Macri le reprocha a la DAIA que el Fino Palacios le fue reiteradamente avalado por la Embajada de Israel y el Mossad

Vean este video. Al menos en esta ocasión, ni Macri ni el presidente de la DAIA que sucedió a Beraja mienten. Palacios era el niño mimado del FBI, la CIA, la DEA y el Mossad. Después es obvio que esta relación se quebró, al menos en lo que concierne al Mossad, que sostiene contra viento y marea al tándem Stiusso-Nisman, dedicado full time a culpabilizar a Irán y olvidar a quienes pusieron las bombas. Una tarea que Macri y Palacios hubieran acometido con husto si hubieran tenido la oportunidad. Insisto en que me parece obvio que si Palacios ordenó intervenir sólo el celular (de los siete que tenía a su nombre) que Sergio Burstein utilizaba para ponerse en contacto con Nisman, es porque a) quería saber por donde venían los tiros, y b) tenía esperanzas de pescarlos «in fraganti» en algún chanchullo, algo perfectamente posible si se tiene en cuenta que la Historia Oficial II armada por el Mossad, Stiusso y Nisman es, de cabo a rabo, una historia más inventada que el «Best-seller» de Roberto Fontanarrosa. Se aguardan comentarios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: