también ha sido salpicado por el caso de los ‘papeles de Panamá’.

La operación debía hacerse por medio de Dante Canonica, un abogado suizo, y el principal problema es que es ilegal: es un delito de blanqueo. De ahí las fuertes presiones que dice Corinna que recibió, incluidas las del CNI (N. de la E. servicios de inteligencia españoles).

Según las informaciones, la inteligencia española montó dos operaciones, una en Londres y otra en Mónaco, para conseguir toda la documentación que la ex-amante del Borbón pudiera tener guardada. De esta actuación, tienen pruebas los equipos de seguridad del príncipe Alberto de Mónaco y el ministro del Interior de ese país.

Como publica El Español, cuando aún mantenían la relación, Juan Carlos dio casi un millón de fichas a Corinna con datos sobre los poderes fácticos españoles, las cuales ‘podrían afectar muy gravemente a la seguridad del estado’, para protegerla de posibles represalias en caso de que el monarca se muriera.

El opaca fortuna de Juan Carlos de Borbón

El abogado Dante Canonica creó una estructura opaca, según las informaciones publicadas, y la puso en cuentas de bancos suizos a nombre de Álvaro Orleans-Borbón. Canonica no sólo trataba los negocios del Borbón, sino que trabajaba bajo las órdenes de Arturo Fasana como encargado de enviar los fondos de las grandes fortunas españolas al extranjero.

El suizo Arturo Fasana, salpicado por los ‘papeles de Panamá’, es el gestor de la cuenta suiza ‘Soleado’, que apareció en la investigación de la trama Gürtel, con las grandes fortunas de Javier de la Rosa y Francisco Correa, y que parece que también contenía el dinero del Borbón. Los investigadores del caso Gürtel sólo pudieron acceder a la cuenta que hacía referencia a Correa y no tuvieron acceso al resto de nombres.

Desde las cuentas ‘ocultas’, parece que también se pagaron los vuelos privados que hacía Juan Carlos, que salían del aeropuerto militar de Torrejón de Ardoz para no ser controlados. El uso del aeropuerto militar ya se había insinuado desde mediados del año 2013, al igual que ya era público que el rey español había puesto una mansión de Marrakesh a nombre de Corinna.

En las grabaciones, Corinna también dice que Juan Carlos formaba parte del entramado del caso Nóos: “Yo estaba allí cuando pedía dinero para Nóos, él no distingue las cosas legales de las ilegales”. El ex-socio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, dijo que el supervisor de Hacienda de las cuentas del Instituto Nóos, Federico Rubio Carvajal, era a la vez la persona encargada de hacer la declaración de la renta de toda la familia real.

Para salvar la corona española apartaron a Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón, como si fueran un caso excepcional, aunque parece que la casa real estaba enterada de todo. El diario El Mundo publicó que Mariano Rajoy, el presidente del gobierno español en ese momento, el rey Juan Carlos, el fiscal general Eduardo Torres Dulce y el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón se reunieron en secreto con documentación de la fiscalía y después de haber analizado las posibilidades que había, decidieron que salvar a Iñaki Urdangarin podía hacer un daño irreparable a las instituciones (aunque se salvó a Cristina de Borbón).

En 2012, un estudio de la Universidad de Bruselas calculó que el rey emérito había hecho fortuna invirtiendo en bolsa y obras de arte (por un valor de 540 millones de euros) y también en inmuebles (que le reportaron 1.100 millones), con una red de testaferros que encubría la titularidad de estos bienes e inversiones. La información se refuerza ahora con las declaraciones de Corinna.

El diario The New York Times estimó la fortuna de Juan Carlos en 2.300 millones de dólares (1.800 millones de euros), una cifra imposible de alcanzar con los cerca de 300.000 euros que cobraba de media como jefe de estado. El mismo diario acusaba el rey de llevar un estilo de vida lujoso ‘ y de tener una fortuna opaca ‘.

Los negocios oscuros con las dictaduras del Golfo Pérsico

En las declaraciones, Corinna también explicaba que el rey emérito español había cobrado una comisión por el AVE de La Meca a Medina, que había sido licitado en 2011 por 6.300 millones de euros, a un convenio de empresas españolas, encabezadas por Obrascón Huarte Lain, SA (OHL) e Indra, gracias en parte a la intervención del rey.

La intermediaria oficial con el régimen saudí, la iraní Shahpari Zanganeh, casada entonces con el traficante de armas Adnan Khashoggi, desbloqueó el proyecto, del que cobró el 1,5%. Pero el rey español reclamó a Villar Mir (fundador de OHL) su parte de comisión. Según Corinna, recibió parte de los fondos en las cuentas bancarias controlados por Dante Coninca.

Hay que remarcar que Villar Mir fue nombrado ‘Marqués de Villar Mir’ el mismo 2011 por Juan Carlos, y ha estado involucrado en varios casos de corrupción como los de Son Espases, la operación Lezo y el tren de Navalcarnero. La empresa OHL impuso al resto de miembros del consorcio la contratación como mediadora de Shahpari Khashoggi.

Desde hace muchos años, es un rumor extendido que parte de los ingresos del monarca español (primero Juan Carlos, y luego también Felipe VI) surgían de comisiones conseguidas haciendo de mediador, principalmente con los regímenes no democráticos del Golfo Pérsico. Desde el comienzo de la transición, se dice que todas las entradas de crudo del Golfo Pérsico en España son gravadas con un impuesto encubierto que cobra la casa real. Las declaraciones de Corinna no hacen sino reforzar estas denuncias.

El viaje a Botswana, conocido porque Juan Carlos se lesionó cazando elefantes, era de hecho un encuentro pensado especialmente para cerrar tratos y fue organizado por un magnate sirio de la construcción ligado a Arabia Saudí que posteriormente apareció los ‘papeles de Panamá’.

El rey español actual, Felipe VI, ha mantenido relaciones especiales con los monarcas del Golfo Pérsico. Entre 2013 y 2016, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de 1.361,42 millones de euros, con un papel clave de Felipe VI, que ha encabezado varias delegaciones. Un armamento que ha sido encontrado en guerras como las de Yemen y Siria.

¿Se puede juzgar al rey?

El jefe del estado español goza de inviolabilidad, no está sujeto a ninguna responsabilidad. Pero el rey emérito perdió esta condición cuando abdicó el 19 de junio de 2014, momento en que pasó a ser aforado por el Tribunal Supremo. Sin embargo, la inviolabilidad se mantiene en todos los hechos ocurridos durante los 39 años de mandato, por lo que no se podría tramitar ninguna acusación que hiciera referencia a esta etapa.

Sí se podría juzgar, si ha mantenido el entramado en Suiza. Los técnicos de Hacienda ya han solicitado a la Agencia Tributaria que lo investigue y demostrar de esta manera que ‘no hay escudos fiscales para proteger la familia real’.

Si se demuestra que desde la cuenta en Suiza se paga a personas que previamente le han pagado los gastos personales e inversiones, estaríamos ante un caso de blanqueamiento de capital. Y también fraude fiscal en la declaración del IRPF, por no declarar los bienes patrimoniales.

La familia real, en medio de la polémica

Los últimos tiempos, han surgido más escándalos del rey emérito español. Desde la compra con fondos reservados del estado del silencio de una de sus amantes, Bárbara Rey, hasta las constantes demandas de paternidad bloqueadas por la justicia, pasando por las cacerías de elefantes.

El año pasado, los escándalos de Juan Carlos se mezclaron aún más con los del estado cuando salieron a la luz grabaciones del CESID (CNI de la época) en la que el jefe del estado, que era espiado, declaraba su felicidad con su amante Marta Gayá. En su momento, varios ministros socialistas dimitieron por haberse usado los servicios secretos para investigar periodistas, políticos y empresarios. Las grabaciones duraron, como mínimo, una década, pero el entramado apuntaba más arriba. Una práctica que parece que se ha mantenido.

A pesar de la voluntad de apartarse del escándalo, más allá de los enfrentamientos familiares en público, el actual rey español también ha tenido los suyos. Uno de las más graves fue el apoyo de Felipe VI y Letizia por mensajes de WhatsApp, a Javier López Madrid, consejero de Caja Madrid y Bankia e implicado en el caso de las ‘tarjetas black’ y en la operación Púnica (N. de la E. nombre que puso la investigación policial a una amplia trama de corrupción que salió a la luz en 2014).
Tan sólo cinco días antes de los mensajes, en los que utilizaban términos amistosos como “compi yogui”, se había publicado que López Madrid se gastó 34.807 € con la ‘tarjeta black’.

En el entorno de la familia real, los ‘papeles de Panamá’ demostraron que la hermana del rey Juan Carlos, Pilar de Borbón, había creado una sociedad opaca un mes después de la proclamación de su hermano y que la había disuelto sólo cinco días después de la coronación de su sobrino Felipe VI.

Los herederos de la prima del rey emérito, María Cristina de Borbón Parma, se acogieron a la amnistía fiscal cuando también les descubrieron un entramado de ‘sociedades fantasma‘, por medio de sociedades establecidas en Panamá y las Bermudas, y cuentas en Suiza donde escondían más de 4,5 millones de euros entre acciones, dinero y joyas.

El escándalo más flagrante relacionado con la monarquía, sin embargo, ha sido el ataque a los derechos fundamentales como la libertad de expresión, cuando los cantantes Pablo Hasél y Josep Miquel Arenas – conocido artístiamente como “Valtònyc”- fueron condenados por injurias a la corona por unas canciones, lo que ha llevado a Valtònyc a exiliarse en Bélgica. Como muestra de solidaridad y de defensa de la libertad de expresión, poco después se publicó la canción ‘Los Borbones son unos ladrones’. Las informaciones y escándalos que van surgiendo no hacen sino avanzar hacia esta dirección.

Comentarios (2)

  1. ignasi orobitg gene

    Por fin hay luz en el estercolero borbónico

    Responder
  2. Luis Jorge

    Que se puede esperar de quienes hicieron bla plata traficando esclavos y destruyendo civilizaciones.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: