ACTUALIDAD. El legado de Néstor Kircher tras una derrota

Compartí

Hoy hace cinco años que murió Néstor Kirchner, nuestro hermano mayor en la recuperación de la patria malherida de las fauces del neoliberalismo. El Bagual, un gran compañero, me envía nuevamente el link de la inesperada presentación de Néstor Kirchner en un plenario de Carta Abierta realizado en el invierno del 2009 en Parque Lezama, su primera aparición en público luego de su derrota en las elecciones legislativas frente a Francisco De Narváez. Lo hizo junto al texto del final de su alocución, que ya alguna vez subí aquí, y que vuelvo a subir ahora con enorme emoción. Entonces como ahora, parecía que nos llevaban puestos. Es interesante escuchar a Néstor, que no era un gran orador pero que trasmitía una enorme convicción. Como el Bagual, yo estaba ahí, y aparezco abrazándolo fugazmente. Y como si fuera poco, apenas se inicia el video, en el ángulo inferior izquierdo aparece la carita redonda y morena de mi hijo Iñaki. Como para recordarme que todos nuestros esfuerzos están dirigidos a la construcción de una sociedad incluyente, una Matria que se haga cargo de todos sus hijos.

Néstor terminó así aquel discurso:

“Yo les quiero agradecer profundamente toda la fe, la confianza, la voluntad, la idea, la convicción, los principios. Yo no tengo ningún dejo de tristeza, por el contrario, tengo la alegría interior de sentirme con más fuerza que nunca para dar las batallas que haya que dar en los lugares que haya que dar. Esto no es una carrera de automóviles ni un partido de fútbol, acá estamos peleando por un país distinto.

“Yo creo que los argentinos tienen memoria y seguramente van a reflexionar durante todo este tiempo para no perder lo logrado. Lo importante es mantenerse alegre, con convicciones, con capacidad de debate, con la autocrítica natural que hay que hacer, pero no hay que dramatizar ni pegarnos con el martillo en los dedos bajo ningún aspecto.

“Cristina tiene coraje, fuerza y decisión, y va a seguir con todas sus fuerzas adelante transformando la Argentina, y no claudicando sus principios.

“Por eso, queridos hermanos, mucha fuerza, muchas ganas. Yo, la verdad, es que creo que lo que están haciendo ustedes es un verdadero gesto de vida: tener la fuerza, estar debatiendo, estar construyendo, tener principios y tener ganas, realimenta la posibilidad de que se puede construir un país distinto.

¡Muchísimas gracias y mucha fuerza!”

Pues eso: alegría en la lucha. Al combate nos llamaron: Unámonos y demos la batalla sin desmayo. Y si tienen ganas de saber qué significó NK en la vida de muchos, lean esta hermosa columna de María Pí López: Que lindo que viniste.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *