AFGANISTÁN: La interna talibán

Talibanes: una casa dividida

POR MANISH RAI / THE GEOPOLITICS *
Los talibanes han anunciado un nuevo gobierno interino de su llamado “Emirato Islámico” en Afganistán, más de tres semanas después de tomar el control de la capital, Kabul. Este retraso en la formación del gobierno no sucedió porque los talibanes estuvieran manteniendo conversaciones con otros grupos étnicos para su inclusión en el gobierno. De hecho, la razón principal de este retraso fue que diferentes facciones dentro de los talibanes están luchando entre sí por una mayor participación y voz en el gobierno. Poco después de la muerte del Mulá Omar, comenzó a surgir la división entre los líderes talibanes.
El mulá Ajhtar Mansour fue elegido como el nuevo jefe de la corriente principal o facción mayoritaria. Su elección fue fuertemente rechazada por una facción liderada por el mulá Muhammad Rasool. Pero actualmente, a medida que los talibanes están en el poder, las divisiones internas son cada vez más profundas.
Como el actual emir Haibatulá Ajundzada es un líder relativamente débil y simplemente una figura decorativa, no tenía la capacidad de unir a todas las facciones. Además, las diferencias no se refieren solo al reparto del poder, hay varias áreas de desacuerdo. Las diferentes facciones tienen puntos de vista dispares sobre cómo el nuevo régimen debería gobernar en casi todas las dimensiones de la gobernanza: inclusión, trato con los combatientes yihadistas extranjeros, la economía y las relaciones exteriores.

Haibatulá Ajundzada

Los talibanes están divididos en tres grupos:
El primer grupo es el ala política que negoció con Trump en febrero de 2020 la retirada de los EEUU de Afganistá dirigido por el mulá Abdul Ghani Baradar (foto).
El segundo grupo es el ala militar dirigida por Molavi Yakob Mujaid, hijo del fundador de los talibanes, el mulá Omar (foto).
La última es la Red Haqani encabezada por Sirajudin Haqani, flamante ministro del Interior  Aunque la red Haqani está oficialmente subsumida bajo la organización paraguas más grande de los talibanes. Pero los Haqanis mantienen un mando y control distintos, y líneas de operaciones.
Molavi Yaqob quiere que los elementos militares participen en la toma de decisiones en lugar de que los elementos políticos sean presionados por el mulá Baradar, el cofundador del grupo. Surgieron algunos informes que indican que Molavi Yaqob ha dicho abiertamente que quienes viven en el lujo de Doha (por Baradar) no pueden imponer condiciones a quienes llevaron a cabo la yihad contra las fuerzas de ocupación lideradas por Estados Unidos.
Por otro lado, la red Haqani, cuenta con el respaldo y es la hija favorita de la agencia de inteligencia paquistaní ISI. Es una de las organizaciones insurgentes más experimentadas y sofisticadas de Afganistán. Los Haqanis quieren la mayor parte del poder.

Sirajudin Haqani, ministro del Interior. 

Los haqanis quieren sacar provecho del hecho de que lideran el lobby oriental y representan alrededor del 30-35% de las fuerzas talibanes, incluidos algunos talibanes del noreste. Además, Kabul está bajo el firme control de más de 6.000 cuadros de la red Haqani.
Molavi Yaqob se ha ganado la lealtad y los recursos operativos de las facciones talibanes más vigorosas del sur, donde Haqani ha sido impopular. Hay informes de rupturas sobre el control de tropas y armas entre Molavi Yakob y Sirajudin Haqani.
Además, las configuraciones tribales de Afganistán y las antiguas rivalidades tribales pastunes también están desempeñando un papel en la ampliación del abismo entre estos grupos.
Mulá Baradar, como muchas figuras clave en Queta Shura, es miembro del clan Durrani que vive principalmente en partes del sur de Afganistán como las provincias de Kandahar, Helmand y Uruzgan.
Molavi Yakob es de la tribu Hotak que es una rama de la tribu Ghilzai más grande que se basa principalmente en el sur de Afganistán.
Por otro lado, Sirajudin Haqani es de la tribu Zadran del clan Ghilzai.Su base de poder se encuentra en las provincias del sureste de Afganistán como Jost y Paktia.
El teniente general Faiz Hamed (foto), jefe de la agencia de inteligencia de Pakistán ISI, visitó Kabul en medio de las luchas internas de los talibanes por la formación del gobierno. Según los informes, el jefe del ISI mantuvo conversaciones con los líderes talibanes y trató de persuadirlos para que resolvieran sus diferencias. Hasta qué punto el jefe de ISI logró su objetivo está por verse.
Existe preocupación dentro del liderazgo talibán acerca de las luchas internas que salen a la luz y desencadenan la violencia con cada grupo luchando contra el otro, como en los días de los mujaidines de la década de 1990. Con Estados Unidos dejando atrás más de $ 85 mil millones de dólares en armamentos en Afganistán, hay suficiente munición con cada facción para luchar contra la otra durante al menos una década.
El éxito de los talibanes como insurgencia se basó en su capacidad para mantenerse cohesionados a pesar de los esfuerzos de la OTAN por fragmentar el grupo. Pero el desafío del grupo de mantener la cohesión entre sus muchas facciones diferentes de variada intensidad ideológica e intereses materiales es más difícil ahora que está en el poder.
La última vez que los talibanes tomaron el poder en Afganistán en 1996, nunca hubo dudas sobre qué forma de gobierno instalarían y quién gobernaría el país. Estaban llenando un vacío, y el mulá Mohamed Omar, el clérigo solitario que había dirigido el movimiento desde sus inicios, se hizo cargo. Por tanto, nadie cuestionó sus decisiones y autoridad. Pero ahora la situación es diferente ya que el grupo no tiene un líder supremo cuyas palabras sean definitivas.
…………………….
*Aparecida en 2017, The Geopolitics (TGP) intenta convertirse en una fuente primaria de periodismo, análisis y comentario sobre relaciones internacionales, política mundial y una amplia gama de temas de importancia global. Dice publicar las voces de académicos, legisladores y escritores de todo el mundo” y estar “dirigida a quienes quieren estar informados y tienen un profundo interés en temas que van desde la historia hasta la economía, el desarrollo internacional y el terrorismo global” tratando de que sean accesible para todos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: