ASSANGE: La CIA consideró el asesinato o el secuestro y traslado a una cárcel clandestina

Sus planes incluían desde asaltar la Embajada de Ecuador hasta disparar contra agentes rusos si éstos intentaban “extraerlo” de allí

 

En 2017, cuando hacía cinco años que Julian Assange vivía refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, la CIA elaboró múltiples planes que iban desde asesinar a Julian Assange hasta invadir la sede diplomática y secuestrarlo. El acalorado debate  dio un vuelco espectacular cuando llegaron informes sobre un plan de los agentes de inteligencia rusos para sacarlo de allí y trasladarlo en avión a Moscú, en la nochebuena de aquel año. El plan fue considerado creíble en los niveles más altos del Gobierno, y la CIA y la Casa Blanca comenzaron a preparar una serie de escenarios para frustrar la salida de Assange. Agentes estadounidenses, británicos y rusos, entre otros, comenzaron una lucha salvaje  en Londres, como en los mejores tiempos de la guerra fría (recomiendo ver “Traitors” en Netflix, N, del E.) vigilando la sede diplomática ecuatoriana. Los estadounidenses estaban dispuestos a llegar hasta donde hiciera falta para impedir “que Putin se quedara también con Assange, como había hecho con Snowden”. La inteligencia de EEUU planeó tirotearse con agentes rusos en las calle de Londres, estrellar un automóvil contra el vehículo diplomático ruso que transportara a Assange y arrebatárselo, y si fracasaban y conseguían llegar al avión ruso, disparar a sus neumáticos para impedir que despegara rumbo a Moscú. Esta es sólo una parte de la guerra de la CIA contra WikiLeaks y su fundador Assange, revelada en una investigación realizada por Yahoo News. MM

El odio de la CIA y particularmente de su nuevo director, Mike Pompeo (que sería luego ascendido por el presidente Trump a Secretario de Estado, ver foto) se produjo a partir de la mayor filtración de la historia de “la agencia”, cuando Wikileaks reveló las técnicas que la CIA usaba para hackear teléfonos y computadoras de Apple, es decir iPhones e iMacs.

La situación en las inmediaciones de la Embajada de Ecuador en Londres fue tan absurda que un ex alto funcionario de Gobierno dijo que era “más que cómica.”Llegó al punto en que todas las personas en un radio de tres cuadras trabajaban para uno de los servicios de inteligencia, ya fueran barrenderos, agentes de policía o guardias de seguridad”.

Como puede apreciarse, esta historia bien puede inspirar tanto una novela como una película. Y quien lea completo este detalladísimo artículo coincidirá con nosotros que alcanza y sobra para una larga serie.

Por lo pronto, estas revelaciones deberían alentar y fortalecer una campaña global para lograr la libertad de Assange. Mientras él esté preso, todos los periodistas estaremos en algo así como una libertad condicional. JS

 

NOTA COMPLETA EN REVUELTA GLOBAL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: