BIRMANIA: Tanto los golpistas como Aung San Suu Kyi traicionaron la democracia en Birmania

El golpe da oxígeno a la imagen de la desprestigiada Aung San Suu Kyi

El cartel dice “Por favor, salven nuestra lider. esperanza de futuro”

En todas las fotografías de las protestas contra el golpe militar de Birmania, se pueden ver reclamos por la libertad de Aung San Suu Kyi, líder de la Liga Nacional para la Democracia, partido que ganó las elecciones de 2020, cuyos resultados fueron desconocidos por los militares, que  finalmente dieron un golpe de Estado el pasado 1 de febrero cuando se constituía el nuevo parlamento. Pero, como señala el periodista palestino Ramzy Baroud, “si bien hay que insistir en que los militares birmanos deben abandonar el gobierno, se debería desvincular a  Aung San Suu Kyi, de cualquier movimiento democrático inclusivo en Birmania”. Suu Kyi, hoy ya despojada de casi todos los premios internacionales que recibió anteriormente por su defensa de la democracia y los DDHH, accedió a participar en las elecciones de 2016, a pesar de que millones de birmanos que pertenecen a grupos étnicos marginados, como los rohingya,  fueron excluidos de las urnas. Durante los días más crueles del genocidio en 2016 y 2017, el país era gobernado por Suu Kyi y su partido. Ella  ha defendido a su gobierno y a su ejército por la limpieza étnica contra los rohingya, inclusive ante la Corte Penal de la ONU en diciembre de 2019. Para Suu Kyi y su partido, las lealtades étnicas están por encima de la democracia y los derechos humanos, y esto es especialmente grave cuando se trata de un país habitado por 135 etnias, y una sola concentra todo el control político, económico y militar del país. MM

 NOTA EN REVUELTA GLOBAL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: