MISTERIO: Hay una nave hundida cerca de Quequén y nadie sabe de qué se trata

Creo que Ultramar Sur, la última operación secreta del Tercer Reich, libro que escribí en colaboración con el recordado Carlos De Nápoli, acaso sea mi mejor libro. Y que en él demostramos fehacientemente que hay varios submarinos alemanes hundidos frente a las costas argentinas por sus tripulaciones. Y que por lo tanto ardo en deseos de que se averigüe sin margen de dudas a que nave perteneció el pecio que se encuentra muy cerca de las costas del puerto de Quequén y que muy misteriosamente no estaba registrado hasta el momento ¿Puede hundirse una nave de casi 80 metros de eslora y seis de manga sin que nadie lo haya registrado? Misterio. Basta con el apoyo de alguna nave (por ejemplo, el Austral, barco del Servicio de Hidrografía Naval) para que se pueda hacer un video de ese casco herrumbado e identificarlo positivamente, acabando con un misterio que, confieso, me intriga hasta los tuétanos.

Confirman la existencia de un naufragio no registrado frente a Costa Bonita

La Prefectura Naval Argentina “confirmó oficialmente la existencia de un naufragio no registrado en un área cercana al puerto de Quequén”, informó Eslabón Perdido, el equipo que viene trabajando desde hace meses y que gracias a la utilización de un sonar, encontraron un pecio de casi 80 metros de eslora por de manga.

Así lo informó el Coordinador del Proyecto Eslabón Perdido, Abel Basti, mediante un comunicado: “Tras una reciente verificación de la Prefectura Naval Argentina se confirmó oficialmente la existencia de un naufragio no registrado en un área cercana al puerto de Quequén de acuerdo a la denuncia de hallazgo que el pasado 9 de marzo hiciera el Proyecto Eslabón Perdido. En ese entonces nuestra búsqueda se realizó con un sonar de barrido lateral que permitió ubicar un pecio de casi 80 metros de eslora por 6 de manga, a 30 metros de profundidad, frente a las costas de Playa Bonita y Arenas Verdes. Desde la fecha de nuestro hallazgo hemos solicitado con insistencia que se realizara la verificación oficial del mismo, tal como lo establece la ley, y que se adoptaran las acciones para que el sitio del naufragio sea incorporado, por razones de seguridad a la navegación, a las cartas náuticas del área en cuestión y al Derrotero Argentino”, indicaron en el texto.

El comunicado suscripto por Basti agrega que “recientemente nuestra petición fue escuchada y la verificación fue realizada por la Prefectura que transmitió dicha información al Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del ministerio de Defensa, desde donde se nos informó que “con relación al procedimiento para la divulgación de la Información de Seguridad Marítima (ISM), cabe señalar que la actualización de las cartas y publicaciones náuticas se realiza a través de la publicación mensual H-216 Boletín Aviso a los Navegantes. Consecuentemente, la información del hallazgo será incluida en el Boletín correspondiente al 1° de julio”.

De esta manera, Eslabón Perdido considera concluida una primera etapa de trabajo al haber un reconocimiento oficial de su hallazgo que tuvo como protagonista clave a un integrante local del grupo, el pescador Vicente Enrique Silva, quien tenía datos certeros acerca del naufragio en base a cuyos datos se pudo ubicar y registrar el pecio en su totalidad.

El equipo de investigaciones informó que ahora resta “que la Prefectura Naval, delegación Quequén, no condicione la posibilidad de que Eslabón Perdido filme el naufragio, tal como ha ocurrido desde la fecha del hallazgo, para que así se pueda verificar de qué nave se trata. Como lo expresáramos anteriormente, el derecho a filmar, en este caso con un Rov que se opera desde la superficie, no está prohibido por la ley y consecuentemente es una actividad legítima que permitiría a la comunidad conocer las características de este pecio que forma parte de la historia del lugar”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: