BRIENZA invita a convertirnos en “la pesadilla” del “psicópata golpeador” M.M.

Excelente editorial de Hernán Brienza, altamente recomendable. Lástima que no la terminó en el minuto 05:50, exhortando a convertirnos en la pesadilla del psicópata M.M (los que sigue a continuación sobra: es una concesión a la autoconmiseración, lo que confirma que está tan lúcido como deprimido). El acierto, la inspiración de Hernán es tal que inmediatamente después Página/12 publicó una muy buena nota del psicoanalista (y principal nexo entre el kirchnerismo y el Podemos español) Jorge Alemán que apunta exactamente hacia el mismo lado. La transcribimos a continuación.

“El discurso de Macri es el discurso del psicópata: niega y tergiversa lo que podemos percibir por nuestra propia experiencia, lo cual es enloquecedor. Pone a la víctima en el lugar del culpable de su propio sufrimiento, lo cual genera sobre la víctima el efecto de confundirla y deprimirla. No se responsabiliza por sus actos, sino que estos siempre responden a la acción de otros, de la cual es él la víctima inocente. Esto apunta a generar, otra vez, confusión y culpa en la verdadera víctima, y un profundo, demoledor sentimiento de impotencia. Y por último, ejerce una violencia arrasadora con una sonrisa, con buenas maneras y palabras tranquilizadoras, lo cual adormece, hipnotiza y -nuevamente- confunde: “es por tu bien”, dice mientras lastima y destruye. Y muchos/as le creen, porque el arte de la manipulación y la crueldad es la especialidad del psicópata. Pero hay algo con lo que el psicópata no cuenta: ese momento, que no siempre llega, en que empieza a resquebrajarse la ilusión y puede verse, de a poco primero, después con claridad total, la magnitud del daño que está haciéndonos. Ese momento, que no siempre llega, en que las -hasta entonces- víctimas de su juego perverso, se dan cuenta de su propia fuerza. Ese momento, aunque no siempre llega, es la pesadilla del psicópata. Estoy convencido de que no estamos para nada lejos de ese momento”.

Comentarios (4)

  1. Victor

    Pero alguien le hace el discurso a Macri: Durán Barba, Rozitchner, o el que sea. Macri es simplemente el “locutor” de este “gobierno”.

    Responder
  2. Erkis Suarez Ortiz

    Yo pienso que ademas de Psicópata,es un representante de la derecha criminal,que quiere destruir todo lo que los gobiernos de izquierdas ,lograron para el pueblo Argentino,pero creo que son los pueblos los responsables de que estas bestias lleguen al poder,No hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista.Adelante pueblo del CHE.

    Responder
  3. Víctor

    En este mismo instante, hay cientos de miles de hombres y mujeres a los que les estalla la cabeza, porque perdieron su trabajo o porque todo lo que los rodea es incierto; en este mismo instante, millones sufren, se infartan, se divorcian, o nadie los aguanta porque tienen un humor de perros y no saben que hacer con sus vidas. En este mismo instante, los miembros de las 1000 familias son inmensamente más ricos y a su manera, más felices. En este mismo instante el 35% de los argentinos celebra la riqueza de ellos y -a su manera- también son felices con lo que las 1000 familias derraman.
    El problema somos nosotros, los que quedan, los que esta noche habremos pasado otro día, como si no estuviéramos en problemas.
    No me parece un depre Brinzita. hace mucho que nadie celebra el sacrificio asi que no le voy a pedir que haga como la Viki y tenga tanta conciencia como para generar un hecho político con su propia vida. Demasiado bien lee y entiende la jugada y a más de uno lo habrá hecho pensar, más allá de la reflexión de rutina.
    Flor de editorial y te felicito Juan por compartirlo.

    Responder
  4. Santiago

    Está muy claro que una persona, que conciente o inconcientemente sostiene una realidad que perjudica física o psicológicamente a un semejante, tiene una distorsión mental que puede medirse en diferentes niveles, y que convenientemente para las casas del saber psicológico, solo etiquetan y ponen énfasis en los perfiles extremos que provocan un daño, en donde quedan justificados bajo ley, desde el aspecto de la sanidad mental, diferenciando al conocimiento como un factor secundario, como si la formación de la persona no tuviera ninguna implicancia en el desarrollo de la distorsión.
    Este bajo perfil en los estudios psicológicos en situación de poder, afectan claramente a la población, ejerciendo una tolerancia resistente a “normalidades” convenidas para beneficio de los sectores opresores y poseedores de la distorsión mental, vomitadas en los meduios de comunicaicón y la industria del entretenimiento, que es aceptada en la sociedad de manera pasiva hasta el victimismo o la subordinación a un poder sobrenatural, fuera del alcance de la voluntad, de la cuál la historia la reconoce como elemento indispensable de la barbarie con la que hemos luchado para lograr una relativa civilización.
    Si el sistema de recursos humanos usa perfiles psicológicos para el servicio, producción, y la formación de líderes, queda en evidencia la vista gorda en las situaciones de poder, incluyendo la de las mismas casas del saber.
    Esta nueva observación obligaría a la autocrítica y la pérdida de poder, y es esa defensa ortodoxa, amparada en la técnica la que impide una revisión y readecuación a la realidad.
    Por ejemplo, en la estructura de pensamiento económico, formadora de una tendencia que obliga a la autojustificación de sus paradigmas, y que se enfrenta a la realidad imponiendo su ortodoxia sin dar cuenta de la constatación de errores que pagamos religiosamente con intereses. Queda claro el fin en los resultados.

    Lo necesario ahora es hacer un contrato entre la sociedad y el administrador, procurando que cumplan requisitos, sanidad mental, aptitud, capacidad y experiencia en la justicia social, con una interrupción o término del contrato social en el incumplimiento con el bien común.
    Claro, antes de eso se tienen que establecer principios básicos de sentido y direccion de la nación para formar parámetros, y eso refleja la grieta entre los soberanos independientes y los colonos dependientes.
    Hacer una reflexión para verificar la cantidad de tiempo y recursos que nos ahorraríamos sosteniendo errores absurdos por no definirnos como nación.
    Una vez hecho evidente la naturaleza distorsionada en los medios de comunicación, sobrevendría la autocrítica y la autocorrección como sucede en el fenómeno del retroceso del machismo en la sociedad, que dicho sea de paso, no está dirigido desde un movimiento piscológico, en términos académicos. Los académicos solo están ahi cuando el daño ya esta hecho, y tiene que ser evidente, dándote las recetas mágicas para soportar la distorsión a un conveniente precio.
    Toda la porquería traida de oriente, que sirve para la conservación de las castas, lleva décadas imponiéndose en todo occidente.

    DESPIERTEN

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: