El recuerdo de mi hermano Luis y sus letras desperdigadas por el viento

Hoy mi hermano Luis hubiera cumplido 57 años. Reparo en la fecha extrañado de que no esté en este mundo ni en ningún otro estando como está tan vivo en mi recuerdo. Al morir, Luis había perdido recientemente -en medio de la enfermedad, lo que lo hace comprensible- su DNI decuplicado. Sí, había perdido diez veces (sino eran doce) su identidad… y eso que había pasado más de seis años preso.
Lo peor es que también perdió una compu (se la robaron a un compañero del auto) que almacenaba toda su producción, y los originales mecanografiados por mi en Barcelona de los cuentos y poemas que escribió en la cárcel, y para completar el cuadro yo no encuentro la copia del disco rígido de su compu que hicimos cuando murió (en primavera se cumplirán cuatro años) y aunque en su momento le di un cidí a sus hijos y otro a Mónica, se lo pedí y nunca me contestó, por lo que temo que se haya perdido y/o destruido.
En fin, que aunque Luis solía decir en broma que no le haría fácil el trabajo a sus biógrafos, la broma ha dejado de serlo y siento la necesidad de tratar de reconstruir en la medida de lo posible su producción, tanto gráfica (a Luis le encantaba dibujar) como escrita. Así que quien tenga algo… lo recibiré de mil amores.   

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *