POLICIA FEDERAL: ¿Hay una interna feroz? Los medios se hacen los idiotas

El recorte, del pasado jueves 12, lo mandó Nahuel con el siguiente comentario:

«Cuánto ha caído la crónica policial, que a nadie le llama la atención esta serie de noticias que encima, están dadas con el culo. Como decía un profesor mío: los de Clarín no pueden escribir ni ‘puto el que lee’en la puerta de un baño de estación. Pondrían: ‘Ahora dicen que seríamos putos todos los que leemos’. En fin… me interesa vuestra opinión.»

Mi opinión es que los delincuentes que atacaron la casa del subjefe Oriolo no pueden menos que haber sido mandados por altos mandos de una fuerza de seguridad que sintieron que Oriolo les está pisando los callos (negocios). No me cierra que hayan ido a robar nada, por lo que es posible que fueran a matar a Oriolo, que, me dicen, atinó a esconderse. Lo más probable, que hayan sido mandados, directa o indirectamente, por altos mandos de la propia Federal. Y si es como sospecho, quiere decir, que hay un furibunda, sorda e incomprensible (al menos, para los legos) en la Federal.

Si hubieran sido delincuentes comunes (conste que no sé de ninguno al que se le pase por la cabeza atacar al subjefe de la PFA) los periodistas hubieran seguido el tema, y sin embargo reina un completo silencio… En fin, que por esta vez me gustaría recibir comentarios aunque fueran anónimos, ya que es un tema muuuuuy pesado.

Una hipótesis es que en este asunto tenga algo que ver el sector de federales que emigró a la Policía Metropolitana, pero, la verdad, no lo sé.  Estoy en ayunas. Podría intentar averiguar algo, claro, pero ¿para qué? No veo que haya algún medio que se interese en seguir el tema.  Ni siquiera se calientan por averiguar fehacientemente quienes han sido los agresores. Por ejemplo, quién es el detenido Jorge González, por qué estuvo preso, etc.

Es una conducta que me deja perplejo. No hace mucho un  policía mató por la espalda a las ocho de la noche y frente a numeroso público a un tipo desarmado que intentaba escapar metiéndose en una de las bocas del subte de Callao y Corrientes y nigún medio informó de la identidad de la víctima ni de la del victimario, y hace poco «alguién» indujo a un ratero a apretar a unas mujeres y quitarles el auto que acababan de dejar en el gran estacionamiento de Salta y Belgrano, para de inmediato fusilarlo a quemarropa en una «ratonera» de manual, sin que nos informaran siquiera quien fue el occiso.

Eso jamás hubiera pasado en el diario Sur, donde tuve el honor de dirigir la sección Policiales cuando se fue Cacho Novoa. Y ni siquiera en el semanario ¡Esto! que dirigía Pancho Loiáccono. Periodistas como Elvira Migale se las hubieran ingeniado para poner entrelíneas de que iba el asunto. Como aquella vez que se las ingeniaron para explicar que aquel fotógrafo que había aparecido muerto le había sacado días atrás fotos al Presidente de entonces… en una cama, con un adolescente. El redactor tuvo muchos huevos (u ovarios) pero fue al divino botón porque nadie se dio por aludido. En fin, que la situación en nuestro gremio hace recordar con nostalgia a Enrique Sdrech, un periodista muy prudente que reconocía haber recibido avisos para que se llamara a silencio, y que dijo haberlos sabido interpretar, pero que aun así, hizo las cosas lo suficientemente bien como para que los Arcángeles balearan su edificio con armas de gruesos pero muy variados calibres a la vez que pintaban leyendas pidiéndole que pensara en sus nietos.

A ver si algún medio retoma este tema. Hum… Se me hace que esa breva no ha de madurar.  


La Nación
El subjefe de la Federal y su custodio se tirotearon con delincuentes 

Intentaron asaltarlos cuando llegaban a la casa del agente en Parque Leloir, en Castelar; uno de los ladrones fue detenido
 

Miércoles 11 de agosto de 2010 | 10:43
El subjefe de la Policía Federal, comisario general Jorge Oriolo, se tiroteó con al menos dos delincuentes que aparentemente intentaron asaltarlo cuando llegaba a su casa del barrio Parque Leloir, situado en la localidad bonaerense de Castelar, informaron hoy fuentes de esa fuerza de seguridad.
El episodio ocurrió ayer, cerca de 21, en la denominada zona de «Las Cabañas», del exclusivo barrio Parque Leloir, ubicado en la zona oeste del Gran Buenos Aires, donde Oriolo y su dos custodios fueron interceptados por una camioneta.
Del rodado bajaron dos delincuentes y de inmediato los policías se identificaron, lo que dio origen a un enfrentamiento armado, precisaron las fuentes.
Tras el tiroteo, uno de los atacantes, un joven de 25 años, fue detenido, mientras que su cómplice logró escapar presuntamente herido.
Se comprobó que el apresado hace algunos meses había recuperado su libertad del penal de Olmos, añadieron las fuentes.

La Razón:
Castelar
La custodia del subjefe de la Federal, a tiro limpio

La custodia del comisario general Jorge Oriolo, subjefe de la Policía Federal, se tiroteó con por lo menos dos delincuentes que intentaron asaltarlo en la puerta de su casa, en el barrio Parque Leloir de Castelar, según se informó oficialmente ayer en la sede de esa fuerza. El episodio ocurrió el martes, cerca de las 9 de la noche, en la zona conocida como “Las Cabañas”, en ese exclusivo barrio del oeste del Gran Buenos Aires.
Oriolo y sus dos custodios fueron sorprendidos por un grupo de delincuentes que bajaron de un Ford Fiesta cuando éste entraba en su casa. Los policías se identificaron de inmediato, desatándose un tiroteo.
Finalmente, uno de los atacantes -Jorge González, de 31 años- fue detenido, mientras que sus cómplices lograron escapar, uno de ellos, presuntamente herido. Fuentes policiales dejaron establecido que el delincuente apresado tiene un amplio prontuario y hace algunos meses había recuperado su libertad, tras estar detenido en el penal de Olmos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: