ASSANGE. Su impiadosa persecución revela la catadura moral de los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido

Gracias a la revista Crisis, llegó a mis manos esta nota del periodista al que Assange acaso le haya confiado mas su defensa. La perversión de la CIA y sus adláteres no reconoce límites al punto de haber planeado su secuestro y asesinato.

La decisión del Reino Unido de extraditar a Assange demuestra qué las conferencias sobre la libertad de EEUU y el Reino Unido son una farsa

La persecución a Assange es la mayor amenaza para la libertad de prensa occidental. También es un brillante monumento al fraude de las autorrepresentaciones estadounidenses y británicas.


La gente protesta con camisetas y huevos de Pascua en Largo di Torre Argentina para exigir la libertad de Julian Assange contra la extradición, el 11 de abril de 2022 en Roma, Italia. (Foto de Simona Granati – Corbis/Corbis vía Getty Images)
POR GLENN GREENWALD

La persecución de once años a Julian Assange se prolongó y escaló el viernes por la mañana. La ministra del Interior británica, Priti Patel, aprobó la solicitud de extradición de EEUU de enviar a Julian Assange a Virginia para que sea juzgado por 18 delitos graves según la Ley de Espionaje de 1917 y otros estatutos en relación con la publicación en 2010 por parte de WikiLeaks de miles de documentos que muestran una corrupción generalizada, engaño y crímenes de guerra por parte de las autoridades estadounidenses y británicas en complicidad con estrechos aliados dictatoriales en el Medio Oriente.

Esta decisión no es sorprendente: es obvio que desde hace muchos años que EEUU y el Reino Unido están decididos a destruir a Assange como castigo por un periodismo que expone sus crímenes; sin embargo, resalta aún más la completa farsa de los sermones estadounidenses y británicos sobre la libertad, la democracia y la libertad de prensa. Esos espectáculos performativos de autoglorificación se despliegan constantemente para justificar la interferencia y los ataques de estos dos países a otras naciones, y permitir que sus ciudadanos perciban una supuesta superioridad natural de sus gobiernos. Después de todo, si EEUU y el Reino Unido defienden la libertad y se oponen a la tiranía, ¿Quién podría oponerse a sus guerras e intervenciones en nombre de la promoción de objetivos tan elevados y valores tan nobles?

Habiendo informado sobre el caso de Assange durante años, en innumerables ocasiones he presentado los detallados antecedentes que llevaron a Assange y a los EEUU hasta este punto. Por lo tanto, no hay necesidad de volver a contar todo eso; los interesados ​​pueden leer la trayectoria granular de esta persecución aquí o aquí . Baste decir que Assange, sin haber sido condenado por ningún delito que no sea el de saltarse la fianza (por el que cumplió hace mucho tiempo su sentencia de cincuenta semanas) ha estado en prisión efectiva durante más de una década .

En 2012, Ecuador otorgó a Assange asilo legal por persecución política. Lo hizo después de que el gobierno sueco se negara a prometer que no aprovecharía el viaje del fundador de WikiLeaks a Suecia para responder a las acusaciones de agresión sexual como pretexto para entregarlo a EEUU. En fin, estaba dispuesto a  hacer todo lo posible para arrastrar a Assange a suelo estadounidense a pesar de que no es ciudadano estadounidense y nunca ha pasado más de unos pocos días en suelo estadounidense. Estados Unidos presiona desde hace mucho a sus sumisos aliados suecos sumisos para que lo entreguen, por lo que el gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa concluyó que los derechos cívicos básicos de Assange estaban siendo negados y, por lo tanto, le dio refugio en la pequeña embajada ecuatoriana en Londres: se trato de la razón clásica por la que existe el asilo político .

Luego de que funcionarios de Donald Trump encabezados por el director de la CIA, Mike Pompeo, intimidaron y doblegaron al dócil sucesor de Correa, el ex presidente Lenin Moreno, para que retirara ese asilo en 2019, la policía de Londres ingresó a la embajada, arrestó a Assange y lo metió en la prisión de alta seguridad de Belmarsh (que el BBC en 2004 apodó “el Guantánamo británico”), donde ha permanecido desde entonces.

Después de que el tribunal británico competente rechazara la solicitud de extradición de EEUU a principìos de 2021 con el argumento de que la salud física y mental de Assange no podía soportar el sistema penitenciario de EEUU, Assange ha perdido todas las apelaciones posteriores . El año pasado, se le permitió casarse con su novia de mucho tiempo, la abogada británica de derechos humanos Stella Morris Assange, quien también es madre de sus dos hijos pequeños. A principios de 2021 se formó una unanimidad extremadamente inusual entre los grupos de libertad de prensa y libertades civiles para instar a la administración Biden a cesar su enjuiciamiento a Assange, pero los funcionarios de Biden, a pesar de pasar los años de Trump proclamándose defensores de la libertad de prensa, los ignoraron.

Una entrevista realizada la semana pasada y en el Día de la Libertad de Prensa de Brasilcon Stella Assange por mi esposo, el congresista brasileño David Miranda, referida a el costo que esto ha tenido en la familia Assange, puede verse aquí ).

 

La decisión del Ministro del Interior de esta mañana, característicamente servil y obediente de los británicos cuando se trata de las demandas de los EE. UU., no significa que la presencia de Assange en suelo estadounidense sea inminente. Según la ley británica, Assange tiene derecho a presentar una serie de apelaciones para impugnar la decisión del Ministro del Interior, y probablemente lo hará. Dado que el poder judicial británico ha anunciado más o menos por adelantado su determinación de seguir las órdenes de sus amos estadounidenses, es difícil ver cómo estos nuevos procedimientos tendrán algún otro efecto que no sea retrasar lo inevitable.

Pero poniéndonos en el lugar de Assange, es fácil ver por qué está tan ansioso por evitar la extradición a los Estados Unidos durante el mayor tiempo posible. La Ley de Espionaje de 1917 es una legislación desagradable y represiva . Fue diseñada por Woodrow Wilson y su banda de progresistas autoritarios para criminalizar la disidencia contra la decisión de Wilson de involucrar a los (los Testigos de Jehová) como Joseph Franklin Rutherford por el delito de publicar un libro condenando la política exterior de Wilson.

Una de las innovaciones despóticas más insidiosas de la administración Obama fue reutilizar y revitalizar la Ley de Espionaje de la era Wilson como un arma multiusos para castigar a los denunciantes de sus políticas. El Departamento de Justicia de Obama bajo la dirección del Fiscal General Eric Holder procesó a más denunciantes en virtud de la Ley de Espionaje de 1917 que todas las administraciones anteriores combinadas. De hecho, tres veces más que todos los presidentes anteriores combinados. Un denunciante acusado por los funcionarios de Obama en virtud de esa ley fue el ex agente de la NSA Edward Snowden, quien en 2013 reveló un espionaje nacional masivo precisamente del tipo que el Director de Inteligencia Nacional de Obama, James Clapper (ahora de CNN) negó falsamente haber realizado cuando testificó ante el Senado, lo que llevó a a restricciones legislativas promulgadas por el Congreso de los Estados Unidos, y que los tribunales han declarado inconstitucionales e ilegales.

Lo que hace que esta ley sea tan insidiosa es que, por diseño, es casi imposible que el gobierno pierda sus demandas. Como detallé en un artículo de opinión del Washington Post cuando se reveló por primera vez la acusación, argumentando por qué representa la mayor amenaza para la libertad de prensa en Occidente en muchos años, esta ley de 1917 está escrita como un estatuto de “responsabilidad estricta”, lo que significa que el acusado no sólo es culpable tan pronto como haya pruebas de que divulgó información clasificada sin autorización, sino que también tiene prohibido presentar una defensa de “justificación”, lo que significa que no puede argumentar ante el jurado que no solo era permisible sino moralmente necesario divulgar esa información debido a la graves irregularidades y crímenes cometidos por los funcionarios políticos más poderosos de la nación. Esa ley de 1917, en otras palabras, está escrita para ofrecer solo juicios ficticios, pero no juicios justos. Ninguna persona en su sano juicio se sometería voluntariamente a enjuiciamiento y cadena perpetua en las penitenciarías estadounidenses más duras bajo una acusación presentada en base a esta ley fundamentalmente corrupta.

Independientemente de lo que uno pueda pensar de Assange, no hay duda de que es uno de los periodistas más consecuentes, pioneros y consumados de su tiempo. Uno podría argumentar fácilmente que ocupa el primer puesto por sí mismo. Y eso, por supuesto, es precisamente por lo que está en prisión: porque, al igual que la libertad de expresión, las garantías de “prensa libre” en los EEUU y el Reino Unido existen solo en un trozo de pergamino y en teoría. Los ciudadanos son libres de hacer “periodismo” siempre que no moleste o enoje a los verdaderos centros de poder. Los empleados de The Washington Post y CNN son “libres” de decir lo que quieran siempre que lo que digan sea aprobado y dirigido por la CIA o si el contenido de sus “informes” promueve los intereses de la máquina de guerra en expansión del Pentágono.

Los periodistas reales a menudo se enfrentan a amenazas de enjuiciamiento, encarcelamiento o incluso asesinato , y en muchas ocasiones a tuits crueles . Gran parte de los medios corporativos estadounidenses han ignorado la persecución de Assange o incluso la han aplaudido, precisamente porque los avergüenza, al ser un espejo vívido que les muestra qué es el periodismo real y cómo ellos están completamente ajenos a él. Y los gobiernos estadounidense y británico han explotado con éxito los mezquinos celos e inseguridades de sus fallidos, insulsos e inútiles servidores de los medios que si protestan lo hacen en voz baja a fin de seguir impunes tras imponer la mayor amenaza individual a la libertad de prensa en todo Occidente.

La libertad de expresión y la libertad de prensa no existen en los EEUU y el Reino Unido. Son meros instrumentos retóricos para hacer propaganda interna hacia su población y justificar y ennoblecer las diversas guerras y otras formas de subversión que constantemente libran en otros países en nombre de la defensa de valores que ellos mismos violan. La persecución de Julian Assange es una gran tragedia personal, una parodia política y un enorme peligro para las libertades cívicas básicas. Pero también es un monumento brillante y perdurable al fraude y el engaño que se encuentran en el corazón de estos dos gobiernos que revela quiénes y qué son.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: