ALBERTO RODRÍGUEZ SAÁ, el PJ y el Frente Patriótico en formación: «No vamos a echar a nadie»

«El 2018 fue un año muy difícil para los argentinos, y el 2019 será un año complicado. Por eso necesitamos la unidad de las fuerzas de la oposición. Para poner en marcha el Frente Patriótico sin demoras. No podemos seguir esperando, porque la gestión del presidente Macri es muy mala, y mientras crece y aumenta la pobreza, hay chicos que a la noche se van a dormir con la panza vacía. Eso es lo que más duele, y es lo que no podemos seguir permitiendo. Para esa unidad hay que establecer reglas de juego claras, que nos permita legitimar una conducción y una candidatura para enfrentar al gobierno y derrotarlo. Si hay consenso mucho mejor. Pero si no hay consenso hay que hacer elecciones internas. No hay que tenerle miedo a la interna, es lo que necesita el país, lo que necesita el peronismo, lo que necesita la oposición. En ese camino, nuestra tarea es sembrar esperanza. Decirles a aquellos que la están pasando muy mal, que mañana va a ser mejor, el mes que viene va a ser mejor, el año que viene va a ser mejor, y con un nuevo gobierno será mucho mejor», dijo Alberto Rodríguez Saá al disertaren el restoran El Refugio (de los hijos del ayuntamiento de Oleiros), más conocido como «Oleiros», en San Telmo.
Trabajé hace unos años en Noticias Urbanas junto, entre otros/as al recordado Pablo Chacón (que también era mi compañero -gorilón- en Télam) y Horacio Ríos, con el que tengo un pasado político común. El primero murió hace un año, el segundo es el autor de esta exhaustiva crónica (que hemos retocado) sobre lo que ocurrió el restorán El Refugio, más conocido como «El Oleiros», de la calle Piedras 844, San Telmo. Allí un grupo de periodistas comprometidos con la conformación de un Frente Patriótico que acabe con el saqueo de la Argentina (al que Ríos bautizó como «Grupo Oleiros») por una banda de CEOS apátridasm organizamos cenas con quienes se lanzaron como precandidatos, primero lo hicimos con Felipe Solá, y la semana pasada con Alberto Rodríguez Saá. Un amplio reportaje fotográfico y el video completo de la cena lo publicamos aquí. El relato de lo acontecido hecho por Ríos hace que uno se pregunte como se las ingenió, si anotaba todo el tiempo, para manducar su paella. Gracias a su oficio, tenemos aquí, vivo, el pensamiento político de «el Alberto», expresado de modo campechano y comprensible para todas las audiencias. Curiosamente, y a pesar de que la mayoría de los concurrentes fueron peronistas de la mayoritaria vertiente kirchnerista, apenas se nombró a Cristina, que igualmente diría que estuvo omnipresente.

Alberto Rodríguez Saá: “Hay que hacer ya el Frente Patriótico”

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá fue el segundo invitado del Grupo Oleiros en asistir -y ser entrevistado por casi ochenta periodistas- al reducto ubicado en Piedras 484.

Los presentadores designados, Rolando Baró y Juan José Salinas, lo definieron como “el más juvenil de los candidatos”, calificativo que alude a su manera dinámica de enfrentar al público y a una forma de ser desacartonada y sincera.

En su exposición, el mandatario puntano agradeció a su asesor Miguel “Pancho” Talento por la concreción del encuentro, evocando que en los ’70, éste “fue fundador de la Juventud Universitaria Peronista (JUP)”, que en aquella época dominó la representación estudiantil en los claustros.

Al hablar de su vida, Rodríguez Saá relató que “nací en 1949, en el mismo año que la Constitución del peronismo”. A continuación reveló su afición por el ajedrez, en el transcurso de cuya práctica conoció a algunos miembros de la mítica Resistencia Peronista. Dijo, por ejemplo, que «Gilberto Sosa era un laburante y jugaba muy bien al ajedrez. Era de la Resistencia y en un momento empezó a hablar de esos temas con sus compañeros, delante de mí. Pero su lenguaje no era abierto, había que aprender a escuchar”.

“En una ocasión –continuó diciendo-, explicór la Apertura Peón Dama en la variante Ortodoxa. Hablaba con los otros, pero se dirigía a mí y me enumeraba las ventajas de ser ortodoxo, en alusión a la práctica ajedrecística y a la aplicación de la doctrina peronista”.

Luego Rodríguez Saá explicó que “la Resistencia es parte de mi ADN, me siento parte de ella. Más, cuando en aquel tiempo surgieron los programas de La Falda, en 1957 y de Huerta Grande, en 1962, que le dieron origen a la CGT de los Argentinos y su programa del Primero de Mayo de 1968. Yo me quedo con esas glorias”, remató.

Anticipándose a la pregunta que seguramente que iba a surgir de sus interlocutores, el mandatario puntano explicó su posición con respecto al proceso que culminó con la aprobación del Presupuesto nacional. “Negociar es perder algo y ganar algo, pero negociar en las condiciones de hoy es negociar los principios. No quiero hablar del Presidente, porque hablar de Macri no es mérito”, agregó, para terminar cuestionando a los diputados de su provincia que «al votar con el culo» fueron cómplices de la jugada del Gobierno: “todo el curso de lo que ocurrió fue desafortunado”, cerró el tema.

Para referirse a las acciones de un Gobierno al que suele cuestionar con dureza, el jefe de Estado puso como ejemplo a la votación por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. “Yo soy pañuelo verde –definió-, pero entiendo a quienes defienden el pañuelo celeste. Lo grave es que en esa controversia Macri envió el tema al Congreso y su tratamiento fue tan falaz que nos dividió sin resolver el problema. Lo que revela una mediocridad terrible”.

Rodríguez Saá comparó esta actitud con la adoptada por el presidente Arturo Frondizi en 1958, cuando “para ocultar el Plan Conintes, la represión y el desguace de los ferrocarriles, lanzó la opción Laica o Libre, referida a la educación religiosa en las escuelas, que más allá de todo, quedó sintetizada en una ley que aún se encuentra vigente”.

El gobernador de San Luis dijo que aquella iniciativa de frondizi logró dividir a la oposición y al peronismo, pero que éste no tardó mucho en zanjar la cuestión y recomponerse. Y agregó que lo mismo debía ocurrir ahora.

Otra definición contundente del mandatario puntano tuvo que ver con la intervención del presidente Mauricio Macri en las instancias del partido Boca-River: “Llamó ‘culón’ al técnico de River, abogó por la presencia de público visitante en los dos partidos y, finalmente, el partido decisivo terminó jugándose fuera del país. Fue una maniobra perversa, un desastre por donde se lo mire”.

Luego se refirió al proyecto económico que lleva adelante el Gobierno de Cambiemos: “Macri no tiene plan, se apropió de la Argentina para poner las áreas más rentables en manos de sus amigos”.

En este sentido, advirtió sobre el peso futuro de la deuda externa contraída por el Gobierno, a la que calificó como “esclavizante” y puntualizó que ya se deben 300 mil millones de dólares, y que “con ese dinero no se construyeron escuelas, no se hizo ni siquiera un estadio nuevo, no se hizo ni un metro de cordón cuneta”.

El gobernador  se refirió a la realidad partidaria. “Nosotros sabemos que (en todas sus vertientes) el peronismo y sus aliados somos el 60 por ciento y que Macri no es más que el 40 por ciento. Sabemos, entonces, que si vamos unidos, ganamos las elecciones. Si no, podemos perder, porque ellos solidificaron su opción inculcando el odio, y una parte del electorado los va a votar. Lo peor es que hay compañeros  que aseguran que ‘Macri tiene la vaca atada y va a ganar en 2019, en 2023 y más’. Bueno, eso es mentira, Macri no tiene ninguna vaca atada, pero para derrotarlo debemos armar un frente electoral. ¿Con quiénes? Con todos. Es difícil, pero lo vamos a hacer”.

La manera es, para Rodríguez Saá, “llamar a internas con sistema D’Hont sin piso. De esta manera, todos ganan algo, inclusive los más chicos… que suelen tener un vozarrón cuando llegan a las cámaras”.

Luego preguntó retòricamente: “¿Cómo hacer para que estemos todos juntos? Muy sencillo -respondió-: hay que poner reglas de juego y la primera de ellas es que se deben hacer elecciones internas. Esta es una tradición peronista. ¿Qué le pidió Perón a Farrell aquella noche del 17 de octubre, cuando lo trajeron desde el Hospital Militar a la Casa Rosada, en medio de una movilización masiva? ¡Elecciones! Y fue esee día que nació el peronismo”.

“Lo siguiente –continuó el mandatario- es elaborar un programa, porque es necesario evitar que los diputados –incluidos los de San Luis- voten un presupuesto como el del año que viene, que fue elaborado por el FMI”.

“¿Cómo se arma un programa?» –continuó– «Es muy sencillo –respondió nuevamente-, el procedimiento es el habitual: copiar y pegar. ¿De dónde se debe copiar? De las paredes: ¿qué dicen las paredes? «Libertad a Milagro Sala», pues copiamos. «Paritarias ya», volvemos a copiar. Y así con todo. En las paredes está la historia social de la Argentina”, refirió.

Rodríguez Saá dijo que “el 2019 será un año aún más complicado que el que despedimos. Por eso necesitamos la unidad de las fuerzas de la oposición. Debemos poner en marcha el Frente Patriótico sin demoras. No podemos seguir esperando, porque la gestión del presidente Macri es muy mala y aumenta la pobreza y hay chicos que a la noche se van a dormir con la panza vacía. Eso es lo que más duele, y lo que no podemos seguir permitiendo”.

Para el invitado al Oleiros, la estrategia electoral es muy sencilla: “Tenemos que ser sembradores de esperanza”.

Las preguntas fueron filosas. Se le preguntó por los polos que se van definiendo en el Justicialismo. Por un lado él mismo, Felipe Solá y Agustín Rossi y, en la vereda de enfrente, el semillero que conforman Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto y Sergio Massa, sobrevolados por la figura de Eduardo Duhalde.

La respuesta de Rodríguez Saá fue, en tono de alarma, fue plantear que “estamos boludeando. Hay que armar ya el programa, hay que hacer ya el frente. No nos podemos dormir, porque el tiempo apremia”. Dicho esto, agregó que las puertas del Partido Justicialista están abiertas para todos. “No le cerramos la puerta a nadie –aclaró-, no vamos a ser nosotros los que echemos a alguien”, dejando planteada la duda acerca de la voluntad de los integrantes del semillero de formar parte de un frente en el que todos (en obvia referencia a Cristina Fernández de Kirchner) estén incluidos.

Entonces fue el turno de la periodista Stella Calloni, que planteó que “la Argentina es un bocado de cardenal que el imperio no quiere perder” y que hará cualquier cosa para que no gane el peronismo, y advirtió sobre las bases estadounidenses que podrían establecerse en territorio nacional en 2019.

Rodríguez Saá –con el lápiz afilado- dijo seguidamente que “en este país no existe un ministro de Economía. Tenemos un ministro del dólar. Sabemos más del dólar que de la producción del vino o del algodón. Macri pierde la gobernabilidad y busca al FMI, que no viene solo».

Puntualizó al respecto que que todo lo regerente a la ingente deuda tomada por el gobierno de Macri a pagar durante todo un siglo es muy oscuro. «Existe lo que se llama la ‘deuda odiosa’, que es la que es contraída por una dictadura y que tiene la característica de que se debería utilizar con un fin para el cual no se utiliza. Este argumento lo usó Néstor Kirchner y existe además ‘el caso (de Alejandro) Olmos’, que estudió la legitimidad de la deuda de la dictadura y envió sus conclusiones al Congreso. Algo así se podría hacer en el futuro”.

Continuó luego con el método inquisitivo: “¿Qué se hace cuando se tiene una ‘deuda odiosa’?”. Y respondió que “se emiten bonos, como en el caso del Plan Brady, que aunque era deuda odiosa se pagó lo mismo”.

Rodríguez Saá remató la faena afirmado que «vamos a participar en la interna peronista y, si ganamos, vamos a hacer un gobierno de la duramadre”.

Asistieton al ágape unos ochenta periodistas y comunicadores, entre ellos Stella Caloni, Luis Bruchstein, Luis Lázzaro, Rolando “Roli” Baró, Ricardo Morini, Martín García, Juan José Salinas, Lorena García, Miguel Núñez, Fernando Aguinaga, Milcíades Peña, Rosaura Audi, Gabriel Russo, Horacio del Prado, Leonardo Greco, Marcelo Duhalde, Néstor Piccone, Antonio Domínguez, Oscar Taffetani y Gabriel Mariotto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentario (1)

  1. AvatarJOAQUINB

    ¡MIÉRCOLES! Este «jovato» nació en 1949, pero yo, en ese mismo año, tenía ya veinte (20) años. ¡No lo puedo creer!.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *