ESPAÑA: Los combatientes soviéticos en la Guerra Civil

Existe poca conciencia en España -y seguramente en todo el mundo- de que la lucha por defender la II República Española es una gesta muy presente en la memoria del pueblo ruso. Es la sorpresa con que se encuentran los jóvenes españoles que la crisis actual ha enviado a la Federación Rusa a desempeñar trabajos y estudios científicos impensables en esta España que sólo patrocina una economía basada en el sol, la playa y los bares. Un joven profesor del Estado español recién llegado a su lugar de trabajo en Moscú se encontró con que sus alumnos rusos -que obviamente no sabían castellano-  le saludaban con un «¡No pasarán!», la famosa frase que expresó el espíritu de lucha y la determinación de los republicanos españoles por parar el fascismo.  Intrigado -ya que por su edad, los padres de los alumnos no podían haber participado en la contienda española- les preguntó el por qué del saludo. Le respondieron que al comentar a sus padres que había un profesor de España,  les indicaron que debían saludarle con el «¡No pasarán!». «¿Por qué?». «Porque es el saludo antifascista». Los rusos estudian en el colegio la Guerra Civil española, y seguramente la consideran una parte importante de su propia historia ya que es prolegómeno de la segunda guerra mundial, que es un hito  fundacional de la sociedad rusa moderna. Que quede esta pequeña anécdota como reconocimiento, hoy 9 de Mayo,Día de la Victoria del pueblo soviético en la Gran Guerra Patria contra el fascismo. M. Mestre

Nada ni nadie está olvidado: emotivas historias de los militares soviéticos en la Guerra Civil española

Tanquistas soviéticos al lado de las tumbas de sus compatriotas fallecidos durante la Guerra Civil en España

Hace 80 años  terminó la Guerra Civil española. El sangriento conflicto se convirtió también en parte de la historia de Rusia, porque la URSS envió a los campos de batalla a asesores militares y voluntarios para luchar en el bando republicano, cientos de los cuales, fallecieron o desaparecieron en territorio español.

 

MARÍA IVÁNNNIKOVA -MARÍA KRASNÍTSKAYA / SPUTNIK

Sputnik conversó con el embajador ruso en España, Yuri Korchagin, sobre los trabajos de búsqueda, que realiza la Embajada, los esperados descubrimientos, las emocionantes y trágicas batallas aéreas y la memoria de la participación de los voluntarios soviéticos en la Guerra Civil, que los españoles guardan con cuidado y respeto.

Aviadores soviéticos en un aeródromo republicano cerca de Madrid

 

El principal monumento a nuestros compatriotas fallecidos durante el conflicto se encuentra en el cementerio de Fuencarral en Madrid, cuenta a la agencia el embajador. Tiene inscritos 182 nombres de personas que no volvieron a sus casas, pero aunque el monumento se encuentra en el cementerio, no hay nadie enterrado ahí.

Monumento a los militares soviéticos fallecidos durante la Guerra Civil en España

«Es simbólico, y su simbolismo se manifiesta también en su arquitectura. Se trata de una obra que representa a los combatientes que se sumergen en el mapa de España mientras los observa la Madre Patria y delante de ellos está representada la mitad del Arco del Triunfo. ¿Por qué la mitad? De esta manera los autores querían mostrar que en España no se logró la victoria sobre el fascismo«, señala Korchagin.

A mediados de marzo, los diplomáticos rusos visitaron la ciudad Mora de Rubielos en Aragón, donde están enterrados tres pilotos soviéticos que fallecieron en una batalla aérea en 1938. La Asociación de Aviadores de la República (ADAR), que hace una gran labor conmemorativa y ayuda a la Embajada rusa a buscar los lugares de entierro de los militares de la URSS, identificó la ubicación exacta de esta tumba y la restauró completamente.

Un vecino de la localidad, Domingo Fuentes, contó a los diplomáticos que cuando tenía ocho años fue testigo de un combate aéreo entre los soviéticos y los alemanes durante la batalla de Teruel. «Los bombarderos de alta velocidad Tupolev SB-2 iban acompañados de unos cazas. Pero los Messerschmitt alemanes, que lucharon en el bando de Franco, distrajeron a los cazas soviéticos. En ese momento, llegó otra escuadrilla alemana y se produjo una batalla desigual. Los bombarderos fueron derribados y cayeron cerca de esta localidad. El enemigo disparaba a los pilotos que descendían en paracaídas. Aquel niño, Domingo, lo vio todo. Un piloto abrió el paracaídas demasiado pronto y rozó las llamas del avión, el paracaídas se quemó y el piloto murió al caer sobre la casa de este niño rompiendo el techo», cuenta emocionado Korchagin.

 

Otra historia emotiva tuvo lugar en el municipio de Escalonilla en Toledo, donde también se produjo una batalla aérea hace 80 años y se estrelló un aviador soviético. «Los campesinos locales enterraron al piloto en el campo sin que nada señalara el lugar. Pero guardaron la memoria de este entierro durante 80 años: los tractores de los campesinos que cultivaron el campo durante todo este tiempo cuidaron el contorno de un rectángulo en el campo, donde se encontraba la tumba del piloto».

Más tarde, con el permiso de los vecinos y del Ayuntamiento, el personal de la Embajada instaló un pequeño obelisco en el lugar de la tumba.

El diplomático señala agradecido que los empleados de los cementerios siempre mantienen limpios y cuidados todos los monumentos a los militares soviéticos.

En Santa Cruz de la Zarza, cerca de Toledo, se instaló otro monumento a los pilotos soviéticos hace 10 años. De acuerdo con el embajador ruso, se dedicó mucho tiempo a determinar los nombres de los aviadores soviéticos fallecidos durante los años de la guerra. En particular, se conoció el nombre del teniente Fiódor Dombrovski quien operaba en el aeródromo del pueblo toledano.

«Ocurrió una historia muy conmovedora. La nieta de Dombrovski encontró en la página web de la Embajada el nombre de su abuelo. Su padre estuvo toda la vida buscando el lugar donde Dombrovski había muerto en España. La nieta, Irina Fominá y su hija, la bisnieta, llegaron a este lugar y pusieron flores en el monumento. Así, la nieta encontró la tumba de su abuelo héroe».

 

En una conversación con Sputnik, el embajador observa que el tema de la Guerra Civil aún es bastante polémico en España, «porque la guerra civil es una guerra fratricida. Y nuestro país lo entiende como ningún otro».

El actual Gobierno declaró que el presente año 2019 conmemora el 80 aniversario del exilio republicano español. Terminada la guerra, un gran número de antifascistas y republicanos emigraron de España para salvarse de la represión. Varios países les dieron refugio: Francia, México y, por supuesto, la URSS.

Un niño español antifranquista durante la Guerra Civil en España

 

Aunque no hay cifras exactas, se calcula que cerca de 3.000 niños fueron rescatados de los bombardeos, se educaron en la URSS y luego muchos de ellos regresaron a España. Se salvaron muchos antifascistas.

 

 

 

Además, 800 españoles lucharon en los frentes de la Gran Guerra Patria —parte de la Segunda Guerra Mundial focalizada en el frente del este, que enfrentó a la URSS y a la Alemania nazi entre 1941 y 1945— muchos fueron galardonados con medallas y órdenes, hay héroes de la URSS, como Rubén Ibárruri, recuerda el diplomático.

«Todavía el tiempo no ha curado todas las heridas. Pero es necesario recordar la historia y no permitir distorsionarla. Cuando recordamos la historia y transmitimos sus lecciones a nuestros hijos, es una garantía de que los errores del pasado no se repetirán hoy ni en el futuro», concluye Yuri Korchagin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: