JULIAN ASSANGE: Se agrava su salud y lo trasladan al hospital de la prisión

Su abogado sueco informó el pasado viernes del agravamiento de la salud del periodista australiano, pero ningún medio divulgó la noticia. La prisión de alta seguridad de Belmarsh es conocida como «el Guantánamo británico». Se mantiene para hoy jueves, la audiencia en el Reino Unido para decidir su extradición a los EEUU. M.Mestre

Assange apenas puede hablar: lo trasladaron al hospital de la prisión, informa WikiLeaks

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue trasladado al hospital de la prisión de Belmarsh en el Reino Unido, lo que generó inquietudes sobre su salud en espera de la audiencia sobre su extradición a los Estados Unidos.

Rt
La salud de Assange ya se había «deteriorado significativamente» durante los casi siete años que pasó dentro de la embajada ecuatoriana en Londres, y continuó empeorando durante las siete semanas que pasó en Belmarsh, dijo WikiLeaks en un comunicado ayer miércoles.

«La decisión de las autoridades de la prisión de trasladarlo a la enfermería habla por sí sola», dijo WikiLeaks, y agregó que Assange ha perdido mucho peso y apenas pudo hablar con su abogado sueco la semana pasada.

«El estado de salud de Assange el pasado viernes era tal, que no fue posible mantener una conversación normal con él», dijo su abogado Per Samuelson a los reporteros después de visitar Belmarsh, pero esta información apenas se divulgó en Suecia, y mucho menos en otros lugares.

Suecia ha rechazado la moción del abogado Samuelson para retrasar la audiencia de extradición de Assange, que nunca fue acusado de nada. Los investigadores suecos nunca entrevistaron a Assange sobre las denuncias de «agresión sexual» que parecen haberse inventado como pretexto para extraditarlo a los EE UU, y que en 2012, y lo llevaron a buscar asilo en Ecuador.

La audiencia preliminar sobre la solicitud de extradición de Washington sigue programada para este jueves 30 de mayo. Los Estados Unidos han acusado a Assange de 18 cargos en virtud de la Ley de espionaje, que conlleva una sentencia de hasta 175 años de prisión.

«El caso de Julián es de gran importancia histórica. Será recordado como el peor ataque a la libertad de prensa de nuestro tiempo «, dijo la editora en jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, instando a la gente de todo el mundo a oponerse a que sus políticos, tribunales, policías y prisiones sean objeto de presiones para» dejar esta mancha negra en la historia «. . ”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: