Murió el ex gobernador Jorge Cépernic, un patriota

El gobernador Peralta abraza a Cepernic. Una de sus últimas fotos

En base a material tomado del diario Tiempo Sur a través de la página web del diario La Jornada, y de un comunicado de Dypra.


Don Jorge Cepernic consagró su vida a la actividad política, entre otras, habiendo accedido, a través del sufragio popular, al cargo de gobernador de Santa Cruz en el año 1973. Se trataba de un histórico dirigente peronista quien hizo su vida política en la Patagonia, en épocas en que los inviernos parecían más gélidos y las distancias más grandes.

Fueron tiempos difíciles en la argentina y Cepernic formó junto a los mejores. Al llegar la dictadura militar fue detenido y pasó cinco años preso en el penal militar de Magdalena a disposición del PEN (Poder Ejecutivo Nacional) sin que se le formularan cargos.
Antes de ponerlo en libertad,  un jefe militar le dijo que su larga prisión se debía a que habia facilitado la filmación de la película «La Patagonia Rebelde», otorgando un préstamo y recomendando sitios de la provincia de Santa Cruz para las tomas en exteriores.

Un acotado resumen de un hecho de su vida que lo pinta de cuerpo entero aparece en la Biblioteca Provincial Juan Hilarión Lenzi:

«El Sr. Jorge Cepernic siempre fue un apasionado de los temas santacruceños y se ha ocupado de recoger información sobre los hechos de las huelgas patagónicas mucho antes de que el tema cobrara importancia en los años setenta. Colaboró en la investigación de Osvaldo Bayer e incluso apoyó la filmación de la película en territorio de Santa Cruz. Llegó a ser gobernador de la provincia de Santa Cruz por elección popular en 1973. Cuando ya estaba por concretarse el proyecto de monumentos en las tumbas de caídos en las huelgas (incluso con el apoyo de antropólogos de universidades nacionales) el golpe de estado de 1976 lo suspendió en sus funciones y lo encarceló. Estuvo cinco años presos y según un alto oficial del ejército fue por colaborar en la película ‘La Patagonia Rebelde’ al no suspender la filmación en territorio santacruceño según una orden de los ‘altos mandos'».

En el año 1981 no le dan la libertad pero sí lo regresan a Santa Cruz para cumplir todavía varios meses de arresto domiciliario. El militar que le avisa de esta decisión le dice que fije el inmueble en que deberá seguir arrestado. Don Jorge tenía dos lugares para optar: su sencilla y cálida casa típica de chapas en la ciudad de Río Gallegos, o la estancia que tenía en pleno campo. Allí a Don Jorge se le ocurrió que al elegir el campo en medio de la nada estaría tranquilo y seguramente sin vigilancia. Se equivocó. Le asignaron tres policías pero de la provincia de Santa Cruz.

Jorge Cepernic había dejado de aparecer públicamente en los últimos meses, situación que se profundizó con la desaparición física de su esposa Sofía Vicic, ocurrida en el mes de mayo pasado. Su muerte deja un legado de historia viva de la Santa Cruz del siglo XX, que fue motivo de varios homenajes a lo largo de los años.

(Fuente: Diario Tiempo Sur)

Diarios y Periódicos Regionales Argentinos DyPRA  Coop. Lim:


El fallecimiento del ex gobernador santacruceño, Jorge Cépernic

Buenos Aires, jul 19 (Por Juan Cruz Sanz, de la Agencia OPI, Santa Cruz, especial para Dypra/GEI).- El pasado domingo 18 de julio por la tarde falleció uno de los hombres más admirados por los habitantes de Santa Cruz, y por toda una generación de militantes políticos de los años `70: el ex gobernador de esa provincia, Don Jorge Cépernic.
Emblema del Peronismo fue preso durante la dictadura militar por haber permitido filmar La Patagonia Rebelde.  El gobierno provincial decretó 72 horas de duelo.
Tenía 95 años, pero su cabeza funcionaba como el primer día. 

Fue un ejemplo de dedicación, honestidad y perseverancia pero su reloj dejó de funcionar y ahora se detuvo para siempre.

Fue electo gobernador de Santa Cruz, en 1973. Detenido por la dictadura militar en 1976, estuvo cinco años y medio preso a disposición del Poder Ejecutivo en el penal de Magdalena.
En 1981, Cepernic fue trasladado a Santa Cruz donde se le concedió el beneficio de prisión domiciliaria.
Nunca supo porqué lo detuvieron hasta que al final de su detención le confirman que fue por haber permitido la filmación de la película «La Patagonia Rebelde».
Cepernic lo recordaría así en alguna de los reportajes que concedió:
El hecho de haber permitido yo filmar esa película, para mi después significó mucho. Siendo gobernador recibí una nota del estado mayor conjunto de las Fuerzas Armadas pidiéndome que frene de inmediato la acción fílmica de la película.
Pesqué el avión de la provincia y me fui al Calafate.
En ese tiempo estaban filmando la matanza en «La Anita».
Hablé con los productores y con Bayer, estimulándolos a que yo no iba a ordenar parar la película, pero que hagan los exteriores.
Ya después trabajando en Buenos Aires nadie los podía parar».
Así era él. Mediante el decreto provincial Nº 1680, el gobernador Daniel Peralta fijó duelo provincial de tres días.
El ex gobernador inició su militancia en la resistencia peronista y el General Perón, desde su exilió, lo propuso como candidato a Gobernador de la provincia y cómo único jefe del partido en Santa Cruz.
El 11 de marzo de 1973, Cepernic arrolló en las urnas  encabezando el FREJULI. Al frente del gobierno provincial, impulsó la expropiación de la Estancia Cóndor, que era propiedad de la Corona Británica, pero los sectores de la derecha del peronismo le dieron la espalda.
«Cepernic, leal al pueblo y al General», recuerdan los memoriosos como la consigna de los tiempos de campaña de Don Jorge.
Su enfrentamiento con López Rega sentenció su futuro y la intervención de su gobierno.
Integró a fines de los `90, los comienzos del Grupo Calafate, cuando la posibilidad de un Kirchner presidente parecía una utopía. 

De todas maneras, eso nunca le impidió marcar sus diferencias.

Nunca se perdió un acto oficial. Siempre su silla estuvo ahí, para que Don Jorge estuviera en la primera fila. Su vida nunca supo de egos, de conveniencias políticas, ni oportunismos.
Ese legado lo recibió su hijo, Marcelo, intendente de Río Gallegos entre 1983 y 1987, que supo más que nadie honrar el apellido que le tocó.
La escritora Sofía Vicic, su eterna compañera, lo dejó transitar en su soledad, cuando ella falleció en mayo último.
Así caminó su Río Gallegos hasta el último día, pero ya no era el mismo. Para muchos, Don Jorge falleció de tristeza pero con esa tranquilidad en el alma que da el haberlo dado todo.
Ahora ya podrá volver abrazar a Sofía y charlar en el Comando Celestial con su único Jefe, el General Perón.
Eso será otra historia. Mientras, en Santa Cruz, su silla, en la primera fila, lo seguirá esperando. (JCS/JD)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: