CASO ASSANGE: Manning podría pasar 18 años en la cárcel por negarse a declarar contra el periodista

La ex soldado Manning permanece encarcelada desde el pasado marzo como medida coercitiva para obligarla a declarar contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Dado que continúa con su negativa a testificar contra el periodista australiano, el juez federal de EEUU que la encarceló le ha anunciado que puede mantenerla 18 años en prisión si no coopera, y ha incrementado a 1.000 dólares diarios la multa por su negativa a testificar. Manning ya acumula casi medio millón de dólares en multas. Pueden unirse por internet al grupo de apoyo a Chelsea Manning, en este enlace Chelsea resists  .Allí encontrarán instrucciones para escribirle e información sobre las condiciones de detención de la ex soldado. Está detenida en régimen de aislamiento que implica estar confinada en su celda 22 horas diarias,  y no puede recibir libros, revistas, postales, paquetes, fotocopias ni  dinero,  y los sobres que contengan correspondencia no pueden estar decorados con dibujos. Si hay lectores que  deseen escribir una carta a Chelsea Manning  pero no pueden hacerlo correctamente en inglés  (tengan en cuenta que la carta será leída por los funcionarios de prisiones de EEUU y si no la entienden o el lenguaje no es muy diplomático, la tirarán)  nos ofrecemos a traducirla, si nos comunican su deseo. M. Mestre

Chelsea Manning afronta hasta 18 años de prisión por negarse a testificar contra Assange

 

Además, contra la informante de WikiLeaks se mantienen en vigor las multas de hasta 1.000 dólares al día que van acumulándose.

 

Rt

El juez de un tribunal federal de Alexandria en Virginia, Anthony J. Trenga, dictaminó este lunes que Chelsea Manning, que permanece encarcelada desde marzo por negarse a testificar sobre sus interacciones con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, podría recibir hasta 18 años de prisión por su negativa a compadecer ante el gran jurado.

Trenga también sostuvo que no hubo «motivos razonables» para reconsiderar su decisión anterior de multar a Manning con 500 dólares por cada día de silencio y esta vez aumentó las multas hasta 1.000 dólares al día, que pueden finalmente sumar alrededor de 440.000 dólares en total.

A la acusada le pueden descontar unos dos meses de la condena, período que ya pasó entre rejas por desacato a la misma orden de testificar, pero de otro juez. Formalmente, la condena máxima de 18 meses que afronta Manning no se considera punitiva, sino coercitiva.

Desde el punto de vista de la ley, sólo la pueden encarcelar en el marco de un intento del tribunal de alentarla a testificar. Sin embargo, el equipo legal de la informante de WikiLeaks insiste en que esta condena no puede considerarse coercitiva y no será más que un castigo, ya que su cliente ha demostrado que este tipo de sanciones para hacerla hablar son ineficientes.

Chelsea Manning, ex analista de inteligencia del Ejército de EEUU y soldado antes conocido como Bradley, filtró a WikiLeaks en 2010 miles de datos clasificados de las guerras de Afganistán e Irak. Pasó siete años en una cárcel militar por sus filtraciones, hasta que el entonces presidente Barack Obama le otorgó la libertad.
Como Assange ha sido arrestado y en su contra pesan los cargos de violar la Ley de Espionaje, Manning sostiene que su testimonio ya no es necesario, ya que el gran jurado sólo puede investigar casos en los que los cargos aún no han sido establecidos. Los fiscales, sin embargo, afirmaron que su testimonio es «relevante y esencial para una investigación en curso» más allá de lo que se refiere al fundador de WikiLeaks.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: