¿Qué pasa con el horario de protección al menor?

¿Por qué canales comerciales que encima no son amigos del gobierno se ciscan a cualquier hora en el horario de protección al menor alevosamente? ¿Por qué no se los multa? ¿O se los multa y después canjean los exigios montos por segundos de publicidad oficial? Se que la autoridad federal, encarnada en el compañero Gabriel Mariotto se ha comprometido a poner en marcha un observatorio de la discriminación en los medios integrado por el Consejo Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, el Inadi y el Consejo Nacional de la Mujer, observatorio que vigilará los contenidos. Se que Mariotto ha prometido que las multas impuestas ya no podrán ser canjeadas, sino deberán pagarse taca-taca-. Agrego que a mi juicio también debería estar el Consejo Nacional del Menor, que hay que velar por los derechos de los niños. Es muy fácil de ver cuan diferente es la infancia de los chicos que tienen cable (por lo que prefieren naturalmente los canales dirigidos a gente de su edad) y quienes no lo tienen, condenados a excitarse mirando programas de de «entretenimiento» que no se privan de ninguna guarangada y procacidad. ¡Es mucha más sana la psiquis de los primeros! El sexo con afecto es bello para todas las personas sanas, y aún sin afecto sigue siendo bello para muchas. No se trata pues de ocultarlo sino de no darle aire a quienes lo denigran. Y lo que sucede en materia de violencia gratuita arrojada al rostro de los infantes a cualquier hora es, todavía, mucho peor. Vamos, Mariotto, que estamos con vos.Y vamos a ver quien mete una cautelar para seguir jodiendo a la niñez. Descuento que lo habrá. Pero siempre se los podrá escrachar en 678.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: