LIBIA: La guerra civil continuará en el desierto

Tomado de acá.

Los «rebeldes de la OTAN» han asegurado que no quieren ocupación extranjera. Pero la OTAN no puede controlar Libia sin tropas sobre el terreno. Por lo tanto, en la central de OTAN, en Bruselas, juegan con múltiples escenarios, bajo una cobertura de terciopelo de las Naciones Unidas.

Según los planes que ya se han filtrado, podrá haber tarde o temprano soldados de las monarquías del Golfo y de aliados como Jordania y Turquía, muy ansiosa ésta de obtener grandes contratos comerciales. Casi ninguna nación africana formará parte del asunto, ahora se ha «reubicado» a Libia en Arabia.

No existe evidencia alguna de que el CNT –fuera de arrodillarse ante la OTAN– tenga idea de cómo administrar un panorama político complejo en Libia.

En Libia todos están ahora armados hasta los dientes. La economía está paralizada. Y ha comenzado una obscena disputa por quién controlará los miles de millones de dólares descongelados.

La tribu Obeidi está furiosa con el CNT porque no ha realizado ninguna investigación sobre el asesinato del comandante del ejército rebelde Abdul Fattah Younis el 29 de julio. Los miembros de la tribu ya han amenazado con tomarse la justicia por su mano.

El principal sospechoso del asesinato es la brigada Abu Ubaidah bin Jarrah, una milicia fundamentalista islámica de línea dura que rechaza la intervención extranjera y se niega a combatir bajo el CNT y OTAN, son «infieles».

La pregunta bañada en petróleo: ¿Cuándo organizará el Grupo de Combate Islámico de Libia (LIFG) su propio golpe para eliminar al CNT?

En Trípoli, los rebeldes de Zintan, controlan el aeropuerto. El banco central, el puerto de Trípoli y la oficina del primer ministro están controlados por rebeldes de Misrata. Bereberes de la ciudad montañosa de Yafran controlan la plaza central de Trípoli, pintada ahora con spray «Revolucionarios de Yafran». Todos estos territorios están claramente identificados como advertencia.

El CNT, ya se comporta como un gobierno en las últimas. Mientras las milicias no desaparecen, cuesta imaginar Libia como un nuevo Líbano; la guerra en el Líbano comenzó cuando los vecindarios de Beirut se repartieron entre sunníes, chiíes, maronitas cristianos, nasseristas y drusos.

La libanización de Libia, además, incluye la letal tentación islámica, que se propaga como un virus por toda la Primavera Árabe.

Bienvenidos a la «democracia» racista

La Unión Africana (UA) no reconocerá al CNT; de hecho, acusa a los rebeldes de la OTAN de asesinatos indiscriminados de africanos negros, considerados todos como «mercenarios».

Según Jean Ping de la UA: «… El CNT parece confundir a negros con mercenarios… cree que todos los negros lo son. Si se hace algo semejante significa que un tercio de la población Libia, que es negra, es mercenaria.»

El pequeño puerto de Sayad, a 24 km al oeste de Trípoli, se ha convertido en un campo de refugiados africanos negros aterrorizados por la «Libia libre». Dicen que desde febrero comenzaron a ser expulsados por los propietarios de los negocios en los que trabajaban, acusados de mercenarios, y que los están acosando desde entonces.

Según la mitomanía rebelde, el gobierno de Gaddafi estaba protegido básicamente por murtazaka («mercenarios»). La realidad es que la mayoría de los africanos negros sub-saharianos de Libia son trabajadores emigrantes con empleos legales.

Para ver por dónde van las cosas, hay que mirar al desierto. El inmenso desierto del sur de Libia no fue conquistado por la OTAN. El CNT no tiene ningún acceso a todo el agua de Libia ni a gran parte del petróleo. Gadafi tiene la posibilidad de «operar en el desierto», de negociar con las tribus, de consolidar su lealtad y organizar una continua guerra de guerrillas.

Argelia está involucrada en una cruenta lucha contra al-Qaeda en el Magreb. La vasta y permeable frontera de 1.000 km de Argelia con Libia, sigue abierta. A Gadafi le sería fácil basar sus guerrillas en el desierto meridional con un refugio en Argelia, o incluso en Níger. El CNT ya está atemorizado por esta posibilidad.

A %d blogueros les gusta esto: