JULIAN ASSANGE: Un recluso denuncia la persecución al periodista y dice que es muy querido por los presos

Un preso de la cárcel de Belmarsh donde está recluido Julian Assange, entró en contacto con una agencia de noticias de EEUU, para denunciar con fotos el estado de salud del periodista  y sus condiciones de reclusión. Aclaró que lo hace con el objetivo de «que su caso se entienda completamente, que la gente sepa exactamente  por qué lo quieren los EEUU, y lo que él ha hecho de bueno por el mundo». El interno de la prisión contó que Assange todavía se encuentra en el hospital de la cárcel y declaró que el periodista es muy querido entre la población reclusa. Explicó  que todos los presos quieren hablar con él y preguntarle qué hay de cierto sobre las conspiraciones que han trascendido al público. Los propios presos han lanzado una campaña de recogida de fondos para contratarle un abogado defensor que entre ellos  tiene fama de ser de los mejores en el Reino Unido. No obstante el recluso -que permanece en el anonimato- opina que el caso de Assange no se va a ganar en un tribunal, sino por la presión de la gente. También, contó que los guardias de la prisión tratan de socavar el apoyo de los internos hacia el periodista, diciéndoles  «ustedes no saben por qué está aquí: está por violación». Como es bien conocido en la «ley de la cárcel», la violación, -y la pederastia y el asesinato de niños-   es un crimen al cual  los reclusos le aplican su propia justicia, que suele ser una condena a muerte. Pero los reclusos, o por lo menos el grupo representado por este anónimo portavoz, parecen estar mucho mejor formados políticamente que los funcionarios, porque tienen claro que « los principales  medios de comunicación están controlados por los gobiernos;  las mismas personas que dirigen los principales periódicos son básicamente las que manejan los Estados Unidos; internet es lo único que no pueden controlar».  También dijo que Assange aprecia mucho todas las cartas que recibe de sus partidarios y que en un solo día recibió 500, y eso lo hizo sonreír». M. Mestre

Un recluso saca fotos de Assange visiblemente esquelético dentro de la cárcel para denunciar su situación 

View image on TwitterView image on TwitterView image on TwitterView image on Twitter

Un recluso compañero de Julian en la prisión de Belmarsh, ha hecho públicas fotos que muestran que el cofundador de WikiLeaks ha perdido un peso considerable,  afirmando que quiere que «la gente sepa por qué EEUU quiere a Assange».

Rt

The Gateway Pundit, una agencia de noticias conservadora de los Estados Unidos, afirma haber obtenido las imágenes y el testimonio de un recluso de la prisión de máxima seguridad de Belmarsh. El prisionero, que al parecer desea permanecer en el anonimato, dice que usó un teléfono de contrabando para tomar fotos de Assange.

La reportera de Gateway Pundit, Cassandra Fairbanks, que afirma haber estado intercambiando mensajes con el preso en cuestión ayer miércoles por la noche, dice que han decidido no compartir imágenes que puedan violar su privacidad, como las condiciones de su celda.

Según Banks, estas fotos revelan «un delgado colchón azul dentro de una celda limitada  y muy pequeña».

Banks explicó que ella presionó al preso para conocer su motivación para sacar esas  fotos y brindar su testimonio sobre Assange y le preguntó si quería obtener dinero de la agencia de noticias, a lo que el recluso respondió:

«Assange expuso los mayores escándalos del mundo. ¿De qué lado crees que estamos aquí en la cárcel, del lado del gobierno que nos tiene encerrados, o con un compañero de prisión que en realidad no merece estar aquí?

El recluso explicó a la periodista  que «todos aquí tienen un millón de preguntas para él, cómo por ejemplo ¿los iluminati existen? Probablemente haya escuchado esa pregunta un millón de veces». 

Las fotos muestran a un delgado Assange, que parece haber perdido muchísimo  peso desde que ingresó a Belmarsh en abril, hablando con un compañero preso.

El periódico australiano Courier Mail informa que Assange está recibiendo tratamiento médico en la prisión debido a su mala salud. El mes pasado, la salud de Assange se deterioró tanto que, según informes, se llamó con urgencia a un médico del exterior para que lo tratara en la prisión.

El padre de Assange, John Shipton, dijo que le habían anulado la visita a  la cárcel que tenía reservada porque a Julian debía visitarlo un médico con urgencia.

A principios de esta semana, un tribunal sueco rechazó la solicitud de un fiscal de detener a Assange en ausencia por las acusaciones de violación pendientes. El caso fue reabierto después de que el cofundador de WikiLeaks fue arrastrado desde la Embajada de Ecuador en Londres.

Los Estados Unidos presentaron 17 acusaciones contra Assange a fines de mayo, acusándolo bajo la Ley de Espionaje de la Primera Guerra Mundial por su trabajo con la denunciante Chelsea Manning. Se enfrenta a una sentencia de hasta 170 años de prisión si es declarado culpable.

El Reino Unido actualmente está revisando las solicitudes de extradición tanto de EEUU como de Suecia, pero aún tiene que determinar a dónde irá Assange después de su sentencia de 50 semanas de prisión en Gran Bretaña.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: