CASO GARCÍA BELSUNCE. Kollmann me da vergüenza ajena

Si fuera profesor de periodismo, le propondría a mis alumnos estudiar la cobertura del juicio de María Marta que hizo y hace Página 12. Porque la larga serie de artículos en defensa irrestricta del uxoricida Carrascosa, el gordo Bartoli y demás cómplices de ese clan ultraprocesista que escribe Tuni Kollmann me causan vergüenza ajena. Hubo una época en que, acaso compartiendo este sentimiento, los editores del diario publicaban los panfletos caprinos de Kollman contrapesados por las equilibradas crónicas de Horacio Cecchi. Pero en los últimos tiempos tiraron la toalla y las publican como si fueran periodismo y no propaganda. Como en ninguna parte dice “ESPACIO DE PUBLICIDAD”,  no puedo menos que concluir que las autoridades del diario, por alguna razón, ya sea misteriosa o prosaica y harto previsible, están de acuerdo con esta forma de actuar. Como puede apreciarse, en cualquier momento Kollmann es capaz de asegurar que los cinco balazos que perforaron el cráneo de María Marta no dejaron marcas visibles, y que las disparó la masajista o el inefable Pachelo.

En cualquier caso, nadie, que yo sepa, ha protestado. Todos silban bajito y miran para otro lado.
Bueno, no les doy más la lata. Lean el último artículo de Kollmann acá y extraigan sus propias conclusiones. Eso si, agradeceré mucho si las socializan.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: