ABORTO. La noticia y sus comentarios

Compartí

No se pierdan la entrevista con Mar Grandal

El gobierno español aprueba la ley restrictiva del aborto

El gobierno español aprobó una reforma de la ley de aborto que restringe la interrupción voluntaria del embarazo y solamente lo permite en caso de violación y riesgo para la salud de la mujer.

La norma, que tendrá que ser tramitada en el Parlamento, pone fin a la ley de plazos impulsada por el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, consignó la agencia DPA.

La iniciativa, que se había aprobado en 2010, había sacado el aborto del Código Penal y permitía a la mujer abortar hasta la semana 14 de gestación sin tener que alegar motivos.

"Iba en nuestro programa electoral y hemos hecho una regulación en la misma línea de la ley del 85, que rigió en España durante 20 años y que fue aprobada por el gobierno (socialista) de Felipe González", dijo Rajoy en Bruselas, mientras su gabinete analizaba en Madrid el texto al que luego dio luz verde.

La ley de 1985, inmediatamente anterior a la de 2010, permitía sin embargo el aborto por malformaciones fetales, algo que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, dejó fuera en la redacción de la futura norma.

La reforma aleja a España de la mayoría de los países de la Unión Europea (UE), que tienen leyes que permiten abortar a la mujer sin tener que alegar motivo alguno durante un plazo determinado.

La izquierda, asociaciones de mujeres y otros sectores sociales consideran que supone un retroceso en los derechos de las mujeres.

Con la ley de Zapatero, además de poder abortar libremente durante las primeras 14 semanas de gestación, la mujer puede interrumpir el embarazo en caso de riesgo grave para su vida o su salud o para las del feto hasta la semana 22.

De la misma manera, si se detectan en el feto enfermedades muy graves, incurables o incompatibles con la vida, el aborto se puede practicar en cualquier momento del embarazo.
………………………………………….

Este comentario lo hizo en la edición de ayer de El País, Jorge M. Reverte:

Mañana

Mañana, 20 de diciembre de 2013, aniversario de la muerte de Carrero Blanco, el consejo de ministros del gobierno presidido por Mariano Rajoy, cometerá previsiblemente una infamia: sacará adelante la ley del aborto que propone el ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón.

Las militantes feministas se han encargado ya de explicar por qué esta ley ofende a las mujeres, a su libertad. Su contenido exacto aún no lo conocen ni siquiera los militantes del PP porque el cañón de agua que ha comprado Interior para atender la «actual situación social» todavía no funciona, no está listo. Pero se sabe lo fundamental, que liquida la única ley razonable que puede haber, que es la ley de plazos. Un criterio que elimina los paternalismos, la dominación, los milagreros, los psiquiatras con electrodos y los curas de sotana de la vida de las mujeres. Una ley que, según las encuestas, es aceptada por la inmensa mayoría de las mujeres que votan al PP.

En cierto sentido, el texto llega tarde. Porque su primer valedor está de capa caída. El cardenal Ángel María Rouco Varela ha perdido gran parte de su poder. Un obseso del útero femenino que afirma que España es tierra de misión, es decir, un lugar en el que el catolicismo está en riesgo, en el que las mujeres abortan por vicio y los maricones y las bolleras se casan para legalizar el fornicio.

Con esta ley, millones de mujeres vuelven a estar bajo la tutela reaccionaria de una Iglesia que todavía no ha comenzado a atender las razones de un papa que dice que lo primero debe ser atender a los pobres y a los desgraciados.

Durante el tiempo que el PP siga al frente del gobierno de este país, la ley las tendrá sometidas al arbitrio de los herederos espirituales de Rouco como Gallardón.

Pero quiero imaginar que ni un minuto más.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

«Católica o no, la mujer debe ser libre de decidir si aborta»

Mar Grandal escucha la pregunta y se ríe. «¿Que cómo se puede ser feminista y católica? Porque soy católica. Y creyente. Y porque el feminismo lucha por la justicia social, es liberador, sanador y cuestionador. Jesús cuestionó el sistema en todo momento. No tuvo miedo de la libertad, por eso lo mataron. Siempre se rodeó de mujeres, que fueron sus fieles seguidoras. Las trató como a iguales. Las dignificó», expone de corrido. De hecho, recalca, fue una mujer, Magdalena, quien anunció su resurrección. «Y nunca dudo de él. ¿Quiénes lo enjuiciaron y condenaron? Hombres. Las mujeres nunca lo abandonaron».

Esas palabras sirven de presentación para Grandal (Marín, 1959), presidenta de Católicas por el Derecho a Decidir en España. Su organización, minoritaria en este país, pero grande en América Latina, respalda la educación sexual y afectiva, el uso de anticonceptivos y el derecho a decidir de las mujeres sobre su cuerpo. Es decir, el derecho al aborto. Y lo defiende, afirma, con los argumentos de la Iglesia. «Nos basamos en la doctrina del probabilismo, un principio del siglo XVII que dice que donde hay duda hay libertad. Y una norma moral sobre la que hay dudas razonables no puede imponerse como si fuera cierta. Y el aborto no es un dogma, no es infalible», dice.

Ceramista y artesana, casada y madre de un hijo, Grandal, que estudió Graduado Social y más tarde Teología, es profundamente didáctica: «Además, defendemos la libertad de conciencia, un argumento de la tradición católica que apunta que la conciencia es el reducto más interno, donde está Dios. Por tanto, si una mujer, teniendo en cuenta esa libertad de conciencia, decide abortar ¿quién es nadie para juzgarla? Católica o no, debe ser libre para decidir. Nadie puede violar esa conciencia. Yo no creo en un dios juzgador, sino en un dios misericordioso, amoroso, que comprende la situación de cada mujer. Ni siquiera Jesús culpabilizó ni juzgó a las mujeres», zanja

—Pero la jerarquía católica ha dicho varias veces que el aborto es un asesinato…

—Un feto no es una persona. ¿Por qué consideran eso un asesinato y no se preocupan del cuidado del ecosistema que hace que fetos y personas mueran. Si tanto defienden la vida, ¿por qué no salen a la calle cuando una mujer es víctima de violencia de género? Nosotras sí somos provida. Ellos son movimientos antiderechos.

Grandal, que defiende la laicidad del Estado como la fórmula para garantizar la libertad y los derechos de las mujeres, está preocupada por el «retroceso» que supondrá la reforma de la ley del aborto que prepara el Gobierno. Una nueva norma que se prevé más restrictiva que la actual y con la que, si se cumplen los anuncios, las mujeres tendrán que justificar su elección. «Estarán violando las conciencias de las mujeres, su decisión. No se puede tolerar que las mujeres seamos tuteladas. Es trasladarnos al medievo», dice. «Pero esto es signo de que el patriarcado está herido, y ante eso lo que hace es atacar de nuevo. Estamos respirando de nuevo el Nacionalcatolicismo», abunda.

"Jesús trató a las mujeres como iguales. Las dignificó"

Se sirve un poco más de leche en el té y recuerda que en su época de estudiante de Teología iba mucho a la cafetería que ha escogido para desayunar con sus con sus compañeros de clase. «Nos sentábamos con un café a pasar la tarde. A cuestionar y a cuestionarnos», dice. Habla con cariño de aquellos años. Explica que proviene de una familia profundamente católica y que terminó estudiando Teología tras pasar por los Kikos, desengañarse y abandonar el movimiento. «Salí de ahí escandalizada, pensando que si Dios era eso lo dejaba por completo. Pero estudiando, aprendiendo de mis profesores, de los compañeros, me encontré con el Dios en el que yo creía; el Dios de la vida que se manifiesta en los más pobres», dice.

A pesar de los vientos de cambio que parecen soplar desde el Vaticano, es cauta con la llegada del papa Francisco. «Ha entrado muy bien, pero hay que ver si lleva a la práctica lo que dice. Está siendo evangélico, porque evangélico quiere decir buena noticia, liberación y no tortura. Los dos anteriores [Juan Pablo II y Benedicto XVI] eran lo contrario, eran directamente antievangélicos. No me importa decirlo, si algo tenemos las católicas es plena libertad de palabra», señala fijando la vista.

No le satisface, sin embargo, que el Papa que habla de pobreza, que pregunta a sus fieles, que cree que no se debe juzgar a los gais no se plantee abrir la puerta al sacerdocio femenino: «Eso es negar la igualdad y nosotras queremos una Iglesia igualitaria. No una en la que la mujer conserve el rol que se le ha dado durante años: limpiar, servir y cuidar. Francisco debería pedir perdón a todas las mujeres. Apartadas, invisibilizadas durante siglos».


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *