Relaciones EEUU-Israel. Como un naúfrago a la deriva


THE NEW YORK TIMES
OP-ED COLUMNIST

Israel: Adrift at Sea Alone

By THOMAS L. FRIEDMAN
Published: September 17, 2011
Traducción de Emilio Friszman
Israel: Solo y a la deriva en el mar
POR THOMAS FRIEDMAN / THE NEW YORK TIMES (traducción fr Emilio Friszman)
Nunca estuve más preocupado por el futuro de Israel. El desmoronamiento de los pilares claves 
de la seguridad israelí: la paz con Egipto, la estabilidad Siria y la amistad de Turquía y Jordania, en coincidencia con la mayor ineptitud diplomática e incompetencia estratégica gubernamental en toda la historia del estado judío, pone a Israel en una situación sumamente peligrosa.
Esto también hartó al gobierno norteamericano respecto de los líderes israelíes pero este sigue siendo prisionero de su ineptitud puesto que el poderoso lobby pro israelí puede forzar al gobierno a defender a Israel ante la ONU incluso sabiendo que el gobierno israelí persigue políticas contrarias a sus intereses e incluso a los intereses norteamericanos.
Israel no es responsable por la caída de Mubarak en Egipto, ni por la sublevación en Siria ni por el vuelco de la política turca buscando el liderazgo regional en detrimento del estado judío o la fractura del movimiento nacional palestino entre la franja de Gaza y la margen occidental. Pero el primer ministro israelí, Bibi Netanyahu, es responsable por la falta de estrategias que respondan a todas esas situaciones planteadas de manera de proteger los intereses israelíes en el largo plazo.
O también puede interpretarse que, en realidad, si tiene una estrategia: no hacer nada frente a palestinos y turcos, lo cual le requeriría ir contra su apoyatura política, comprometer su postura ideológica o enfrentarse con su socio clave en la coalición, el ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman, representante del ala de extrema derecha. Entonces, llama al gobierno norteamericano a detener el programa nuclear iraní y sacarlo de cada uno de los entuertos, mientras se asegura que Obama no pueda pedir nada a cambio, como por ejemplo la detención de los asentamientos, movilizando a la derecha para que lo boxeé en el Congreso y enviando a los líderes judíos a que sugieran que Obama es hostil hacia Israel y está perdiendo el voto judío.
Mientras tanto, logra que el lobby israelí caiga sobre todo funcionario o representante, tanto en la administración como en el congreso, que insinúe que quizá también Bibi comete algún error y no solo Barack.
Entonces ¿quién dice que Netanyahu no tiene una estrategia?
.
El periodista Aluf Ben escribió en el diario israelí Haaretz: “El largo esfuerzo diplomático realizado a través de muchos años para conseguir que Israel sea aceptado como vecino en el Medio Orientre colapsó esta semana con la expulsión de los embajadores israelíes de Ankara y El Cairo y la apresurada evacuación de la embajada en Amman”, y también: “La región está eyectando al estado judío, el cual está atentando contra sí mismo en forma creciente, detrás de sus fortificados muros, bajo una dirigencia que rechaza todo cambio, movimiento o reforma… Netanyahu ha demostrado completa inoperancia ante los dramáticos cambios producidos en la región, cediendo a sus rivales la iniciativa y la determinación de la agenda.”
¿Qué es lo que Israel podría haber hecho?
La Autoridad Palestina, que en los últimos 5 años ha dado grandes pasos creando instituciones y fuerzas de seguridad para un Estado independiente en la margen occidental, haciéndole la vida más tranquila que nunca a Israel, finalmente se dijo a sí misma:
–Nuestra construcción del estado palestino no ha motivado a Israel a detener los asentamientos, o comprometerse a dar los pasos para la separación, por lo tanto, todo lo que hemos hecho ha sido sostener la ocupación israelí. Vayamos a las Naciones Unidas, seamos reconocidos como un Estado según los límites fijados en 1967 y combatamos a Israel de esa manera”. Uno vez que eso esté claro, Israel deberá revelar su propio plan de paz o bien tratar de moldear la diplomacia de la ONU con su propia resolución que reafirme el derecho de ambos pueblos a un estado en la Palestina histórica y reiniciar las negociaciones.
Pero el Sr. Netanyahu no ha hecho nada. Ahora, Estados Unidos se está moviendo para desactivar la crisis, por lo que no es esperable un veto al estado palestino, el cual podría resultar desastroso en un mundo árabe que tiende cada vez más a la autodeterminación de los pueblos.
En Turquía, el equipo de Obama y los abogados de Netanyahu trabajaron sin descanso durante los últimos dos meses a fin de resolver la crisis derivada del asesinato de civiles turcos por parte de comandos israelíes en mayo de 2010, cuando una flota de ayuda turca, temerariamente, intentó desembarcar en Gaza. Turquía estuvo exigiendo disculpas. De acuerdo al exhaustivo artículo del periodista israelí Nahum Barnea, del diario Yediot Aharonot, ambos lados acordaron que Israel sólo se disculparía por “errores operacionales”, y a cambio Turquía resignaría demandar legalmente a Israel. Bibi desautorizó a sus propios abogados y rechazó el acuerdo, por considerarlo lesivo para el orgullo nacional y temiendo que el ministro Lieberman lo usara en su contra. Entonces Turquía expulsó a la embajadora israelí.
En cuanto a Egipto, la inestabilidad política ha hecho que el nuevo gobierno sea más permeable a las presiones populares sobre Israel. Mucho de todo esto es inevitable pero ¿Por qué Israel no debería tener una estrategia que minimice los daños poniendo un verdadero plan de paz sobre la mesa?
Yo tengo gran simpatía por el dilema estratégico israelí y no me hago ilusiones sobre sus enemigos. Pero hoy en día Israel no está dando nada digno de defender a sus amigos –y Obama es uno de ellos–. Israel puede pelear con todos, pero también puede elegir, sin rendirse, modificar estas tendencias, abriendo un proceso de paz que la gente bien intencionada pueda reconocer como serio y de ese modo reducir su aislamiento.
Desafortunadamente, Israel hoy en día, no tiene un líder o un gobierno capaz de tal astuta diplomacia. Solo podemos esperanzarnos en que el pueblo israelí reconozca esto después que este gobierno sumerja a Israel en el aislamiento más profundo de su historia, arrastrando a los Estados Unidos con él.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *