CEREMONIAS. Las cenizas de Rodolfo Mattarollo fueron confiadas al río

“Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar…”. Las cenizas de Rodolfo, que tantas muestras de aprecio que ya no podré devolver me prodigó, fueron arrojadas dónde quise que fueran las cenizas de mi hermano Luis, dónde fueron las de Luis Alberto Spinetta y dónde iran las mías. 

Allí se encuentra el monumento a las víctimas del Terrorismo de Estado 

Las cenizas de Rodolfo Mattarollo fueron confiadas al Río de la Plata en el Parque de la Memoria

TÉLAM, MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA
Las cenizas del abogado de derechos humanos y diplomático Rodolfo Mattarollo, fallecido el jueves último, fueron esparcidas hoy en las aguas del Río de la Plata, en el Parque de la Memoria al fin de una emotiva ceremonia a la que asistieron familiares y referentes de los organismos de Derechos Humanos. Mattarollo, que se desempeñaba como representante especial de la Secretaría técnica de UNASUR en Haití, fue recordado y despedido hoy por familiares, amigos, compañeros y referentes del movimiento de Derechos Humanos, quienes recordaron su proverbial y fino sentido del humor. Hace menos de un mes, Mattarollo, un prolífico escritor, había publicado “Otros tiempos”, que resultó a la postre una suerte de testamento literario.
Dirigiéndose a Beatriz, su viuda, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, manifestó: “Estoy aquí en nombre de una generación pero también en representación del Estado y desde ese lugar quiero brindarle un ‘eternamente gracias’ a Rodolfo”.
Frente al monumento al detenido-desaparecido Pablo Míguez, de apenas 14 años (que se encuentra sobre las aguas) se hicieron presentes Gabriela Alegre, presidenta del Bloque del Frente para la Victoria en la Legislatura porteña; el legislador porteño Gabriel Fucks; Lita Boitano, dirigente de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones, el director del Centro Cultural Haroldo Conti, Eduardo Jozami y Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora.
También estaban presentes el subsecretario de Derechos Humanos Luis Alén, el presidente del Archivo Nacional de la Memoria, Ramón Torres Molina, la ex directora del disuelto Instituto Espacio para la Memoria (IEM), Ana Careaga, la viuda y el hijo mayor -Mariano- del fallecido antecesor de Fresneda al frente de la Secretaría de Derechos Humanos, Luis Eduardo Duhalde, y amigos y compañeros del occiso como los abogados Carlos González Gartland y Ricardo Esparis, y la escritora Marta Vassallo.
Boitano fue una de las primeras en tomar la palabra y destacó “el compromiso y la lucha de Rodolfo” y lo recordó como “un ser agradable y comprometido”.
Por su parte, Cortiñas agradeció “en nombre de los 30.000 desaparecidos” su acompañamiento y lo despidió “de corazón” con un “hasta la victoria siempre”.
Como abogado, Mattarollo defendió a militantes que fueron presos políticos durante el terrorismo de Estado. Como periodista y militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) fue director del quincenario “Nuevo Hombre”, y luego de su exilio en Francia durante la dictadura, también dirigió el suplemento “Las palabras y las cosas” del diario Nuevo Sur que dirigió E.L. Duhalde a comienzos de los ’90.
Desde el 2 de julio de 2003, Mattarollo se desempeñó como jefe de Gabinete de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y el 30 de junio de 2005 asumió como subsecretario de Promoción y Protección de Derechos Humanos.
Poco a poco, el Parque de la Memoria, donde se encuentra un impresionante monumento en recordación de las víctimas del Terrorismo de Estado, se con virtió no sólo en un lugar de peregrinación de los familiares de aquellos cuya vida les fue arrancada, sino también el sitio dónde muchas personas disponen que a su muerte sean arrojadas sus cenizas.
Así sucedió, sin ir más lejos, con ese extraordinario e inimitable artista porteño que fue Luis Alberto Spinetta.
Y hablando de artistas, Mattarollo, que dejó el violín y la música clásica por la militancia y el pensamiento, también lo fue.
Hace apenas un mes se lo vio exultante en la presentación de su último libro, Otros tiempos (Colihue) , un ecléctico conjunto de relatos, poemas y testimonios aptos para reinterpretar al presente que resultó ser algo así como un testamento.
Más información aquí: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-5332-2014-05-25.html
A %d blogueros les gusta esto: