En torno al video humorístico que muestra a un Hitler deseperado al enterarse de que Alemania tendría que enfrentar a Argentina

Esto me quedói colgado sin publicar desde antes de que Alemania le ganara a la Argentina 4 a O. Lo cuelgo porque es una curiosidad… al igual que las reacciones que suscitó.





Un amigo me mandó este video con un comentario para nada aprobatorio. Yo lo miré con no demasiada atención (debe ser el séptimo que me llega con el soporte de la misma escena de «La Caída» y textos diferentes) y lo reenvié. No esperaba que se armara la polémica que se armó.

Transcribo los mensajes recibidos. No pongo los apellidos porque no le pedí permiso a nadie para hacer estos textos públicos.

Gustavo T. Excelente!!! Vamos Argentina!

Eva R.: Este video es de muy mal gusto. El que hizo este video es un ignorante o pendejo pelotudo o las dos cosas
No entra en el juego del fútbol el ofender a ese extremo al contrincante. El que ofende al contrincante en el fútbol con algo que le toca muy íntimamente, es una gallina miserable. Al fútbol se juega con el fútbol, no con la burla ni con la ofensa.
Tampoco corresponde el ofender a ese extremo a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial que inició Hitler, que se cuentan por decenas de millones, contando todos los pueblos que lucharon contra el nazismo, además de los mismos alemanes que fueron masacrados en la toma de Berlín, en los bombardeos a Dresden.
No hace falta ofender a los alemanes, ni estigmatizarlos, ni burlarse de las víctimas que mató Hitler, no debemos permitir que los símbolos del nazismo sirvan a cosas como el fútbol. No todos los alemanes fueron nazis. De Alemania tenemos a los grandes músicos de la historia como Mozart y Beethoven que hizo el «Himno a la Alegría» que usamos todos hasta para festejar al fútbol.
Por favor, vos que mandaste este mail, utilizá el método que se llama «desovillar» para evitar que siga circulando un mail inconveniente o una cadena falsa: enviá este mail al que te lo mandó, y que él haga lo mismo, hasta que llegue a la fuente original del «vivo» que hizo esta porquería, y lo saque de Youtube.
Yo soy víctima del Holocausto: a mí me ofende. Y si esta idea se hiciera general, si se les ocurriera a los que están en Sudáfrica ponerse una careta de Hitler, quedaríamos como un pueblo atrasado y berreta. Espero que la idea no cunda.
Imaginate si los alemanes hicieran un video con Videla para burlarse de nosotros.


Jorge Hugo L. Está buenísimo, gracias.


Oscar T.
Muy bueno. Cuando les grita ¡Chitrulos!, para mí, es el punto culminante.
Pero -cambiando de tema- qué fuerza dramática tiene la escena y qué fuerza gestual la de Bruno Ganz, que no importa lo que se lea abajo y no importa que uno sepa algo o nada de alemán para recibir el impacto. Ahí las palabras, podría decirse, sobran.
Voy a ver el partido con unos compañeros, en Lomas. No somos exitistas, y nos cuidamos de tirar cualquier clase de boomerang. Sentimos el miedo de quienes saben verdaderamente que pueden ganar y llegar hasta el lugar más alto. Miedo de las trampas no futbolísticas, del juego verdaderamente sucio.
Cuando termina cada partido recién nos relajamos, y nos abrazamos.
¡AGUANTE ARGENTINA! ¡PONGAMOS TODO!

 
Eva R. A todo el mundo le parece muy gracioso. Hay que ver el tipo de comentarios que se armó en Youtube para darse cuenta de qué es lo que esto transmite, como
decís en tu post. Jamás ví tanta pero tanta porquería junta. Qué lindo es lo que «transmite», qué popular. Qué lindo lenguaje, qué conceptos, qué americanismo, que cultura.


Ricardo Grassi (desde Kabul)  Coincido con Eva Row, Juan, y me espanta que ese video que nos mandaste indica que ya lo han visto más de medio millón de personas.
Me da vergüenza tanta pequeñez y que alguno, más pequeño aún, se haya creido original en vez de irresponsable.
Conozco a muchos alemanes, porque la vida me ha llevado a trabajar con ellos y sé cuánto han arrastrado y arrastran este estigma en el alma y cuánta dulzura, atención y cuidado ponen para que el mundo lo borre. Como sabés, estoy en Kabul. Vivo en una casa de hospedaje alemana y hoy seré el único argentino que mirará el partido junto a ellos. Días atrás, cuando jugamos contra México, por la diferencia horaria aquí lo transmitían a las 11 de la noche. Varios de ellos se quedaron conmigo para que yo no lo viese solo, a pesar de que, por la dinámica del trabajo, casi todos nos levantamos entre las 6 y 7 de la mañana.
Este video es ofensivo de un modo barato y retrógado. Y como argentino, me ofende, me hace sentirnos estúpidos, sumamente chantas, groseramente chauvinistas. En síntesis: el que hizo eso es un tarado. ¿Cómo puede ser que la taradez siga encontrando eco?
Ojalá pueda desandarse el camino y que sus distintas versiones desaparezcan de youtube. O que alguien haga lo exactamente opuesto, representando la alegría y tensión fraterna que yo viviré esta tarde junto a un montón de alemanes y afganos-alemanes a quienes Alemania dió asilo cuando aquí los mataban.


Juan Salinas:  Puede ser que esté equivocado, pero me da la impresión de que Eva y Ricardo son, por distintas causas, ajenos al mundo del fútbol. Yo también lo soy, pero durante algunos años, de los 10 a los 16 años fui un fanático insuperable. Habría quien me empardara, pero no quien me ganara. Dicho esto, digo también que en los últimos meses recibí lo menos siete parodias de esta misma escena de «La Caída» con distintos textos críticos con distintas cosas pero coincidentes fonéticamente con los exabruptos del Hitler personificado por Bruno Ganz. Evidentemente, hay muchas cosas que se me pasan, así que volví a ver el video de marras y si, es cruel con los alemanes como es cruel todo el floclore futbolero de todos los lares, pero no hay una sola ofensa conceptual contra los alemanes, ni encuentro burla alguna de la Shoah u holocausto judío, ni racismo, ni ofensas a la víctimas del nazismo, sino la ridiculización de Hitler y la recordación de que aun siendo austriaco fue el Führer de los alemanes. Que ayer, por cierto, nos llenaron la canasta.
Puede que su autor sea un nabo, no lo sé, pero en cualquier caso fue naïf respecto al racismo y sexismo galopantes en cualquier canción de cancha. Porque los llamados barrabravas han triunfado en toda la línea, convenciendo a los hinchas de Atlanta que deben tirotearse con los de Chacarita, y a éstos que deben defenderse de los ataques boquenses. Es decir, matando al niño hincha que fui, al hincha encarnado por Discepolín. Dicen que los hinchas de Huracán y San Lorenzo son enemigos mortales pero yo no lo veo así: el primer partido que vi en el viejo Gasómetro fue el debut del Bambino Veira (3-1 a Vélez) y los jugadores que más admiré, dos «8» antiguos: Oscar «Coco» Rossi y Alberto «Toscanito» Rendo. Los tres venían de Huracán.
El extermino de judíos, gitanos, comunistas, homosexuales, discapacitados y tarados por parte de los nazis es un hecho liminar de la historia de la Humandidad, acaso lo primero que hay que enseñar.
Pero eso, entiendo yo, no se puede pretender que se haga, a 65 años del derrumbe del Tercer Reich, prohibiendo la sátira bufa de Hitler y los nazis, sátira que, por cierto, hicieron tanto Chaplin con
El gran dictador y Ernst Lubistch con To ne or not to be cuando Hitler aún se encontraba en el apogeo de su poder.
En fin, es muy tarde y quizá me haya ido al carajo. Pero no veo realmente ningún motivo para denunciar ante el Gran Hermano (los administradores de You tube, en este caso, los de Facebook -que, dicen, reportan a la CIA- a quienes colgaron el ya desactualizado «gaste» a los simpatizantes alemanes. Con ese criterio, habría que fusilar a todos los que, junto con la hinchada de San Lorenzo, cantan versos como éstos, que enaltecen claramente el consumo de estupefacientes, estimulantes y alcohol, en letal mezcla y sin solución de continuidad.
Todas las demás hinchadas copian a la de San Lorenzo que tradicionalmente y desde hace mucho es una de las más creativas
Acá se ve la masividad de la … ¿consigna?
Acá se escucha bien el audio.

Y esta es la letra:

Me lo digo una gitana, me lo dijo con fervor 

O largas la marihuana o te vas para el cajón 

Me lo dijo una gitana y no le quise creer, 

Yo le sigo dando al vino a los fasos y al papel

Una gitana hermosa tiró las cartas



Me dijo que San Lorenzo va a ser campeón

Ya lo corrimo’ al globo y no pasó nada

Vamo’ a correr a Boca que es un cagón.


No es, precisamente, un dechado de cultura. Pero todas las hinchadas han copiado esta suscinta canción y la han adaptado a sus equipos. Sí, definitivamente me fui lejos… Lo que quiero decir es que, excepto en Alemania, la prohibición de parodiar a Hitler ya fue. Chaplin se burlaba de él.



Oscar T.
Entiendo lo que dice Eva Row. Ocurre que uno ya está acostumbrado a este tipo de cosas, en el fútbol. Antes de empezar los partidos se cantan los himnos nacionales, y eso no es casual. Todo se juega en un plano simbólico, donde los alemanes hacen de «alemanes» y los argentinos de «argentinos», con sus virtudes y defectos, y con sus respectivos genocidios a cuestas.
Ojalá que ningún boludo se ponga una careta de Hitler, por supuesto. Y que no aparezca alguna svástica, ni siquiera para quemarla. Pero la confrontación en términos políticos y en términos simbólicos, es inevitable.
Una vez me contó Luis Luchi (al que conociste) que estando se había enterado de que en Holanda un tipo de una tribuna sacó una banedra nazi. El árbitro paró el partido y hasta que no sacaron esa bandera no siguió. Entonces, me dijo Luchi «Holanda debe ser un lindo país para vivir».
 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: