«33 Orientales»: Tibiletti hace su descargo en una carta abierta a Verbitsky

El ex subsecretario de Seguridad y hasta hace no mucho asesor de la ministra de Defensa, teniente primero retirado Luis Eduardo Tibiletti, integró durante la dictadura el llamado «Grupo de los 33» oficiales desafectos a aquella. Hace unos meses se descubrió que la mayoría de ellos recurrió ante sus superiores, los «generales del Proceso» su expulsión de las filas del Ejército, argumentando su pertenencia al Occidente cristiano en lucha contra las hordas rojas y ofreciendo detalles, a veces escabrosos,  de su participación en la represión. En este blog se transcribió (ver «El caso Tibiletti») parte del texto del último libro de Horacio Verbitsky, publicado por éste en Página/12 el sábado pasado, dónde se narra el episodio. 

Tibiletti hizo su descargo con  forma de carta abierta:

RESPUESTA A HORACIO VERBITSKY

Virgen de los 33, ilumine a nuestros viejos compañeros

Por Luis Tibiletti


El autor refuta el artículo La Cruz de los 33 publicado en el diario Página/12 el último sábado. Allí se puede leer una extensa nota de Verbitsky que forma parte de su último libro La mano izquierda de Dios 
.
Oración a la Virgen de los Treinta y Tres Patrona de los orientales
“Santísima Virgen María, ante cuya imagen inclinaron su bandera y doblaron reverentes su rodilla los fundadores de nuestra Patria protege siempre a este pueblo nacido a tu sombra bienhechora.
Mi querido amigo Horacio: los veintitrés años de militancia por muchas cosas importantes que cumplimos el último abril (la plaza de Semana Santa del ’87, ¿te acordás?), me lleva a usar este tono intimista, el mismo que compartiéramos en las horas de trabajo y amistad, donde aprendimos el uno del otro. Aprendí de tu brillantez e implacabilidad en las convicciones, de tu resistencia a entrar en el barro de la gestión, y tu decisión de perseverar en la lucha desde el papel, también de tu ya no peronismo -aunque jamás anti- y de tu costumbre de corregir públicamente a cuanto compañero hiciera cosas que vos no creías correctas. También compartí los años de trabajo en nuestra querida Página/12 y las luchas exitosas -gracias en gran medida a tu pluma- para que nunca más los militares hicieran de policías por estas tierras. Cuando Daniel Santoro de Clarín me ofreció que diera mi versión sobre nuestra discrepancia con la Ministra, preferí el silencio. No puedo menos que lamentar que mi amigo de Pagina/12 no me ofreciera esa oportunidad, de modo que me la tomo. En fin como dijera Juan Sasturain, en su magnífica Copla para seguir, “somos todos argentinos, no me rompan las pelotas”.
Quiero decirte también que le voy a rezar a la Virgen de los 33 pidiéndole que te devuelva un poco la memoria, ya que en tu nota olvidaste algunas cosas que quisiera refrescar y que te ayude a encontrar el mejor camino para honrar la memoria de nuestro querido Jefe común. Seguramente no será el de seguir procurando que más y más compañeros se alejen de nuestro proyecto (la teoría Alejandro Agustín Lanusse, los malos siempre terminan siendo más que los buenos, ¿te acordás?). Por suerte todavía hay mucho peronismo en este proyecto, que recuerda aquello de que hay horas para sumar; pensé que tendrías la sensatez para darte cuenta que ésta era una de esas horas, prometo agregarlo en mis futuras oraciones a la Orientala.
Entre las cosas que olvidaste están todas las cosas precisas que muchos hicimos junto a nuestros compañeros del campo nacional y popular en las luchas de los ’60 y los ’70. Claro que si ahora las describo yo, cuando -gracias a tanta suma- termine gobernando la derecha y el ministro de Defensa sea alguno de los que vos y yo imaginamos y combatimos, me enviaran nuevamente a la justicia pero por terrorista, así que por favor, cuando las recuerdes, no tengas la pulcritud de asignárnoslas uno por uno, como hiciste con los descargos.
Leer más

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *