AMIA. Fiscales quieren saber si el FBI retuvo nuevamente material genético perteneciente a las víctimas del atentado

Compartí

Lo tengo que consultar, pero me figuro que se han de referir al amortiguador que se encontró, que entró por debajo de una de las axilas del portero del edificio de enfrente de la AMIA, el enterriano Tito Díaz. Escribo de memoria: El cadáver de Díaz fue el primero en ser retirado de la calle y el último en ser llevado a la comisaría donde se apilaban (y bolsiqueaban, y se despojaban de todo lo que tuviera algún valor) los cadáveres, antes de llevarlos a la morgue. En el ínterin se había ingresado a la morgue un cuerpo con su nombre, pero resultó pertenecer a una mujer. El policía José Luis González hizo ese mismo día un relato falso de las circunstancias en que Díaz habría hallado la muerte (insólitamente, se la atribuyó a una camioneta-bomba… Ford F-100, tal como se había hecho antes en ocasión del atentado a la Embajada de Israel), relato que resultó desmentido luego en un libro cuando la esposa del fallecido contó una historia diametralmente distinta. Conclusión: el amortiguador parece haber sido introducido en el cuerpo de Díaz por medios mecánicos para validar la presunta existencia de la inexistente camioneta bomba.

El FBI se llevó tres falanges del cuerpo del último muerto identificado (el joven Daniel Augusto Jesús, a cuyo cadáver recién se le puso nombre a fines del año pasado a pesar de que su madre había muerto y había tempranamente identificada y a que se había encontrado entre los escombros su documento de identidad) y nunca las devolvió.

Fiscales del caso AMIA piden saber si el FBI retuvo material genético encontrado en el lugar del atentado

 

Rubén Beraja. La bomba tuvo como principal objetivo a la DAIA, institución que presidía. Esta siendo juzgado por encubrir a los asesinos desviando las investigaciones. El gobierno quiere que no lo condenen.

TÉLAM

Los fiscales que investigan el caso AMIA solicitaron la colaboración de dos agencias de investigación de Estados Unidos, entre ellas el FBI, para saber si retuvieron materiales hallados en la zona del atentado ocurrido en 1994.

Los titulares de la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) del atentado a la AMIA pretenden encontrar “un trozo de tela que aparentemente estaba en un amortiguador y que podría tener restos genéticos”, informaron a Télam fuentes judiciales.

El hallazgo del trozo de tela fue destacado por el FBI en un informe producido en los años 90 pero el material no fue encontrado luego entre las pruebas que estuvieron, primero, bajo custodia del ex juez Juan José Galeano y luego de la UFI AMIA.

A través de la Cancillería, los fiscales Roberto Salum, Leonardo Filippini y Santiago Eyherabide solicitaron la colaboración de los equipos del FBI y de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de Estados Unidos.

Miembros de las dos agencias a las que les fue solicitada la colaboración participaron durante los primeros años de la investigación en la búsqueda e inventario de materiales de prueba a los que esas agencias tuvieron acceso.

En agosto de 1998 un equipo del FBI presentó en Argentina un informe denominado “Análisis del Atentado contra la Sede de la Asociación Mutual Israelita-Argentina (AMIA) 18 de julio de 1994, Buenos Aires, Argentina” en el que se dio cuenta del hallazgo.

En ese informe se indicó que los investigadores extranjeros “habían tomado contacto con los restos del vehículo hallado en el lugar de la explosión y detectado una pieza de género, con manchas posiblemente orgánicas, incrustada en un pieza retorcida de un amortiguador cuyo examen podría haber resultado útil a la identificación de personas”.

“Todas las medidas adoptadas oportunamente por la Unidad Fiscal a fin de determinar la existencia de tal elemento han resultado infructuosas hasta ahora”, informaron desde la UFI AMIA a través de un comunicado difundido a través del portal Fiscales.

“Se solicitó al Agregado Jurídico de la Oficina Federal de Investigaciones de la Embajada de los Estados Unidos en nuestro país su colaboración para ubicar la documentación de respaldo que pudiera aportar, en particular de aquella vinculada al trozo de denim aludido en el informe del FBI, así como de cualquier otro efecto vinculado al caso”, agregaron.

“También surge de las constancias de los primeros años de la investigación que algunos elementos fueron enviados al Laboratorio Nacional de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), por lo que se solicitó también colaboración diplomática a los Estados Unidos para dar cuenta del estado actual de tales elementos y, en su caso, de los resultados de los informes que hubieran practicado”, agregaron.

Los fiscales sostuvieron que, a pesar del tiempo transcurrido, los pedidos “se justifican en la necesidad de precisar y ordenar el material disponible además de, eventualmente, poder sumar elementos de estudio al amplio examen genético que se viene llevando adelante sobre las muestras orgánicas colectadas en la investigación”.

Más información acá: http://pajarorojo.com.ar/?p=31080


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *