CACHO SCARPATI – La leyenda del indomable y su papel en el descubrimiento del tétrico “Campito”

No conocí a Juan Carlos Scarpati, cuya muerte me sorprendió al año siguiente de la mi hermano Luis que, aunque no lo sé, descuento que lo conoció porque nada de los montoneros platenses le era ajeno. No conocí a Scarpati y fue para mi una asignatura pendiente porque además de una militancia consecuente como pocas fue uno de los raros sobrevivientes de ese horror infinito que fue El Campito, el principal de los centros clandestinos de detención y exterminio que funcionaron dentro de la guarnición de Campo de Mayo. Del que tuvimos noticias fehacientes recién cuando el recordado compañero Fernando Almirón (uno de los primeros periodistas que descollaron en El Porteño, la humilde revista que fue el amor de mi vida) publicó primero una doble página en La Prensa con lo más destacado del testimonio del sargento talabartero Víctor Ibañez, y tiempo después, todos los dichos de Ibañez y su investigación acerca del funcionamiento del Campito como libro, con el título Camposanto. Aquella tremenda doble página y el libro me causaron una conmoción que me resulta imposible de describir. Si quieren experimentarla, lean el principio del libro, la anécdota, disculpen que la llame así, de la llegada de Ibañez al Campito. Esta aquí. Pueden leer mas si quieren, pero no digan después que no les advertí.

 

Todo este largo prolegómeno viene a cuento de la mucha impresión que me produjo este texto de Juan Forn, publicado como contratapa de Página/12. Forn es un gran escritor, y el mejor haciendo esas contratapas. Es como si esa extensión se hubiera inventado para él, del mismo modo que las columnas pequeñas parecen haber sido inventadas para el lucimiento de Manuel Vicent, que hace rato que las hace en El País de los domingos. Forn las publica los viernes y tiene al menos tres libros llamados así, Los Viernes, 1, 2  y 3, recopilando esas columnas, que nunca bajan de los 8 puntos y muchas veces son de 10, inmejorables, La que republicamos aqui versa sobre Cacho Scarpati, también llamado “El loco César” y me parece bastante hereje, heterodoxa, divergente de su escueta biografía oficial, publicada por sus compañeros de la agrupación que fundó, Peronismo 26 de julio (día en que murió Evita y también el del asalto al cuartel de Moncada por los rebeldes liderados por Fidel Castro). Sin embargo, y sin haber hablado con ninguno de éstos, ni con los familiares de Scarpati, entiendo que Forn –que tampoco lo conoció personalmente– no puso nada inventado de su coleto al describir la leyenda de Carpatos, sino que fue leal a lo apuntado por Ricardo Piglia y hecho circular por otros viejos sesentistas. Lo digo con cierta autoridad porque yo he sido parte de las divisiones inferiores, la reserva de la vieja “P” (las Fuerzas Armadas Peronistas lideradas por Envar “Cacho” El Kadri) lo que los que jugaban en primera llamaban “grupos intermedios”, y tengo muy presente que entre éstos, los combatientes, había algunos delincuentes comunes reciclados… que le aportaron a las FAP, entre otros muchos saberes (recuerdo particularmente al Negro Oscar Martínez, capaz de levantar un Ford Falcon segundos después de haberlo mirado) su amor culterano por el lunfardo carcelario. (La incorporación de delincuentes comunes conversos a la guerrilla es algo que también ocurrió entre los tupamaros uruguayos, y se me hace que quizá en eso haya tenido que ver José Luis Nell, que provenía del MNR Tacuara como unos cuantos miembros de las FAP, militó en los tupas, cayó preso y participó de la gran fuga del penal de Punta Carretas, ocasión en que se fueron con los tupas algunos delincuentes comunes que se incorporaron a la guerrilla como ya lo había hecho El Chueco Maciel, pero esta es otra historia).

Fuerzas Armadas tenemos / las peronistas / son valientes que buscan / la reconquista / con el fierro en la mano / y alta la vista. 

Ofrezco a continuación el brillante texto de Forn; luego la biografía oficial publicada por los compañeros de Scarpati, y seguidamente un relato de Stella Segado, un gran profesional con destacada actuación como organizadora de los archivos documentales de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, luego del Ministerio de Defensa y por fin de la enorme masa de documentación relativa a los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA que la SIDE de “Jaime” Stiuso mantuvo a resguardo de la mirada de jueces, fiscales y abogados de las víctimas. Segado describe como Scarpati fue un protagonista clave en la reconstrucción de la historia de El Campito, sus prebostes, carceleros y torturadores, y en identificar a sus víctimas, que en su inmensa mayoría fueron asesinadas.

Bien dice Forn que no hay que olvidar a Scarpati, que hay muchos motivos para tenerlo siempre presente.

 

Un réquiem para Cacho Carpatos

 

POR JUAN FORN / PÁGINA 12

Cuando leí los diarios de Piglia me hipnotizó un personaje que aparece en el primer tomo, a quien Piglia (debería decir Renzi, como dice él) conoce cuando ambos cursan el secundario en Mar del Plata. “Cacho Carpatos es rubio, elegante, ávido de vivir la vida, era de una inteligencia luminosa pero sólo le interesaban las motos de alta cilindrada”, dice Renzi sobre él. Al terminar el secundario se pierden de vista. Tres años después se reencuentran en un bar y Carpatos le informa que se dedica a robar. Profesionalmente. No lo hace por plata; lo hace por desprecio a la ley y al concepto de propiedad privada. Se especializa en autos y casas de ricos. Durante el año opera en Buenos Aires y, cuando llega el verano, sigue a los ricos a sus mansiones en Mar del Plata. Es un ladrón de guante blanco, aunque tiene las manos cuarteadas, rotas, de forzar ventanas, trepar paredes y manipular cables en sus afanos. A veces suelta comentarios telegráficos sobre el tedio de vivir, o los riesgos insensatos que corre en una entradera para gastarse después enteramente el producto de lo robado en una mesa de póker o en la ruleta. Renzi describe un amanecer epifánico de los dos en las ramblas, después de salir con los bolsillos pelados del Casino.

Carpatos es de una generosidad total con su amigo: cuando Renzi decide trasladarse de La Plata a Buenos Aires le presta un departamento sin cobrarle alquiler y se le aparece con un Mercedes Benz robado para ayudarlo en la mudanza. Inauguran en ese viaje una costumbre: Carpatos lo pasa a buscar, siempre de noche, siempre en autos robados (“A doscientos kilómetros por hora, la vida es más limpia”) y dan vueltas por la ciudad dormida hablando de política. Renzi es el que habla: de Lenin, de Gramsci, de Brecht (“¿Qué es robar un banco comparado con fundarlo?”), del desencuentro entre peronismo e izquierda en Argentina. Carpatos asiente en silencio o hace preguntas precisas, inteligentes, mientras toma curvas a fondo, en dos ruedas.

Cae preso varias veces pero siempre logra salir, toma cada vez más anfetaminas, crece su paranoia a la delación y su desdén por los policías que le sacan la plata, lo fajan y lo picanean. Un día Renzi ve en los diarios una foto de su amigo y se entera de que ha ido a parar a Devoto. Va a visitarlo a la cárcel, le lleva cigarrillos y latas de comida, pero: “Cada vez que voy a visitarlo es él quien me reconforta”. Gorki decía que la cárcel era la universidad de los revolucionarios. Carpatos le dice a Renzi: “Dormir es una fuga, para el que está preso”. Poco después lo trasladan a la cárcel de Dolores. Renzi empieza a visitar cada vez menos al amigo tal como se va dejando de leer poco a poco a un poeta antes venerado. Cada reencuentro es un distanciamiento, hasta que termina ese primer tomo de los diarios, el de “los años felices”, y sobrevienen los ’70 y el silencio sobre Cacho Carpatos.

En el segundo tomo sólo hay una mínima y aislada mención a él: “En los años pasados mi héroe fue Cacho Carpatos. Desde hace un tiempo, la figura que está bajo mi mirada es otro hombre de acción: el revolucionario clandestino que trabaja en las sombras para provocar el viraje de la Historia”. Carpatos no aparece más en los diarios de Renzi, ni en el segundo tomo ni en el tercero y último. Pero en un comentario de Piglia a su famoso cuento “Las actas del juicio”, escrito en los años 60, dice: “En aquel tiempo yo vivía en la casa del Tata Cedrón, un conventillo en la calle Olavarría, en La Boca, y en una de las piezas se lo leí, una noche, a la banda que acampaba con nosotros, los únicos lectores que me interesaban”. Procede entonces a enumerar esa lista de amigos, y ahí aparece el nombre real de Carpatos: Juan Carlos “Cacho” Scarpati.

Se ignora en qué momento pasó Cacho Scarpati de ladrón de guante blanco a militante revolucionario. Se sabe que en 1971, cuando ya tenía treinta y dos años, ingresa en las Fuerzas Armadas Peronistas. Se especializa en robos a bancos, que solventan las demás actividades de la organización. Cansado de las discusiones de las FAP y el Peronismo de Base, se va a Montoneros, donde alcanzará el grado de oficial primero, con el nombre de guerra “El Loco César”. Fue apresado el 2 abril de 1977, en una cita “cantada”. Resistió a los tiros hasta que se quedó sin municiones. Le habían metido nueve balazos. Permaneció veinte días en coma, atendido por dos prisioneras que eran médicas, a las que les pedía en vano que lo ayudaran a morir. Dos de los balazos que había recibido, uno en la boca y otro en la mano derecha, le impedían (o lo salvaban de) hablar y escribir. Cuando estuvo listo para enfrentar interrogatorio ya había ganado el tiempo que necesitaban sus compañeros para escapar. No por eso lo privaron de tortura. Lo trasladaron a El Campito (en Campo de Mayo, N. del E.), el mayor centro clandestino que tenía el Ejército, donde su resistencia y su entereza le ganaron el respeto de sus captores, que lo pusieron a hacer tareas de limpieza.

Parecía quebrado. En realidad, estaba memorizando todos los detalles que podía del centro de detención, porque sabía que la única manera de salir vivo de ahí era escapándose. Cuando llevaba cinco meses secuestrado, lo subieron a un auto rumbo a La Plata, porque otro preso había dicho que él podía identificar el lugar donde había funcionado una radio clandestina. Se mantuvo la mayor parte del viaje en silencio, pensando: “Ahora o nunca”. Por ser preso viejo, no lo llevaban esposado. En una distraccóon de sus guardias, le arrancó el arma a uno y se tiró del auto, salió corriendo hacia una persona que estaba estacionando en la esquina, la hizo bajar a punta de pistola y huyó en ese auto. Antes de entrar en Capital lo abandonó y robó otro. En Constitución comenzó a perseguirlo un patrullero, con el cual se tiroteó antes de abandonar el vehículo cerca del Parque Lezama. Logró llegar a casa de unos amigos y rogó que le trajeran a su hijita; temía que la tomaran de rehén para que él se entregase (no se equivocaba: su suegro y su cuñado fueron secuestrados cuando no encontraron a su hija). Cruzó con ella a Brasil y de ahí a España, donde rompió con Montoneros y se fue a vivir a un pueblo en la montaña, lejos de todo.

En 1979 hizo su primera denuncia pública ante la Comisión Argentina de Derechos Humanos. Dibujó planos, detalló nombres y apodos de interrogadores y guardias. Describió las sesiones de tortura, que incluían picana, submarinos, palizas y hasta ataques con perros de guerra. Dio también los nombres de todos los prisioneros que llegó a conocer. Continuó con esa tarea durante las tres décadas siguientes: ya en democracia recorrió los restos de “El Campito” con la Conadep y fue uno de los testigos decisivos en la megacausa Campo de Mayo. Me contaron que en los años menemistas volvió a robar y que los botines obtenidos en esos afanos servían para pagar la comida de un barrio carenciado, en el cual siguió militando hasta que el cáncer lo volteó, en 2008.
Ignoro si fueron aquellas charlas con Renzi, o su paso por la cárcel, o alguna otra cosa fue lo que llevó a Cacho Carpatos a la militancia pero, allá donde esté, yo lo saludo y les pido a ustedes que lo conserven en su memoria.

Para Fito Bergerot

La bio oficial:

El compañero Juan Carlos “Cacho” Scarpati inició su militancia durante la Resistencia Peronista, en el Movimiento de Bases Peronistas de Mar del Plata. Fue integrante de las FAP, Fuerzas Armadas Peronistas y en 1973 se incorporó a Montoneros, donde alcanzó el grado de Oficial Mayor. En esa organización tuvo responsabilidades en Mar del Plata, Zona Centro de la provincia de Buenos Aires, La Plata y finalmente en el Área Federal de Prensa.

En abril de 1977, cumpliendo esta última función, lo embosca una patota del Ejército en Capital Federal. Entabla combate y recién después de recibir 9 balazos, no pudo seguir disparando. Lo llevaron a Campo de Mayo, principal campo de concentración de la dictadura oligárquico-imperialista. Fue torturado e interrogado por los servicios de Inteligencia del Ejército y la Marina durante 5 meses hasta que logró fugarse.

Salió para Brasil, y luego para España, donde dio testimonio sobre la dictadura militar argentina. Principal testigo en la Causa Campo de Mayo, su declaración permitió detectar la localización del Centro Clandestino de Detención “El Campito”.

El representante del Poder Ejecutivo se detuvo en el caso Scarpati. “un verdadero héroe que permitió echar luz sobre el pozo negro de Campo de Mayo, el más grande de los centenares de centros clandestinos del país, por el que pasaron más de cinco mil personas”(…)” la valentía de Cacho Scarpati, que logró recuperarse después de recibir ocho balazos, simuló colaborar para poder acceder a todos los rincones de Campo de Mayo y, luego de fugarse, permitió conocer el funcionamiento interno, saber de muchos cautivos que luego desaparecieron, y echó luz sobre los victimarios”. (Declaraciones de Ciro Annichiarico, abogado de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación en la Megacusa Campo de Mayo, a Página 12 , 4 de febrero de 2010)

En 1979 co-elabora un documento crítico y autocrítico de la experiencia de las organizaciones político-militares de la década del ´70, el cual es asumido como documento fundacional por la Agrupación Eva Perón en el exilio, y por el Peronismo 26 de Julio, organización que funda en 1985 en la Argentina. Agrupación que, nacida en una Unidad Básica del barrio porteño de Barracas, hoy tiene un desarrollo territorial en quince provincias y sigue creciendo; y de la cual Cacho será siempre su secretario general.

“El camino que transitó Scarpati después de la tormenta, era un camino a contramano de la inercia y de la descomposición que sobrevinieron a la derrota y ese camino de coherencia le agregaba suficientes puntos a los méritos que Scarpa ya traía del pasado.” (Fragmento extraído de El caso Lanuscou. Columna Norte, la otra historia, de Marisa Sadi. 2009 Buenos Aires. Ediciones Nuevos Tiempos)

El 16 de agosto de 2008 pasó a la inmortalidad.

…………………

La saga de Cacho [1]

 

POR STELLA SEGADO

La primera vez que hablamos por teléfono me dijo que todo lo que tenía para decir ya lo había dicho y me cortó. La segunda me dijo que no entendía por qué lo llamaba, pero que algún día pasaría para hablar conmigo; por suerte, solo se tomó una semana.

Cacho era un viejo militante peronista. Era de Mar del Plata y había estado en la Resistencia Peronista, en los movimientos de base de aquella ciudad. Formó parte de la FAP y finalmente se integró a Montoneros.

“El loco César” fue secuestrado el 28 de abril de 1977 y llevado a Campo Mayo herido de nueve balazos; luego de cinco meses de secuestro logra huir de sus captores en un traslado. Durante ese tiempo, “El loco” se dedicó minuciosa e incansablemente a contar los pasos que separaba un galpón de otro, la sala de tortura de los baños, a escuchar los apodos de sus compañeros y los de los represores, logrando memorizar cada dato que luego sería clave para reconstruir uno de los centros clandestinos más grandes y feroces que tenía el Ejército a su cargo.

Cuando por fin accedió a encontrarse conmigo, Cacho dedicó ese primer encuentro a medirme, me puso a prueba cada vez que pudo hasta que se convenció de que estaba dispuesta a reconstruir el centro clandestino que había funcionado dentro de Campo de Mayo y a trabajar por conocer el destino de los secuestrados que pasaron por ahí, por los que solo figuraban con apodo, por los que no estaban mencionados, por saber de las embarazadas y su hijos robados, y desentrañar cada nombre de los represores que habían actuado en aquel lugar. Desde ese día, de algún mes del año 2004, nos reunimos todos los miércoles de cada semana hasta dos meses antes de su muerte. Recuerdo su último llamado telefónico, explicándome que no se sentía muy bien para viajar hasta la capital.

La oficina en la que estábamos era un entrepiso al que se podía acceder mediante una escalera que daba al frente y desde la cual se veía de manera panorámica todo el piso. Cacho subía la escalera y se quedaba parado en el último escalón, esperando. Cuando todos los presentes lo mirábamos, extendía su brazo con sus dedos en V a modo de saludo y contraseña y entonces recién entraba. Fue un hombre extraordinario en todo lo que nos enseñó durante esos años, con su historia, fortaleza y visión política.

“No te saco, no sé qué sos, pero tenés el talante peronista” me decía entre intrigado y sentenciando que ya había decidido que yo era peronista. Una de esas navidades me regaló una moneda de un peso con la cara de Evita, la había hecho engarzar para que pudiera usarla de collar. Es el mejor talismán que he recibido y que conservo como símbolo de todo aquel trabajo que hicimos, que perdura en lo logrado en la reconstrucción de Verdad en lo que fue “El Campito”[2].

Cacho cayó en una cita y al resistirse lo hirieron de nueve balazos, entre ellos, uno en la cabeza y otro en la boca. Casi muerto lo llevaron a Campo de Mayo, estuvo 20 días en coma, y dos compañeras médicas, “la Yoli y María”, le salvaron la vida. Intentó suicidarse y les pidió a sus compañeras que lo dejen morir. Para el Ejército era importante poder sacarle información y, pese a su estado, apenas salió del coma fue torturado, pero después de ese tiempo, cualquier información ya había perdido valor sustancial.

Comenzamos a trabajar sobre sus testimonios, los que dio en el exterior y en CONADEP. Tomamos cada una de las víctimas de las que no teníamos información, reconstruimos el centro clandestino, volvimos a encontrarnos con otros sobrevivientes, con los familiares de las víctimas para tratar de tener nuevos datos y alentamos a la construcción de la Comisión de Campo de Mayo.

Cada encuentro fue cruzar toda la información con la que disponíamos y salimos a buscar más, mucho más. Cacho venía con sus carpetas y papeles y trabajábamos durante tres horas incansables, cada semana de cada mes durante cuatro años. Y logramos entrar nuevamente a Campo de Mayo y reconstruir cómo era, le dimos identidad a víctimas que solo figuraban con apodos, y logramos que muchos familiares se acercaran a denunciar lo que no se habían atrevido a hacer durante todos esos años. Identificamos represores, y pasamos de tener cinco liberados históricos, a más de cuarenta. Sus testimonios fueron la base fundamental del trabajo que presentaron los abogados querellantes.

El relato de esos encuentros es la base de un trabajo que se retroalimenta entre archivos y testimonios y es un homenaje a un hombre que marcó de manera indeleble el trayecto de mi trabajo y mi perspectiva sobre la reconstrucción de la historia, siempre compleja.

Las médicas

El primer trabajo que nos dimos fue trabajar sobre cada una de las víctimas con las que Cacho tuvo contacto dentro del centro; otras a las que vió, pero con las que no pudo hablar, y aquellos casos que conoció por los apodos con los que eran nombrados dentro del centro clandestino, sin saber quiénes eran. En algunos casos los conocía con anterioridad, o los había reconocido en los años posteriores a su secuestro y huida. En esos años, por sus denuncias en el exterior y el encuentro con exiliados y familiares, había logrado ponerle nombre a muchas víctimas. En sus papeles, con tachaduras y agregados, fue reconstruyendo todo lo vivido, pero aún faltaba mucho por hacer.

Cacho fue trasladado junto a otro secuestrado desde “El campito”[3] al “Sheraton”[4] para, para reconocer una casa donde funcionaba Radio Liberación. Juntos fueron llevados a la zona de La Plata, en dos autos. Durante el trayecto, uno de ellos se desvía del recorrido tras recibir una orden por radio, quedando solo el vehículo donde viajaban los dos secuestrados. Después de realizar un recorrido, finalmente el otro secuestrado marca una casa y el grupo operativo desciende del auto corriendo, para ingresar. Cacho sentado en el asiento trasero ve como el conductor mira distraído a escena mientras su revólver está apoyado sobre la butaca delantera y aprovechando esa situación y con el coraje que la desesperación a veces brinda, logra arrebatarlo y correr hacia un auto que estaba siendo estacionado en ese preciso instante; a punta de pistola hace bajar a su conductor y así comienza una huida que terminaría en España.

A poco de andar descubre que el auto robado pertenecía a un policía y que en la guantera tenía el revólver reglamentario. Decide entonces que debía cambiar de vehículo y localizar a su pequeña hija, ya que podía ser utilizada como rehén para recapturarlo. Fue un largo peregrinaje el de ambos, saliendo de Argentina, Uruguay y Brasil hasta poder llegar a España.

Una liberada de ESMA relató que cuando Cacho llegó a España, era tal su excitación que estuvo 48 horas hablando sin parar, y que los que estaban con él se iban turnando para escucharlo y descansar. Hablaba mientras los seguía por toda la casa, hasta que finalmente se desmayó y durmió días.

En España da su primer testimonio frente a la Comisión Argentina de Derechos Humanos (CADHU). Allí explica el funcionamiento del centro clandestino, la tortura, los apodos de los represores, la guardia, los perros adiestrados y los vuelos.

Cacho llega al centro clandestino herido de 9 balazos. De las dos médicas que lo trataron apenas llegó a Campo de Mayo y le salvaron la vida, había identificado a una de ellas: María.[5] Estaba embarazada y había parido en el Hospital Militar un varón mientras estuvo secuestrada allí y así se lo comunicó a su compañero cuando pudo encontrarlo en el exilio. Pero sobre Yoli, faltaba saber quién era.

Comenzamos a buscar cual era el relato más antiguo de Campo de Mayo sobre ella. Yoli era mencionada a principio de 1977 como “una médica gordita” que curaba a los secuestrados y que también lo estaba. Todo indicaba que María y ella habían sido secuestradas juntas en la zona norte.

Nos dimos la tarea de ver fotos de médicas secuestradas en aquellas fechas, hasta que Cacho la identificó. Hicimos los mismo con el compañero de María,   quien también identificó como quien estaba con ella en el momento del secuestro. También entrevistamos a aquellas víctimas que habían tenido contacto con ella, para mostrar su foto y entrecruzar datos.

En muchas de las denuncias realizadas por las familias a la CONADEP se consignaba como fecha de secuestro la última vez que vieron a la víctima. Yoli estaba denunciada por su madre como desaparecida en mayo de 1976, sin más datos. Su madre era una mujer mayor, viuda y sin otros hijos, y había denunciado que personal armado había llegado a su casa preguntando por su hija y al no encontrarla robaron objetos. Ella nunca más volvió a verla, por lo que esa fue la fecha de desaparición de su hija. Es probable, que “Yoli” haya sido alertada de esta situación y por cuestiones de seguridad no volvió a comunicarse con su madre hasta que finalmente fue secuestrada.

Con el último reconocimiento que una víctima hizo de Yoli, ya no hubo dudas, se trataba de Marta Graciela Eiroa. Durante un tiempo nos dedicamos a buscar familiares, pero no pudimos encontrar ninguno para contarle sobre su destino y que pudiera presentarse como querellante en la Causa.

Cacho golpeó mi hombro varias veces, y me dijo: “Bueno piba, nos vemos el miércoles que viene”. Mientras lo veía despedirse de todos, iba escribiendo mentalmente el informe que debía presentar:

Informe N°…“ Marta Graciela Eiroa era médica ginecóloga, y militaba en sanidad zona norte de Montoneros. Fue identificada como una de las víctimas del circuito represivo de Campo de Mayo-Zona 4 por Juan Carlos, Scarpati y…”

NOTAS

[1] Juan Carlos Scarpati 26/09/1939 -16/08/2008. Militante peronista fundador del “Peronismo 26 de Julio”

[2] Así llamado el centro clandestino de Campo de Mayo

[3] El centro clandestino que funcionó dentro de Campo de Mayo era llamado como “El Campito” o “Los Tordos”

[4] Centro clandestino de la zona oeste, funcionaba en la comisaría de Villa Insuperable, Quintana y Tapalque, Lomas del Mirador, La Matanza, Policía de la Provincia de Buenos Aires.

[5] Silvia Mónica Quintella Dallasta, médica, secuestrada el 17 de enero de 1977 dio a luz a Francisco Madariaga recuperado en 2010, nieto 101.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: