VIDAS EJEMPLARES – Otón de Bamberg, misionero, diplomático y político, supo estar al servicio de dos amos y salir indemne

Otón  2 de octubre

Obispo, 1062-1139

Resultado de imagen para oTON DE BAMBERG

F ABELARDO SANTIAGO

Su primer hazaña fue la evangelización de los paganos de Pomerania, una fértil y próspera región a la que nada le faltaba, excepto el aceite y el vino, para ser igual que la Tierra Prometida. Los jactanciosos lugareños se burlaban y acababan expulsando a todos los misioneros que acudían a ellos con pobreza evangélica. En su lógica de hierro consideraban absurdo que un gran Dios pudiese enviar mendigos como mensajeros Suyos.

El hábil y astuto Otto viajó a la región montado a caballo con la magnificencia de un príncipe, a la cabeza de una larga fila de carros repletos hasta el tope de riquísimos utensilios eclesiásticos y valiosos regalos. Cuando hizo su entrada en el castillo de  Pyritz, donde se habían reunido los nobles paganos para celebrar una fiesta en honor a uno de sus dioses, todos quedaron deslumbrados por los relucientes ornamentos de oro de Otto y del pomposo atavío de su séquito. Éste sí era el enviado de un dios verdaderamente poderoso, a quien ya el resto del mundo tributaba homenaje.

Muchos paganos se hicieron bautizar de inmediato, mas otros objetaron que las tierras cristianas eran asoladas por salteadores y ladrones, lo que en modo alguno ocurría en Pomerania. También les cortaban a las personas nariz, orejas, manos y pies, además de arrancarles los ojos después de pronunciadas las sentencias judiciales, cosa que entre los paganos resultaba impensable.

Otto no podía negar que nada de eso fuese cierto, pero explicó que se hacía por amor a Dios y en defensa de la ley y el orden. Y, por si esto no hubiera sido suficiente, consiguió que el Gran Duque de Pomerania redujera las cargas tributarias y los gravámenes impositivos. Fue así como Pomerania se convirtió en un país cristiano, imperó la pobreza y los nobles pudieron al fin cortar las manos, narices y orejas de sus súbditos.

Se lo evoca también el 30 de junio, el 30 de septiembre y el 2 de julio, rogándose su intercesión en casos de rabia y de altas temperaturas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *