AMIA-NISMAN-RABINOVICH: ¡La realidad imita a la ficción!

Ayer regresé del veraneo manejando, por lo que pude leer muy poco. Sin embargo, en una parada pude hojear algunos artículos de La Nación y Página / 12. Leer La Nación me dejó unos instantes estupefacto. Y es que en su nota de tapa (de ayer, domingo) me encontré con que lo imaginado por Alberto Hernández  (veterano dirigente gremial de los trabajadores municipales de Córdoba) en su cuento El fiscal debe morir publicado anteayer aqui, casi, casi, se materializaba:

“Otra rareza eran los ‘contratados’ que tenía Nisman, que no iban casi nunca a la Unidad y solían reunirse con él en su departamento de Puerto madero. Uno de ellos es Lagomarsino*, un personaje al que el Gobierno acusó de estar ligado en las sombras con servicios de inteligencia. Es un personaje clave de la historia (…) la UFI-AMIA ya tenía dos especialistas que se dedicaban exclusivamente a los asuntos informáticos (…) Tiene un presupuesto anual millonario que Nisman administraba. Eso le daba la posibilidad de contratar a su gente. En igual situación que Lagomarsino había otra persona: el abogado Daniel Rabinovich, que era una suerte de consultor con quien Nisman discutía las presentaciones más sensibles, informó un funcionario con acceso a la causa. Los dos iban muy rara vez a la Fiscalía.

“Rabinovich ya declaró en el expediente. dijo que estuvo el viernes en el departamento de Nisman y que se encontró con ‘una chica de rulos’ de la fiscalía. Ella es (Soledad) Castro (secretaria letrada de Nisman). Del cruce de las declaraciones surge que coincidieron unos  minutos en el departamento. Ella llegó primero y cuando se fue Rabinovich seguía allí.”

Más abajo, en un recuadro, se puntualiza que Castro llegó a lo de Nisman “cerca de las 14”.

Este Daniel Rabinovich NO es, claro, el ya septuagenario miembro de Les Luthiers (que aunque es abogado no ejerce como tal). No afirmo tajantemente que se trate un agente de inteligencia, pero además de calzar como anillo al dedo con el personaje de ficción imaginado por Hernández, este socio vitalicio de Chacarita Juniors que se hizo muy conocido como abogado de uno de los involucrados en el caso del asesinato de la niña Candela Sol Rodríguez, hace una década era abogado de Juan Bautista “El Tata” Yofre, primer secretario de Inteligencia del gobierno de Menem, periodista y escritor. El mismo que irá a juicio como integrante de una banda de interceptadores de comunicaciones telefónicas; que es un prolífico autor de libros basdados en parte de inteligencia de la SIDE y el Batallón 601 de Inteligencia del Ejército y que gracias a ello se ha convertido en el máximo referente de los nostálgicos de la dictadura.

Nota

* Entrevistado por The Guardian de Londres, Diego “Cerebrito” Lagomarsino dijo que Nisman “no tenía miedo de terroristas: tenía miedo de que algún fanático pudiera atacar su auto con palos mientras estuviera manejando con sus hijas”. Anteriormente había dicho que Nisman había justificado pedirle una pistola  diciendo que  “era para llevar en la guantera por si un loquito viene con un palo y me dice traidor hijo de puta”. Más allá de que Nisman rara vez manejaba él mismo (tenía diez custodios y entre ellos varios choferes) las citas revelan que Nisman no temía que ni Hezbolá ni los pasdaran iraníes lo atacasen, pero que si estaba golpeado por las denuncias hechas por un puñadito de personas (entre las que, modestia aparte, Pájaro Rojo tuvo un lugar descollante) que destacábamos su carácter de “infame traidor a la patria” por someterse como esclavo voluntario a potencias extranjeras.

Comentarios (5)

  1. Raúl

    Sería muy interesante confirmar la identidad del abogado Rabinovich. En “La Nación” lo nombran como Claudio Rabinovich. Puede que sea el mismo al que aludís.

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Fue en La Nación donde lo identificaron, el domingo, como Daniel. Igual me fijaré.

      Responder
  2. Raúl

    No sé si el artículo en cuestión lo leíste en la edición impresa del diario. El día que leí tu artículo busqué en el archivo digital de La Nación la nota y ahí me econtré con el nombre de Claudio Rabinovich. Si hubiera discrepancia con la versión papel sería un elemento indicativo de que cambiaron el contenido en la versión digital y que intentaron ocultar el dato que vos informaste.

    El artículo en cuestió tiene por título: “Nisman dió órdenes sobre la causa hasta horas antes de morir”. Es del domingo 01/01/2015 y su link: http://www.lanacion.com.ar/1764881-nisman-impartio-ordenes-sobre-la-causa-amia-hasta-horas-antes-de-morir

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Tal cual. Cambiaron el nombre “Daniel” que salió en la edición impresa por el de “Claudio”. En Google hay muchas más entradas de éste (que se hizo conocido por defender al ex marido de la madre de la pobre piba Candela) que de aquel (que sin embargo aparece como abogado del Tata Yofre). Hay tres posibilidades: 1) La Naciòn enmendó en internet un error de la edición en papel (no lo creo); 2) Son una misma persona, llamada Claudio Daniel o Daniel Claudio; 3) Alguien quiso proteger al servilleta Daniel Rabinovich…

      Responder
  3. Mario

    Juan te recomiendo este análisis publicado en el sitio de la CTA donde enlaza la muerte de Nisman, los fondos buitre y el viaje de Cristina a China. Muy bueno. La sombra de Singer nos persigue!

    http://www.agenciacta.org/spip.php?article14872

    “La denuncia del fiscal Nisman y las extrañas circunstancias de su muerte ocurren en un momento particularmente delicado para la supervivencia financiera y política del gobierno Kirchner.”

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: