ATENTADO A LA EMBAJADA DE ISRAEL: Un gran triunfo

Canevari es todavía más vago e inoperante que Nisman, lo que a primera vista parece francamente imposible. Hace 18 años que cobra un generoso sueldo (me gustaría saber cuantos colaboradores tiene) para estar sentado sobre el expediente y garantizar que nadie investigue nada. La causa de la Embajada tiene que pasar a la UIF Amia ya.

Igual, un gran triunfo para la causa de la Verdad y la Justicia.

Grande, Cristina

Con la firma de los cuatro integrantes de la corte

La Corte Suprema pidió la desclasificación de archivos del atentado a la Embajada

A tres semanas del anuncio de Cristina, el máximo tribunal solicitó la liberación de los registros “con información reservada”.

Néstor Espósito / TIEMPO ARGENTINO

La Corte Suprema pidió la desclasificación de archivos del atentado a la Embajada

La Corte Suprema anunció ayer en su página de Internet que “solicitó la desclasificación de los archivos sobre el atentado a la Embajada de Israel”. En consonancia con el anuncio que había formulado en marzo pasado la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, el máximo tribunal firmó un proveído en el que solicitó la liberación de los registros que obren en los organismos de inteligencia “con información reservada relacionados con el hecho investigado”.

El escueto anuncio difundido en la página web del Centro de Información Judicial consigna que el pedido fue firmado por los cuatro integrantes del alto tribunal: Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda.

En la inauguración de las sesiones legislativas de 2015, la jefa del Estado denunció, delante de Lorenzetti, que la investigación por el atentado de 1992, que oficialmente causó 22 muertos, estaba empantanada desde hace 23 años en la Corte.

Dos días más tarde, al inaugurar el “año judicial”, el presidente del alto tribunal le respondió que la investigación que atravesó distintos estamentos y funcionarios de la Corte “encontró culpable a un grupo: Hezbollah”. Y pronunció una frase controversial, que obligó a una aclaración posterior: “Esa sentencia está publicada. No podemos modificar lo que ya ha sido aceptado y es cosa juzgada”.

Las airadas réplicas por la inexactitud derivaron en una aclaración publicada también en el CIJ. Se trató de un informe del secretario penal de la Corte, Esteban Canevari, quien está aún a cargo de la investigación. “En estos autos, está probada la materialidad de los hechos –cómo ocurrió el atentado– y también señalada la responsabilidad penal de sus autores. Es en esta línea que el Sr. Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación informó que ambas circunstancias (pilares de la investigación) han sido consentidas por las partes, y que sobre esa base firme se continúa con la pertinente investigación, para lo cual se ha solicitado la necesaria colaboración internacional.”

En simultáneo, apareció otro documento que aclaró la aclaración: “El tribunal decidió que en el discurso (de inauguración del año judicial) se hiciera una mención aclaratoria sobre el caso de la Embajada de Israel, la que sería complementada con un comunicado que se redactó en ese mismo día. En el discurso del presidente se priorizó la claridad de los vocablos para que sea comprendido por la población a la que es nuestro deber informar; en el comunicado se dieron detalles más técnicos; y para más precisiones jurídicas, se puso el expediente a disposición. En este sentido el presidente dejó dicho que la resolución de 1999 determinó cuáles fueron los hechos y sus autores, que este tema estaba definido y que lo que se hizo fue requerir a los otros poderes del Estado que instrumenten lo que estableció esa resolución. Luego, desde una perspectiva más técnica, el comunicado aclara y complementa lo expresado por el presidente” del tribunal.

El 19 de marzo, la presidenta anunció la decisión de desclasificar la información secreta que pudiera haber todavía ante un por entonces hipotético pedido de la Corte. Poco antes había hecho lo propio pero en relación con el otro atentado antijudío, la voladura de la AMIA. En ambos casos, Cristina Fernández respondió positivamente a sendos planteos de víctimas de ambos ataques.

¿Cuánta información clasificada hay en los organismos del Estado respecto del atentado contra la delegación diplomática israelí? Es imposible saberlo a priori. En el documento publicado por el CIJ sobre la base del informe de Canevari, en tres oportunidades se hace mención a informes de inteligencia, aunque parece referirse a aportaciones de los organismos estatales ya incorporadas al expediente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: