Cardenal

La elección de un cardenal rojo como imagen de perfil para este blog ha causado una pequeña polémica.Pajaro-Rojo2

Dice Teodoro Boot:

“El pajarito que elegiste como emblema o isotipo de tu blog, que es muy bonito y te diría más: es el más lindo de cuantos pájaros vi alguna vez, es nada más y nada menos que un cardenal. Es decir, más que un obispo y casi un papa. Y encima, de Virginia, Estados Unidos. Por si te sirve de consuelo, el cardenal de Virginia abunda (o abundaba) también en México. Pero elegir un cardenal como emblema del blog… Qué puedo decirte. Estás desconocido. Si ahora sólo falta que andes con un rosario…”

Le responde Nahuel: “Boot: Yo pienso que la pobre ave no tiene la culpa de que los garcas superiores se vistan de rojo. Por demás, tiene cara de “Gaby no me rompas más las bolas” y panza de Salinas después de las bananas completas.”

Réplica de Boot: “No se llama cardenal por el plumaje rojo. es más, el cardenal propiamente dicho y forzando un poco la vista tiene los colores de la bandera francesa. O de la paraguaya. Luego está el cardenal amarillo, el cardenal de la sierra y hay otros, uno que incluso no tiene penacho. Al de Virginia, justamente, se lo conoce como cardenal colorado. No sé de dónde les viene el nombre de cardenales. Capaz que de papistas, pero no me parece.”

Salinas pone orden, con una mano sobre el diccionario y la otra sobre un cojón:

“Esta es la definción de la RAE. También son los amoratamientos en la piel, claro.
Ave paseriforme americana de unos 20 cm de longitud, color rojo, gris, verde o rosa según la especie, con una faja negra alrededor del pico que se extiende hasta el cuello y con un alto penacho rojo, al cual debe su nombre.”

Nahuel defiende: “Primero, es un ave, que no es feo, y sobrevuela hasta encontrar una mesa donde comer de dorapa y arriba. Luego, es americana, de la patria grande. 20 centímetros no están nada mal, al menos para la mayoría de las mortales que no viven del porno. Rojo, gris, verde o rosa. Elija su cardenal.
Lo de la faja negra alrededor del pico es por el tiempo que estuvo sin poder decir a los cuatro vientos las cosas que había descubierto. El alto penacho rojo recuerda al gorro frigio de mazorqueros y montoneros federales.”

Boot aclara.
El Encarta es un poco más específico, pero no menciona al cardenal amarillo, que no tiene un canto fuerte sino bajito pero muy, muy agradable. Ni al cardenal de la sierra, ni a otro, igual al cardenal común (común para nosotros, porque para los del encarta el común parece ser el rojo o de Virginia) pero sin copete.
No tengo acá mi enciclopedia de los pájaros, ni trascribiría lo que dice porque le dedica un par de páginas a cada una de las clases de cardenales.
Respecto al común (o cabeza roja, dice) en efecto es de lomo grisáceo (o gris azulado) y panza blanca, pero se lo caza a mansalva (lo que está prohibido) en el litoral y especialmente en Paraguay pues son muy requeridos en Francia por su similitud con lso colores de la bandera francesa. Cantan fuerte y son más malos que la mierda, con otros pájaros y también con otros cardenales. Esto es raro, porque en libertad andan en grupos.
El amarillo es todavía más malo y se entiende: es territorial y monógamo.”


Salinas se ríe:
¡Tenés que publicar todo esto!

Como si no tuviéramos suficientes temas para discutir. ¿Qué te parece el cardenal?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: