EEUU: La mayoría de los ciudadanos vive una realidad de pesadilla oculta por la propaganda

La sociedad estadounidense colapsaría si no fuera por estos 8 mitos

Imagen relacionada

LEE CAMP / TRUTHDIG

Traducción Montserrat Mestre

Ninguna sociedad podría funcionar con este nivel de desigualdad -con la posible excepción de uno de esos planetas-prisión de películas como  “La guerra de las galaxias”. El 63% de los estadounidenses no pueden pagar una emergencia de 500 dólares. Sin embargo, el dueño de Amazon, Jeff Bezos, tiene una fortuna de 141 mil millones de dólares (N. de la E. Desde 2017, Bezos es el hombre más rico del mundo, y lo sigue siendo en 2008, con una fortuna que ya alcanza los 150 mil millones de dólares, siendo el empresario cuya fortuna ha crecido más). Literalmente, Bezos podría terminar con el hambre en el mundo por muchos años y aún le quedaría más dinero del que podría gastar en sí mismo.

En todo el mundo, una de cada 10 personas gana sólo 2 dólares por día. ¿Sabe cuánto tiempo le tomaría a una de esas personas hacer la misma cantidad de dinero  que Jeff Bezos? 193 millones de años, y eso si ahorran hasta en la compra del papel higiénico. En pocas palabras, no se puede comprender el nivel de desigualdad en nuestro mundo actual o incluso en nuestra nación.

Entonces … ¿no debería haber disturbios en las calles todos los días? ¿No debería colapsar todo? Pero las calles no están en llamas, no hay nadie corriendo y gritando. ¿Les parece que todos van a trabajar a punta de pistola? No. Todos elegimos continuar así.

¿Por qué? Bueno, todo se reduce a los mitos que nos han vendido. Mitos que están arraigados en nuestra programación social desde el nacimiento, profundamente arraigados, como una muela del juicio retenida. Estos mitos son aceptados y, básicamente, nunca cuestionados. Voy a cubrir ocho de ellos. Hay más de ocho, probablemente haya cientos. Pero voy a cubrir los ocho más importantes

Mito 8: “Tenemos una democracia”

Si cree que todavía tenemos una democracia o una república democrática, pregúntese lo siguiente: ¿Cuándo fue la última vez que el Congreso hizo algo que el pueblo de Estados Unidos apoyó y que no estaba alineado con los intereses corporativos? … Probablemente no pueda responder.
Incluso el Centro Carter y el ex presidente Jimmy Carter creen que Estados Unidos se ha transformado en una oligarquía: una élite pequeña y corrupta controla el país sin apenas aportes del pueblo. Los gobernantes necesitan el mito de que somos una democracia para darnos la ilusión de control.

Mito 7:  “Tenemos un sistema de votación legítimo y responsable”

Gerrymandering; purga de votantes; minería de datos; encuestas de salida sesgadas; encuestas amañadas; superdelegados, votos electorales, máquinas de caja negra (N. de la E. “caja negra” es un concepto de la Teoría de Sistema, que en ciencia política se aplica a un elemento en relación a las demandas que genera y las reacciones que se producen, sin tener en cuenta el proceso interno, y se está usando para la manipulación psicológica de los votantes), supresión de tarjetas de identificación de votante; boletas provisionales, súper PAC (N. de la E. son organizaciones de recaudación de fondos para apoyar candidatos, y desde 2010 no hay límites en la cuantía ni el origen de los donativos, ni en lo que se puede gastar en campaña electoral); dinero de procedencia oscura; terceros candidatos desterrados de los debates y dos partes corporativas que representan la misma porquería.

¿Le parece esto un sistema electoral legítimo? No, tenemos lo que un gran estudio de Harvard llamó el peor sistema de elección en el mundo occidental. ¿Ha visto a esos niños pequeños que tienen un pequeño volante de juguete en su asiento del automóvil, para que puedan tener la ilusión de que están conduciendo el automóvil en lugar de su padre? Ese es nuestro sistema de elección: un volante de juguete sin  conectar a nada. Todos nos sentamos aquí como niños, gritando excitadamente: “¡Estoy manejando!”

Y sé que es contradictorio, pero es por eso que hay que votar. Tenemos que votar en tal cantidad que venzamos lo que se ha robado a través de nuestro ridículo sistema manipulado.

Mito 6: “Tenemos medios independientes que piden explicaciones a los gobernantes”

Nuestros medios de comunicación están financiados por contratistas de armas, grandes labratorios farmacéuticos, grandes bancos, grandes petroleras y fabricantes de grandes latas de comidas grasientas. Los medios corporativos están para llamar a la guerra, animar a Wall Street y empaparnos de consumismo. Su misión es fortificar justamente la creencia en los mitos que estoy describiendo. Cualquiera que se salga de ese paradigma es tratado como un individuo fuera de la realidad.

Mito 5: “Tenemos un poder judicial independiente”

El sistema de justicia se ha convertido en un arma manejada por el estado corporativo. Así es como los banqueros pueden ejecutar hipotecas en millones de hogares de manera ilegal y no van a la cárcel, pero los activistas a menudo cumplen condenas en la cárcel por desobediencia civil no violenta. Recientemente, Chris Hedges señaló: “Los derechos constitucionales más básicos … han sido borrados por muchos. … Nuestro sistema judicial, como ha señalado Ralph Nader, ha legalizado leyes secretas, tribunales secretos, pruebas secretas, presupuestos secretos y prisiones secretas en nombre de la seguridad nacional “.

Si un ciudadano no es parte de la élite monetaria, lo presionan para renunciar los pocos derechos que le quedan. Según The New York Times, “el 97% de los casos federales y el 94 % de los casos estatales terminan en acuerdos de culpabilidad, y los acusados ​​se declaran culpables a cambio de una sentencia menor”. Ese es el nombre del juego: presionar a personas de color y personas pobres para que acepten el acuerdo porque no tienen un millón de dólares para gastar en un abogado. (Al menos en uno que no se anuncie en posavasos de cerveza).

Mito 4: “La policía está aquí para protegerte. Ellos son tus amigos”

La policía en EEUU está diseñada principalmente para hacer dos cosas: proteger la propiedad de los ricos y perpetrar una guerra contra las drogas de modo completamente inmoral, de modo que por definición  es una guerra contra nuestra propia gente.

Encerramos a más personas que cualquier otro país en la tierra. Lo que significa que “la tierra de la libertad” es el estado penitenciario más grande del mundo. Así que, todos estos políticos con caras arrugadas y mentes rabiosas que hablan de lo horrible que son China, Irán o Corea del Norte con respecto a los derechos humanos, no forman parte de la cantidad de personas encerradas aquí, bajo la falda de la Estatua de la Libertad.

Mito 3: “Comprar te hará feliz”

Este mito está representado por las inundaciones de publicidad que recibimos, pero también por nuestra ingeniería social. La mayoría de nosotros sentimos un vacío tenaz, una alienación profunda bajo nuestras emociones exteriores. Esa inquietud se debe a que la mayoría de nosotros estamos diluyendo nuestras vidas en empleos que odiamos, antes de ir a casa o a cajas de reclusión llamadas casas o apartamentos. Luego encendemos el televisor para ver programas de realidad sobre personas que lo están pasando peor que nosotros (lo que a todos nos parece gracioso).
La oscura verdad es que tenemos que creer en el mito de que consumir es la respuesta o de lo contrario no seguiremos corriendo en la rueda. Y si no estamos corriendo en la rueda, entonces comenzamos a pensar, comenzamos a hacer preguntas. Esas preguntas no son buenas para la élite gobernante que disfruta de una sociedad basada en la explotación diaria del 99 % de nosotros.

Mito 2: “Si trabajas duro, las cosas mejorarán”

Según la encuesta del índice Shift de Deloitte: “El 80% de las personas no están satisfechas con sus trabajos” y “una persona promedio gasta 90.000 horas en el trabajo a lo largo de su vida”. Eso es aproximadamente una séptima parte de su vida y la mayor parte durante sus años más productivos.
Pregúntese para qué estamos trabajando. ¿Para hacer dinero? ¿Para qué? Casi ninguno de nosotros está haciendo trabajos para la supervivencia. Hace mucho tiempo el trabajo era: “Yo siembro la comida-> como la comida-> si no siembro comida = muero”. Pero hoy en día, si trabajas en una cafetería, ¿alguien morirá si no obtiene su supercafé mocca- frappé- almendra- latte? Si trabajas en una tienda de ropa, ¿perecerán los clientes si no obtienen esos calzoncillos que absorben el sudor? Lo dudo. Y si mueren por eso, entonces sus problemas eran mucho mayores de lo que creía. Entonces eso significa que todos estamos trabajando para enriquecer a otras personas porque tenemos una sociedad en la que tenemos que trabajar. Los avances tecnológicos pueden hacer casi todo lo que realmente se debe hacer.

Entonces, si quisiéramos, podríamos deshacernos de la mayoría del trabajo y tener decenas de miles de horas más para disfrutar nuestras vidas. Pero no estamos haciendo eso en absoluto. Y a nadie le está permitido hacer estas preguntas, al menos no en los medios principales. Incluso un medio paso como el ingreso básico universal apenas se discute porque no se computa con nuestra programación cultural.

Los científicos dicen que es bastante posible que la inteligencia artificial elimine todos los trabajos humanos en 120 años. Saben que sucederá porque los robots tomarán los trabajos y se darán cuenta de que el 80% de ellos no son necesarios. Los robots tomarán el control y luego dirán: “Detente. … deja de gastar la séptima parte de tu vida doblando las camisas en Banana Republic “.

Y esto me lleva al mito siguiente, el  más grande de nuestra sociedad estadounidense.

Mito 1: “Eres libre”

Entiendo que hay ciertas restricciones a la libertad que en realidad deseamos tener en nuestra sociedad, pero mucha de nuestra falta de libertad no es algo por lo que votaríamos si tuviéramos la oportunidad.

Intente dormir en su automóvil por más de unas pocas horas sin ser acosado por la policía.
Intente mantener su privacidad durante una semana sin un solo correo electrónico, búsqueda web o conjunto de datos de ubicación recopilados por la NSA y las telecomunicaciones.
Intente postularse para presidente por un tercer partido (Jill Stein fue esposado y encadenado a una silla por la policía durante uno de los debates).
Intente usar el baño en Starbucks sin comprar algo … si es negro.

Somos menos libres que un perro con correa. Vivimos en una de las sociedades más desiguales y más trabajadoras del planeta con más multimillonarios que nunca.
Los estadounidenses suministran el 94% de la sangre pagada utilizada en todo el mundo. Proviene casi exclusivamente de personas muy pobres. Este sistema de vampiros abusivo literalmente está chupando la sangre de los pobres. ¿Eso es tomar una decisión libre? ¿O es más bien algo que hace la gente después de que la economía los aplastara?

El punto es que para hacer cumplir este sistema ilógico e inmoral, los gobernantes corruptos, la mayoría de las veces, no necesitan pistolas y gas lacrimógeno para mantener los mecanismos de explotación en movimiento. Todo lo que necesitan son algunos buenos y sólidos mitos de mierda para que todos  compremos cuentos de hadas para adultos.

Es hora de despertar.

Comentarios (2)

  1. norbertomartingonzalez

    Y siguen los éxitos del american way of life…
    Miren esto:
    https://youtu.be/pIkgT8s8uUA

    Responder
  2. Santiago Aon

    Muy recomendable el documental “Enmienda 13″… Desde ya, todo esto aplica tanto a América Latina como a la Argentina. Para peor, la preponderancia de esta doctrina occidental torna dictatorial a cualquier movimiento que tenga preponderancia por los intereses de las mayorías, los cuales a su vez se vuelven casi milagrosos dentro de sistemas representativos donde la información la maneja el poder económico concentrado. En fin, mientras la hegemonía de los dueños del planeta siga vigente, deberemos resignarnos a sistemas representativos que no representan a nadie (si no es en casos extremadamente aislados), a movimientos demagógicos que a la larga terminan invariablemente por aburguesarse o a dictaduras políticas de economías democratizantes. Respecto de este último punto, otro documental muy recomendable “The propaganda game”.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: