GLIFOSATO: Alemania le bajó el pulgar

Alemania se prepara para decir adiós al glifosato

 

Imagen relacionada

Un estudio señala que el 99.6% de los alemanes están contaminados con Glifosato

 Los agricultores que lo usen deberán realizar áreas de compensación medioambiental para proteger a la fauna y la flora

NEUS PALOU / LA VANGUARDIA

El glifosato es uno de los herbicidas más utilizado en la actualidad tanto en agricultura como en jardinería. La OMS lo calificó como “probablemente cancerígeno” y esto ha dado lugar, entre otras acciones, a una iniciativa ciudadana a nivel europeo que, con más de un millón de firmas recogidas, ha solicitando a las autoridades competentes su prohibición.

Pero, además de sus posibles efectos nocivos para la salud humana, el glifosato también es polémico porqué un estudio publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS) apunta que puede estar perjudicando también a las abejas. 

La capacidad del glifosato para matar las hierbas perjudiciales para los cultivos fue descubierta en 1970 por John E. Franz, de la multinacional Monsanto. Esta empresa lo ha explotado durante más de 20 años y lo comercializa con el nombre de RoundUp (ahora pertenece a la alemana Bayer). El uso de este producto fue considerado inocuo para las personas y los animales silvestres hasta los año 90, cuando empezaron a aparecer estudios sobre efectos perjudiciales.

Gobiernos de toda Europa han comprendido los posibles efectos nocivos para la salud y el medio ambiente del glifosato y han empezado a crear medidas restrictivas que desembocaran en una prohibición del uso de este herbicida.

El gobierno alemán ha presentado esta semana un plan para que los agricultores dejen de utilizar en forma progresiva el herbicida glifosato y otros agroquímicos, con el fin de garantizar una superficie mínima libre de pesticidas.

El Ministerio de Medio Ambiente indicó que el plan pretende lograr el abandono de ese herbicida mediante una reforma de la normativa vigente. Así, la autoridad federal encargada de la aprobación del uso de los productos con impacto negativo para la biodiversidad ha emitido una reserva de aplicación del herbicida.

A partir de ahora los agricultores alemanes que pretendan utilizar este producto deberán garantizar que dejan libre de pesticidas un mínimo de hábitat herbáceo entre el cultivo tratado con glifosato y el medio que lo rodea. El objetivo de esta medida es la protección de la fauna y la flora.

El ministerio indicó que esta normativa no servirá únicamente para la aplicación del glifosato, “sino para todos los pesticidas de los que se ha demostrado que perjudican la biodiversidad”.

La ministra federal de Medio Ambiente, Svenja Schulze (Partido Socialdemócrata), declaró en un comunicado que la coalición que preside la canciller Angela Merkel “acordó poner fin el empleo del glifosato. El camino más fácil, una prohibición de la sustancia activa a nivel de la UE, está bloqueado hasta finales de 2022”.

La ministra se refería en su declaración a la decisión de la Unión Europea (UE), que hace un año renovó durante cinco años la licencia del glifosato, con el respaldo de 18 países, entre ellos Alemania, cuya posición resultó clave para esa prórroga. En aquella ocasión el entonces ministro de Agricultura alemán, el conservador Christian Schmidt, votó por cuenta propia a favor de la prórroga de la licencia, una decisión que no contaba con el visto bueno de Merkel. ”Ahora tenemos que utilizar todos los instrumentos disponibles a nivel nacional para favorecer un abandono del glifosato”, explicó  la ministra en relación con el plan anunciado.

 

 

Comentarios (3)

  1. Dominguez Alejandro

    ¿Alguna vez le pediremos explicación a Felipe Sola por haber dejado ingresar la soja transgénica y por ende el glifosato al país cuando era ministro de agricultura?.
    Cientos de pueblos en córdoba con gentes muriéndose de cáncer. Silenciados por los medios y los intendentes propios de los mismos pueblos.
    Meses atrás en un pueblo pujante del sur escuchaba en un almuerzo «cómo se nos está muriendo la gente, una fatalidad»
    En estos pueblos «fatalidad» es sinónimo de glifosato o pesticidas que son rociados por miles de litros sin ningún control sanitario y al frente de las viviendas de los pueblerinos.
    Y Felipe Sola, que onda?, como dirían los jóvenes
    Resulta que ahora se presenta como un pai sanador de la democracia y su pasado lo condena. En cordoba donde vivo, solo queda un 15% o menos de bosque nativo.
    Si uno viaja desde la capital hasta Santa Fe no enconrtrará un árbol. Esta ruta dentro de treinta años será un camino rodeado de desierto, pues eso es lo que genera la soja, desierto.
    Por lo menos podremos organizar el Dakar sin tener que trasladarnos a los desiertos de Atacama.
    Solo pido memoria y que los responsables de este desastre sean juzgados.
    Gracias

    Responder
    1. JLópez

      El susodicho Solá todavía no se ha dado cuenta de hacer borrar en la wikipedia el parágrafo que reza: «Fue quien autorizó la introducción de la soja transgénica, paso fundamental que permitió el avance tecnológico de la producción agropecuaria». Y en este estudio del INTA está el nombre de los ingenieros agrónomos a los cuales les pareció una maravilla innovadora,meter soja transgénica ligada al glifosato. http://www.foarbi.org.ar/docs/Diez_anos_de_cultivos_GM_Final_03_01_07.pdf
      Habría que investigar cuánto cobraron todos de la multinacional.
      Tampoco es comprensible cómo en 12 años de gobiernos progresista no se hizo absolutamente nada por ir cambiando el modelo agrotóxico. Ni siquiera se obligó a los sojeros a cumplir las precauciones que se deben seguir en el manejo de cualquir producto tóxico. Se fumigó a mansalva en cantidades mil veces mayores que las necesarias; sobre seres humanos; en áreas de gran valor natural; los operarios no usaban ninguna protección y si llevaban era ridícula e ineficaz, etc etc.
      Cuando se apostó por el monocultivo sojero, y encima transgénico y dependiente de agrotóxicos, se hipotecó tal vez por un siglo, el futuro de Argentina. ¿Sabe alguien cuánto va a tardar la descontaminación de la tierra, el agua, la vegetación? ¿De dónde van a salir los recursos económicos para descontaminar?
      El cambio climático, que va a convertir en incultivables amplias zonas del hemisferio norte, hubiera dado a Argentina, una oportunidad económica como la que tuvo con las dos guerras mundiales, pero mucho más larga esta vez, tal vez de 50 años o más, produciendo alimentos de alta calidad -que van a costar más que muchos productos industriales. Pero gracias a la soja transgénica y al glifosato, no se podrá hacer.
      Además, el negocio de vender soja para hacer biocombustibles, tiene los días contados: Europa está legislando el pase completo al coche totalmente eléctrico en 20 años. También se ha acotado el uso de la soja transgénica en la alimentación del ganado y seguramente se terminará por prohibir.

      Responder
  2. Carlos

    Lo que es el poder, sobre todo el poder económico. El gigante multinacional alemán Bayer (que ya se sabe, «es bueno») compró a la yanqui Monsanto, la inventora de la soja transgénica y del glifosato pero el gobierno de su país, Alemania, que advirtió su peligro para todos los seres vivos, con toda razonabilidad está tratando de que no se use, por lo menos en su territorio. Pero el poder económico es tan grande que el ministro alemán que fue a tratar el tema al congreso de la Unión Europea, votó en contra de la decisión de su gobierno y ayudó a dar más años de permiso al uso del veneno , igual que nuestro Cleto Cobos aquí, por otro tema pero también relacionado con la soja.
    O sea que el país del dueño del veneno quiere dejar de usarlo y acá los clientes, felices, lo usan alegremente y sin límites.
    La oposición política podría empezar a exponer propuestas que aplicaría si llega al gobierno y cuenta con la fuerza suficiente (mayorías en el Congreso, para empezar). Lo que haría con la siembra descontrolada de soja, el uso de estos pesticidas y la destrucción de bosques puede ser uno de esos temas. Los que estén de acuerdo con éste y otros, que se sumen. Y si no se suman, pues tampoco se sumarán los votos necesarios y se perderá la elección en 2019. Será porque la mayoría de los argentinos está conforme con la situación actual y quiere que se prolongue.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: