Estados Unidos se arroga el derecho de secuestrar y asesinar en cualquier parte

Mi comentario, después de la noticia.

EE. UU. puede castigar a cualquier habitante del planeta

La justicia estadounidense ha confirmado su derecho a perseguir y castigar a ciudadanos de cualquier país en cualquier lugar del mundo si “tienen la intención de causar prejuicio a Estados Unidos”. Este derecho de la fiscalía y los servicios especiales de EE. UU. fue confirmado por el Tribunal Federal de Apelación tras examinar el recurso presentado por los abogados del sirio Monzer Al-Kassar, sentenciado a 30 años de prisión en 2009.

Monzer Al-Kassar, conocido como ‘Príncipe de Marbella’, fue condenado por el Gobierno de EE. UU. por un intento de entrega de armas a las FARC. Según verificó el juzgado, Al-Kassar aceptó vender armamento a los agentes encubiertos de la Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas que se hacían pasar por guerrilleros colombianos.
Se trataba de cohetes tierra-aire y otras armas que iban a ser utilizadas para luchar contra los militares norteamericanos en Colombia.

El tribunal declinó la apelación del sirio afirmando que “había determinado correctamente su intención de dañar a ciudadanos estadounidenses”.

Según la opinión de expertos judiciales, esta decisión del tribunal va a influir en el curso de varios juicios que se están tramitando ahora en el tribunal del distrito de Manhattan, por ejemplo en de Victor Bout, acusado en EE. UU. del mismo crimen que Al-Kassar, la venta de armas a las FARC. La defensa de Bout solicitó más de una vez que cerraran el caso ya que no está dentro de la jurisdicción estadounidense y no puede ser juzgado en el territorio de EE. UU. Además los abogados de Bout insisten en que su extradición de Tailandia fue ilegal.

Esos procesos judiciales fueron discutidos en los últimos días entre representantes de Rusia y Estados Unidos en el marco de la sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. El Ministerio de Exteriores de Rusia informó que se llamó la atención de la parte norteamericana sobre la necesidad de respetar los derechos de los ciudadanos rusos que se encuentran en el territorio estadounidense.
……………………………………
Es una paradoja. Durante años, estuve horrorizado por la impunidad con que se conducía Monzer al Kassar, a mi juicio involucrado en los ataques de la Embajada de Israel y la AMIA. Pero ahora estoy horrorizado por la absoluta inexistencia del delito que se le imputa para encarcelarlo de por vida. Porque de la manera que fue preso, puede ir preso casi cualquiera. Las cosas fueron así: unos agentes encubiertos del gobierno de los Estados Unidos le pidieron con mucha insistencia armas para las FAR colombianas. Como Al Kassar las cotizó (es decir, no las envió, el presunto delito no se ejecutó) y con el argumento de que no podía ignorar que, de llegar efectivamente a las manos de los guerrilleros colombianos, esas armas podían causar la muerte o heridas graves a ciudadanos de los Estados Unidos (que, obviamente, deberían estar en Colombia haciendo vaya a saberse qué, ya que las FAR nunca han llevado acciones militares fuera de Colombia), se exigió su detención y extradición a España, país donde Al Kassar estaba ostensiblemente protegido por sus servicios de inteligencia. Y como el gobierno y la clase política de España en general son unos cipayos genuflexos, lo entregaron.

Monzer al Kassar tenía la entrada prohibida a los Estados Unidos pero era un protegido de la CIA, para la cual había hecho no pocas operaciones.Recuerdo que, siendo Presidente, Carlos Menem -que, era evidente, temía a su primo lejano- lo dijo casi con todas las letras.

A la hora de ser investigado por los atentados cometidos en Buenos Aires (bajo la presión de la salida de mi libro, El Atentado, a memdiados de 1997 la DAIA y la AMIA  (representada aquella vez por los abogados Raúl Zaffaroni, León Arslanian, Andrés D’Alessio y Ricardo Gil Lavedra) le pidieron a la justicia que investigara la posibilidad de que Al Kassar y Gaith hubieran sido los instigadores del ataque a la mutual hebrea. Fue la única vez que lo hicieron. Y es que Israel no queria ni quiere que se investigue a Al Kassar porque el ataque a la AMIA estuvo directamente relacionado con el tráfico de drogas y el lavado de su producido, tráfico en el que estaban involucrados, entre otros actores, los servicios secretos israelìes y banqueros judíos.

La diferencia entre entonces y ahora es que la CIA dejó de proteger a Al Kassar, quizá porque no hay mayor seguridad de que alguién no hable, después de asesinarlo, que mantenerlo preso en condiciones de aislamiento.

En alguna oficina ignota de Washington Al Kassar pasó de ser una especie de 007 volante a un Noriega (el que, por cierto, aunque cumplió su condena sigue preso, ahora en Francia, gracias a la complicidad de Sarkozy… y mo me vengan a decir que el sistema judicial francés es independiente del Ejecutivo: no me consta.

Ahora bien, Al Kassar es sirio y vinculado a un gobierno al que Washington y París le están bajando el pulgar, pero darle el mismo tratamiento al ruso Viktor Bout acaso implique que Moscú se arrogue los mismos derechos que Estados Unidos más allá de sus fronteras: entrar a un país subrepticiamente para matar, como parecen haber hecho con Osama Bin Laden en Pakistán… O seguir haciéndolo, porque vale recordar a los dos enemigos de Putin que murieron envenenados con plutonio, asesinatos que como quien dice llevaron su firma, ante la impavidezde la CPI y el inefable fiscal Moreno Ocampo, que solo acusa y persigue a morochos.

 

A %d blogueros les gusta esto: