AMIA – ENCUBRIMIENTO. Un soplo de aire fresco: Encuentran una ingente cantidad de documentos ocultados por Stiuso y su gente

En lo único que discrepo con el autor de esta nota es en mi absoluta certeza de que hubo dos explosiones, una en el interior del edificio, y otro en el volquete dejado frente a la puerta de la mutual. José Petrosino envió este largo comentario junto a la nota de Perfil que se ofrece a continuación. Según trascendidos habría numerosas irregularidades en las que Nisman nunca quiso meter las narices, como el cadaver sin identificar que resultó de un muchacho de 20 años, Augusto Jesús cuya madre si estaba identificada entre las víctimas (Nisman decía que era un obrero boliviano no identificado y posiblemente jugara con la posibilidad de atribuirle en el futuro pertenecer al supuesto chofer suicida de la supuesta Trafic-bomba). Dicen fuentes cercanas a la investigación que hay tres cuerpos cuyos ADN no coinciden con los de sus supuestos parientes consaguíneos; que hay uno que se encontró flotando en el Riachuelo y que “por error” se lo pasó como muerto en la AMIA, y que hay un desaparecido, una persona que dijo ir a la AMIA y de la cual nunca mas se supo ni se encontró su cuerpo. No puedo dar fe de que sea así, pero si de que Nisman hizo la plancha durante toda una década, puesto que su verdadera misión no era investigar, sino evitar que otros lo hicieran. Vuelvo a destacar nuevamente que Laura Alche de Guinsberg y APEMIA tenían razón cuando decían una y otra vez que las dos desclasificaciones hechas durante el kirchnerismo habían sido pour la galerie, ya que había mucho material que permanecía oculto (La foto es de AFP). JS

Un soplo de aire fresco

POR JOSÉ PETROSINO

 

Parece que los fiscales que han reemplazado a Nisman quieren acabar con veintidós años de todo tipo de ocultamientos con el objetivo de que no sepamos quienes, cómo y por qué bombardearon la AMIA, dice José Petrosino al destacar la aparición de esta nota en Perfil. Recuerda que últimamente se encontró mucha documentación de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE, hoy AFI) escondida por el tándem Stiuso-Nisman en diversos edificios del organismo, especialmente en su Dirección de Terrorismo (o Antiterrorismo, como se llama ahora). Y destaca lo escrito por el periodista Aurelio Tomás al final de su nota bajo el título “Buscan reconstruir la escena”:
“El trabajo sobre los documentos, la intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense y el relevamiento de material biológico que nunca había sido estudiado buscan reconstruir la escena de un crimen en masa ocurrido hace 24 años. El ambicioso objetivo es lograr un mapa en tres dimensiones, donde se pueda identificar el lugar donde fue hallada cada víctima mortal y cada uno de los elementos, como las partes de la presunta camioneta Trafic que utilizó el [presunto] suicida. Así, los fiscales buscan poner a prueba la teoría del atacante que se inmoló, según sostenía Alberto Nisman antes de su fallecimiento.”
Comenta Petrosino: “La reconstrucción de la escena del atentado usando los testimonios de la mayor cantidad de testigos posibles”, le fue ordenada a Galeano por la Cámara de Vigliani, Cattani e Irurzun, por pedido de la agrupación Memoria Activa, cuando aquella trató la apelación de procesamiento de Telleldin, ¡en 1998!. Por razones obvias el encubridor Galeano se resistió a hacerla. Y cuando en 2000 los jueces del TOF3 (Larrambebere, Pons y Gordo) iniciaron los preparativos para el juicio oral, llamado “de la conexión local AMIA”, sin nada que lo justificara, la suspendieron definitivamente. Así fue como esa instancia clave de la investigación quedó trunca. Y quedó claro que también a estos jueces les habían impuesto la falsa hipótesis de la Trafic-bomba, lo que explica que a pesar de lo visto en los 3 años de audiencias orales hayan sostenido esa hipótesis trucha en su fallo de agosto de 2004.
Aunque dejaron para el instructor que reemplazara al procesado Galeano, Nisman, el aclarar las muchas “nexplicabilidades”de esa “hipótesis”, resultó obvio que Nisman nunca tuvo el mínimo interés en hacerlo y los medios -prácticamente sin excepciones- ignoraron olímpicamente que en el curso del dilatado juicio lo que habia quedado claro era la inexistencia del supuesto vehículo-bomba.
En los primeros días Galeano hizo peritar por C.I.A.D.E.A./Renault los pocos y desmenuzados restos de Trafics, presuntamente encontrados en la zona de explosión en realidad no se sabe, donde, como y por quien, porque no se hicieron actas de secuestro para ninguno, excepto para el pequeño trozo de block motor de la Trafic de Telleldin, acta que para colmo ¡resultó apócrifa!), y de ahí surgió que esos restos de carrocería no pertenecían a la “mellizada” que Telleldín había entregado el domingo 10/7/1994, porque ésta, que habia sido robada al disc-jockey Sarapura, era modelo 1990, y en 1989 Renault había cambiado el tratamiento de pre-pintado de sus Trafics, resultando que los presentados como “encontrados” eran de Trafics fabricadas antes de 1990, y para colmo de una Trafic chasis largo con puerta lateral, mientras que la robada a Sarapura era de chasis corto y sin puerta lateral.
Para que no se desplomara la impuesta historia de le cayera el choche-bomba impuesto (porque la pericia de Renault y la prueba colectada llevaba a que los restos de carrocería y el pequeño trozo de block motor no habían estado nunca montadas en un mismo vehículo y necesariamente deberían haber sido plantados), Galeano sacó de la galera la “hipótesis” de “la otra Trafic de Telleldin”. Según éste macanazo, Telleldin habría “mellizado” esos primeros días de julio de 1994 otra Trafic, en la que había puesto el motor de la siniestrada de Messin SRL comprada a su nombre (o el de “Teccedin”) y cuya carrocería provendría de una fantasmagórica Trafic desconocida y que habría sido “la que explotó en la AMIA”. Esta arrevesada “hipótesis” se com,pletaba con otra: que Telleldín había hecho desaparecer (!) la Trafic que tenía el motor de la siniestrada comprado a su nombre y la carrocería de la robada a Sarapura, y que efectivamente fue “mellizada” en el taller de Ariel Nitzcaner. Lo más absurdo de esta ridícula “hipótesis”, que el TOF3 sostuvo en su fallo, fue que el motivo para que Telleldin se complicara la vida de esa manera habría sido que lo hizo “para despistar”. Es decir que “para despistar” le habría entregado a los terroristas o a un intermediario… la Trafic con el motor comprado a su nombre, y hecho desaparecer la que habia mellizado en el taller de Nitzcaner y a ña que se le habia puesto un motor de origen desconocido.
Nisman debería haberse preocupado por haber encontrado esa Trafic presuntamente “desaparecida” por Telleldin, que tenía la carrocería de la robada a Sarapura y un motor de origen desconocido, pero no movió un dedo en esa dirección porque sabía de su inexistencia. También debería haber investigado de dónde habría sacado la carrocería larga cuyos restos fueron “encontrados” (plantados) en la calle Pasteur al 600 y entre los escombros de la AMIA. Y en qué taller y el mecánico que habría hecho ese segundo, presunto “mellizaje”, y cual era la Trafic de la que salió el motor que montó Nitzcaner en la carrocería de la de Sarapura: la que entregó a Telleldin el viernes 8 de julio de 1994 y que Telleldín puso en venta con un clasificado en Clarín que fue publicado el sábado 9 y el domingo 10.
La reconstrucción que se planea; más la “hipótesis” trucha de Galeano sobre la “Trafic fantasma de Telleldin” que ni él ni Nisman pudieron fundamentar; más los testimonios de los testigos presenciales; más la pericia computacional de los estructuralistas, debería probar sin el menor atisbo de duda que la explosión en la AMIA fue interior, y que el coche-bomba alegado no es otra cosa que una pista falsa para orientar las sospechas hacia los musulmanes. JP

ARCHIVOS BAJO LA LUPA

Hallaron documentos secretos sobre el ataque a la AMIA escondidos en la AFI

Se trata de 208 cajas con papeles, videos y audios con datos sobre el atentado que nunca formaron parte de la investigación judicial. Se suman a otro material encontrado en 2015.

 

Pruebas. Algunos documentos encontrados en la ex SIDE en 2015 debieron ser reconstruidos.
Pruebas. Algunos documentos encontrados en la ex SIDE en 2015 debieron ser reconstruidos. Foto:cedoc

  

Tomás, AurelioPOR AURELIO TOMÁS / PERFIL

La historia de secretos y ocultamientos en la causa AMIA, y sus vínculos con el submundo del espionaje, parece no tener fin. Hace tres semanas se descubrió un nuevo y voluminoso archivo con material de la investigación sobre el atentado, ocurrido en 1994, que nunca había sido puesto a disposición de la Justicia. Estos se suman a los depósitos secretos con material del caso que habían sido detectados en 2015.

El 17 de octubre, un informe de la UFI AMIA describió el trabajo que realiza la unidad para relevar tres voluminosos archivos de inteligencia que nunca habían sido incorporados a la causa durante la etapa en que Alberto Nisman estuvo a cargo del caso. En paralelo a esa presentación se dio el nuevo hallazgo, que no fue revelado en el texto producido por los fiscales Roberto Salum, Sabrina Namer y Leonardo Filippini.

El citado informe mostró los avances en el relevamiento de tres conjuntos de documentos, guardados en tres depósitos secretos durante años –algunos de ellos en pésimas condiciones–. Fueron identificados y desclasificados en 2015, durante la gestión de Oscar Parrilli al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y en colaboración con los fiscales que reemplazaron a Alberto Nisman tras su fallecimiento. A ellos se suma ahora otro conjunto de papeles, videos y audios de material secreto. “Se había completado la clasificación de unas 205 cajas de los documentos detectados en 2015 cuando aparecieron estas 208 nuevas; estamos en -3”, lamentó una fuente al tanto del trabajo. Además, esta misma fuente indicó que aquellas 205 cajas son sólo una fracción de lo que se detectó hace un año.

Las cajas que aparecieron hace menos de un mes pertenecen a la Dirección de Inteligencia Antiterrorista de la ex SIDE y su estado es, en relación con el resto de los materiales detectados, “intermedio”. Así lo indicó una fuente al tanto del trabajo de la UFI.

El Grupo Especial de Relevamiento y Análisis Documental (Gerad), que trabaja bajo la dirección del coordinador de la UFI, Juan Patricio Murray, será el responsable de relevar su contenido. En el pasado, el grupo pudo detectar material relevante para la investigación.

Por ejemplo, entre los archivos desclasificados en 2015 se encontraron videos de las autopsias. Allí los fiscales detectaron que se había realizado un meticuloso trabajo para guardar las esquirlas encontradas. Gracias a dicha constatación, los fiscales pudieron rastrear el material, que estaba en un depósito de la Policía Federal y nunca había sido incorporado a la investigación.

Buscan reconstruir la escena

El trabajo sobre los documentos, la intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense y el relevamiento de material biológico que nunca había sido estudiado buscan reconstruir la escena de un crimen en masa ocurrido hace 24 años. El ambicioso objetivo es lograr un mapa en tres dimensiones, donde se pueda identificar el lugar donde fue hallada cada víctima mortal y cada uno de los elementos, como las partes de la presunta camioneta Trafic que utilizó el suicida. Así, los fiscales buscan poner a prueba la teoría del atacante que se inmoló, según sostenía Alberto Nisman antes de su fallecimiento.

Comentarios (3)

  1. carlos ranquelino (@retobao)

    Es una causa vergonzosa,se trata sin duda de un atentado de falsa bandera,para inculpar a Iran-

    Responder
  2. Carlos Diaz

    La Unidad Fiscal de Investigación AMIA, que formó la Procuradora General de la Nación, Dra. Alejandra Gils Carbó, luego de la muerte de Nisman, en unos pocos meses descubrió más que Nisman en diez años y tanto o más que otros funcionarios judiciales en más tiempo todavía. Gils Carbó y su gente son peligrosos… investigan en serio ¡¿Cómo el gobierno de Balcarce y algunos popes judiciales no van a querer eliminarla?!

    Responder
  3. maria cristina rodriguez

    hay varios apellidos relacinados con la amia y con la tablada q’ coinciden .me sorprendio la nota. puf:…..larrambebere( creo q’ se escribe asi)

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: