CASO NISMAN. La ímproba lucha de Clarín por ocultar lo que comienza a ser evidente hasta para los necios

Una serie de investigaciones demostraron palmariamente que el fiscal Alberto Nisman obedecía a dictados de la Embajada de los Estados Unidos y el Mossad israelí; que recibía cuantiosas sumas de dinero de, entre otros, el recientemente fallecido Sheldon Adelson, “El rey de las Vegas”, que a su vez era un fuerte auspiciante tanto de Donald Trump como de Bibi Netanyahu. Esas investigaciones (entre otras la cobertura para Página 12 de Raúl Kollmann e Irina Hauser, mi libro “Caso Nisman: Secretos inconfesables” y el lapidario, concluyente “¿Quién mato a Nisman?” de Pablo Duggan) también demostraron sin lugar a dudas que Nisman se suicidó. Pues bien, hace unas horas, en el estudio de AM750 y durante la emisión de “El gato escaldado”, leí por encima Clarín y vi que le dedicaba muchísimo espacio al sexto aniversario del hecho, con el evidente propósito de sostener a como diera lugar el embeleco de su asesinato (¿por un comando mixto venezolano-iraní entrenado en Cuba y arribado en Buquebús desde el Uruguay? tal como postularon Eduardo Van der Kooy y Elisa Carrió, la más estentórea de la cohorte de chirolitas del Grupo) con la clara intención de desviar la atención de las últimas novedades: que el nuevo juez de la causa, Marcelo Martínez de Giorgi, se decidió a hacer lo que que habría que haber hecho desde un principio: investigar a quienes servía como mercenario Nisman (y también a quienes “les cortaba boleto”, extorsionaba o coimeaba), cuanto dinero mal habido recaudó, y si tuvo socios en dichos menesteres, tan ilegales como furtivos. Y a embargar todos sus bienes, que hasta ahora disfrutaban libremente su madre y hermanas.

En la radio nos preguntábamos con Daniel Santoro (El Bueno, pintor, filósofo y columnista de “El gato escaldado”) cuan irrespirable ha de ser el aire en la redacción de la calle Tacuarí. Porque si bien hay redactores que muy previsiblemente se avendrán con gusto a la guía de jefes tan sórdidos como Ricardo Roa (que como la Pato pasó de partisano del movimiento a lameculos del poder económico) como, por ejemplo, la Natasha de apellido impronunciable, correveidile de las embajadas, está más allá de nuestra imaginación como pueden convivir redactores orgullosos de su oficio con la necesidad de crear una realidad paralela, tan bizarra que no podría imaginarla Clark Kent ni en sus peores pesadillas. Y su inevitable correlato: mentirle a los demás y mentirse a uno mismo procurando autoconvencerse de que Nisman era un fiscal probo que fue asesinado (¿por un comando mixto venezolano-iraní entrenado en Cuba que llegó en Buquebús desde Uruguay como postularon Eduardo Van der Kooy y Elisa Carrió, la más estentórea chirolita de Magnetto) por orden de Cristina.

¿Cómo vivir chapoteando en detritos sin enfermar? ¿Como seguir ocultando que durante toda una década fuera de estas labores delictivas y de pasear por el mundo con bellas jóvenes de alquiler solventadas con fondos reservados de la Secretaría de Inteligencia lo único que hizo Nisman fue evitar que se identificara a los instigadores y autores materiales de los bombazos que demolieron la AMIA de modo que se pudiera seguir acusando retóricamente a Irán aunque no hubiera no ya le menor evidencia de la responsabilidad de su gobierno sino tan solo siquiera de algún ciudadano persa?

Ofrezco a continuación una entrevista al ex juez Rodolfo Canicoba Corral, que tuvo la causa y fue sometido al fuego graneado de la “mesa judicial” de Macri por no avenirse a seguir el guión oficial y, seguidamente, una nota de Alejandra “Campanita” Dandán, que actualiza las novedades del caso…

PS: Una vez publicada esta nota veo/escucho a Rolando Graña, que explicó muy bien las últimas novedades de la causa, así que lo agrego como bonus track o yapa al final de todo. Así si a usted estimado lector o lectora le gano el hastío, tiene fiaca o carece del tiempo para leer/asimilar tanta información, remítanse a este video que lo hace muy bien.

PS2: Mis fuentes me dicen que el Banco Hapoalim (creado por la Histadrut, la central obrera israelí) jamás tuvo una sucursal en Colonia, aunque si en Montevideo y Punta del Este, por lo que Nisman nunca pudo tener una cuenta en esa sucursal inexistente, aunque si, quizá, en el Discount Bank, una creación de miembros prominentes de “la cole” en 1958 que tiene una rica historia.   

La plata escondida

La causa por el patrimonio de Nisman y las oscuras transferencias del mundo de inteligencia.

A seis años de la muerte de Alberto Natalio Nisman, la causa que investiga el lavado de dinero en torno al exorbitante patrimonio del fiscal retomó el camino dormido hace casi cinco años. El nuevo juez de la causa, Marcelo Martínez de Giorgi, ordenó al equipo de peritos anticorrupción de la Corte Suprema una investigación centrada en sus bienes, relaciones de parentescos y sociedades con eje relevante en los fondos depositados en la cuenta 5v3-50653 del banco Merrill Lynch de Nueva York: una cuenta clave abierta el 7 de marzo de 2002 con un saldo de más de  600 mil dólares que fue reportada por nueve movimientos sospechosos por la autoridad de delitos financieros norteamericana, la Financial Crimes Enforcement Network (Fincen). La Fincen reportó transferencias sobre las que no pudo establecer el objetivo comercial por un valor de 542.775 movidos entre el 13 de septiembre de 2012 y 19 de agosto de 2014. Entre los depositantes están los nombres ya conocidos: el dueño del Audi que manejaba Nisman, Claudio Picón, y el desaparecido financista Damián Stefanini. Esa línea ahora reabre la búsqueda de contactos del fiscal con canales ilegales del mundo financiero, la trama de la inteligencia local, la CIA y referentes de fideicomisos inmobiliarios como plataforma de lavado de dinero.

Reporte del Fincen

 

Martínez de Giorgi trabó embargos a cuentas de madre y hermana de Nisman. Y a bienes y sociedades de Picón denominadas Palermopack S.A., Starpack S.A. y Easy Pack con la designación de un interventor veedor informante por el plazo de doce meses. También ordenó embargo preventivo de seis de sus vehículos. Y dispuso dos medidas novedosas.

Una es la revisión de la causa de escuchas de Ciro James, investigada por Nisman y durante la cual fue sobreseído Eugenio “Pipo” Ecke, un hombre asociado a la CIA y socio de Picón en las tres compañías. El juez quiere saber por qué Nisman no apeló el sobreseimiento, entender si algo del dinero transferido tuvo como plataforma un soborno por esa causa y si en el expediente aparece el nombre de Picón. La otra medida novedosa es que pidió copia de una investigación de San Isidro en la que el fiscal federal Fernando Domínguez y la jueza Sandra Arroyo Salgado buscan datos de la desaparición de Stefanini. Esa causa de 30 cuerpos analizó todas las transferencias del Informe del Fincen, buscando la explicación del depósito de Stefanini. Pero lo que encontró la causa, según pudo constatar El Cohete a la Luna, fue un dato que probablemente sirva a Comodoro Py. La constación del vínculo entre los dos nombres más conocidos del Informe del Fincen: la relación entre Damián Stefanini y Claudio Picón. Entre varios elementos, la fiscalía localizó una foto que Stefanini mandó a otro financista con imágenes de un cheque de Picón librado a su nombre. El cheque es del Bank Of American de Miami. Y pertenece al mismo talonario del cheque de 200 mil dólares localizado en el departamento de Nisman el día de su muerte, con la firma de Picón. Sólo varía la correlación de los números.

Le Parc

La causa dormida

La causa de lavado se inició a comienzos de 2015 y avanzó hasta septiembre de ese año, pero no tuvo movimientos hasta ahora. Comenzó con una declaración de Sandra Arroyo Salgado ante la fiscala Viviana Fein. Nisman estaba muerto. Arroyo Salgado había tenido una conversación con la hermana del fiscal. Y llegó completamente alterada a la fiscalía de Fein a contar que acababa de enterarse que Nisman tenía una cuenta en Estados Unidos.

La cuenta estaba a nombre de la madre y la hermana del fiscal, Sara Garfunkel y Sandra Ruth Nisman. Existía desde 2002. A partir de junio de 2014 sumó como cotitular a Diego Lagomarsino, coimputado en la causa paralela por la muerte. Nisman sólo aparecía como apoderado, autorizado a mover dinero y movió fondos antes de su muerte. Fein pasó ese tramo de la causa al fuero federal. El fiscal Pedro Zoni comenzó la investigación con el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral. En ese lapso se produjeron los primeros grandes avances hasta que Canicoba fue recusado, apartado y reemplazado por Claudio Bonadío, quien se sentó arriba del expediente e impidió a Zoni observar las novedades entre las que existían pedidos de informes a Estados Unidos.

Zoni fue cambiado de fuero. Y la causa quedó paralizada técnicamente por pedidos de nulidades sobre el uso de la prueba del Fincen y una discusión sobre la figura de lavado de dinero. Las nulidades permanecen a la espera de respuesta en la Corte Suprema pero sirvieron hasta el 2020 como argumento para que la causa no avanzara.

En 2020 Marcelo Martínez de Giorgi reemplazó a Bonadío, y pidió el pase de la causa al fuero penal económico. La Cámara Federal le dijo que no con el único voto de Leopoldo Bruglia. Y la resolución, señaló que aún debían esperar respuesta de la Corte. El expediente terminó de moverse finalmente en el mes de noviembre a partir de un pedido de Picón, que quería vender un auto embargado. El juez rechazó el pedido, la Cámara confirmó el rechazo y por primera vez pidió celeridad en la investigación. Lo que había pasado entre uno y otro momento fue el affaire de los traslados. La resolución de la Cámara Federal del mes de noviembre lleva la firma Mariano Llorens y de sus compañeros de Sala: Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, quienes cambiaron el criterio días después de recuperar el sillón.

Fein, la topadora

Picón en San Isidro

La cuenta de Nisman en el Merrill Lynch es sólo una parte de la investigación de los bienes pero una foto que condensa potencialmente el universo de relaciones de Nisman. Fincen detectó un depósito del financista Damián Stefanini del 23 de octubre de 2012 por 150 mil dólares. Y de Claudio Picón por 72 mil dólares, entre el 24 de enero de 2013 y el 19 de marzo de 2014. Estos nombres se analizaron en San Isidro.

En el universo Nisman, Picón es conocido como su amigo, dueño del Audi, del cheque de 200 mil dólares encontrado en su casa, pero sobre todo es conocido por su relación con Pipo Ecke. Ambos son dueños de las tres sociedades ahora intervenidas: Palermopack SA, Starpack y Easypack, las dos últimas vinculadas al negocio inmobiliario y fideicomiso de construcciones. Ecke es un hombre muy presente en la narrativa de los servicios de inteligencia argentinos. Gabriela Cerruti lo menciona como brazo ejecutor local de la agencia norteamericana Kroll Associated, del ex CIA Frank Holder. Además, una persona investigada por el asesinato de José Luis Cabezas, involucrado en el suicidio de Alfredo Yabrán y operador en las sombras del negocio del Correo Argentino.

La fiscalía de San Isidro investiga la desaparición de Stefanini ocurrida el simbólico 17 de octubre de 2014. En esa causa tomó declaración a Picón por lo menos en dos ocasiones como testigo. También siguió la traza de los otros depositantes del Merrill Lynch. Picón y Stefanini aparecen como dos personas separadas en el informe, pero eran personas cercanas. Se habían conocido en el mundo naútico. Compartieron cumpleaños. Y viajaron juntos a China en octubre de 2012 con un empresario de la zona del Tigre, Hugo Schwartz. Schwartz fue la última persona que estuvo en contacto con Stefanini, compartía el mundo naútico, construía tres embarcaciones con él y es uno de los dueños de Colony Park, el negocio inmobiliario frenado por daño ambiental que buscaba quitarle al lugar su condición de insularidad para convertirlo en una arteria del ejido urbano.

Schwartz está procesado en la causa del Colony Park, ahora elevada a juicio, que es otra pieza investigada por Domínguez y Arroyo Salgado. También tiene una causa por lavado de dinero que no avanzó demasiado a cargo del fiscal de San Isidro, Federico Iuspa. Ante la pregunta de los fiscales, Picón habló del viaje a China. Les dijo que concurrió con Stefanini a una feria de productos para adquirir máquinas de empaquetado para su empresa Palermopack.

Le Parc

La causa también localizó los papeles importantes sobre la transferencia de Stefanini a Nisman. Por un lado, el comprobante de la operación “wire transfer” de una cuenta de Stefanini en Estados Unidos vía la gestora Pershing a la cuenta del Merrill Lynch. El comprobante es sólo eso, un comprobante pero es un documento complementario al informe del Fincen. Por otro lado, también detectó a la persona que hizo efectivamente la gestión, un hombre joven, dueño de una financiera boutique de Puerto Madero cuyo negocio consiste en sacar dinero del país a través de sociedades de bolsas uruguayas con clientela de élite.

Otro dato encontrado en San Isidro es la foto del cheque de Picón. Un cheque ligado a la escena de la muerte de Nisman. Allí apareció una copia de un cheque del Bank of América de Miami con la firma de Picón por 200 mil dólares. En San Isidro localizaron un cheque del mismo talonario pero con numeración anterior. El cheque estaba adjuntado en un mail que Stefanini le envió a su financista de élites. No tiene valor alguno ni está firmado, y aparece en una conversación de correo que mantuvo con su interlocutor. Simplemente está el cheque vacío motivo por el cual su interlocutor le dijo: así no podemos operar, me tenes que dar un dato más preciso.

Todo esto señala por el momento dos cosas. Que Stefanini tenía relación con Picón. Y que trabajaba con sus cheques. Y estos dos elementos abren la hipótesis de que el dinero depositado en Nueva York podría no haber sido dinero suyo sino un encargo del oscuro empresario Picón. Comodoro Py deberá evaluar ahora esa línea en un expediente donde también se tejen otras hipótesis, como el depósito directo del financista desaparecido. Los papeles encontrados en San Isidro, señalan que el dinero depositado en la cuenta da Nisman por Stefanini era pequeño en relación a los valores que él manejaba: sólo en 2012 Stefanini hizo movimientos cercanos al millón de dólares.

 

Stefanini

Los otros nombres del Fincen

Aquellas son las trasferencias vinculadas al mundo de la inteligencia. Luego hay otras cuatro transferencias vinculadas a los Garfunkel: Rodfa Limited, Las Tierras USA, Vivaterra SA y Guillermo N. Salemi.

Rodfa Limited realizó una transferencia el 14 de septiembre de 2012. Es una empresa asentada en Hong Kong, abierta seis meses antes y propiedad de Rodrigo Ferreiros, quien también declaró en San Isidro. Ferreiros se presentó como un referencista que junta puntas: acerca gente a sociedades de bolsa para ingresar plata al país o sacar plata del país, en un circuito de dinero ilegal por el que se lleva enormes comisiones. Tiene trabajo formal en el Senado con contrato para realizar informes sobre dólar blue y mercado del dólar. Y narró que su trabajo durante la transferencia consistió sólo en prestar un canal de salida a pedido de otra persona de la lista: Salemi.

De acuerdo a fuentes de la investigación, Salemi también gira dinero al exterior a través de sociedades. Está vinculado a las compañías que también aparecen en la lista, trabaja especialmente con la industria del mundo textil del barrio del Once y su contacto con el universo Nisman apareció a través de un tío del fiscal, por parte de madre.

Todos estos elementos deberán ser analizados ahora en Comodoro Py.

 

La fiesta

El ovillo

La orden de Martínez de Giorgi incluye un mandato a los peritos de la Corte para estudiar la evolución patrimonial de Nisman, su madre, su hermana, de Diego Lagomarsino y de Claudio Picón, todos asociados a la cuenta de Estados Unidos. El juez pidió un estudio sobre ellos, «para lo que se deberá tomar en consideración, no tan solo en la documental que surge de estos actuados -que le será remitida- sino también a través de la información que surge de las bases de ANSES, AFIP, BCRA, NOSIS, FIDELITAS, VERAZ, y cualquier otra que pueda resultar una fuente accesible de datos, a cuyo fin deberán ser consultadas”.

En 2015, el fiscal Zoni describió el patrimonio de Nisman como “exorbitante”. Ese es el universo que aún está pendiente de análisis. Nisman tenía un departamento en Florida comprado en julio de 2006 y valuado en 530 mil dólares. Dos departamentos en la calle Dorrego de Palermo, tres terrenos en el complejo Pueblomio de Punta del Este. Cuatro cajas de seguridad en bancos Ciudad y Patagonia y en una empresa privada de caudales que la madre de Nisman, Sara Garfunkel, vació días después a la muerte del fiscal.

En 2016, Horacio Verbitsky también reveló el cobro de 282 mil dólares del diario Israel Hayon, propiedad de Sheldon Adelson, quién murió la semana pasada. Adelson explotaba casinos en Las Vegas y en enclaves coloniales de Asia. Era socio de Paul Singer, y financista de las campañas de Donald Trump y Benjamín Netanyahu, su millonario apoyo a políticos en ambos países, señala France24, lo hicieron un codiciado bastión de los conservadores.

 

Trump, Netanyahu (izq.) en un evento en el ala este en la Casa Blanca con el fundador, presidente y director ejecutivo de Las Vegas Sands, Sheldon Adelson (centro) y su esposa Miriam Ochsorn, en enero 28 de febrero de 2020 en Washington, DC. AFP – ALEX WONG

«Las transferencias de Israel Hayom a Nisman se realizaron entre 2010 y 2014, a una cuenta del Bank Hapoalim de la ciudad de Colonia, de la República Oriental del Uruguay –escribió en 2016 el director de El Cohete–. El fiscal nunca declaró esos fondos, que los ejecutivos del grupo periodístico justificaron como honorarios por conferencias de las que no hay constancias. La primera transferencia se acreditó el 26 de octubre de 2010, un mes después de un seminario sobre la penetración de Irán en América Latina, co-organizado por la DAIA, el Congreso Judío Latinoamericano y la fundación Israel Allies Caucus, financiadas por Adelson, durante el cual Nisman se reunió con Roger Noriega, cuyo American Enterprise Institute también es sostenido por el Rey del Juego. Transferencias similares, siempre por 23.500 dólares cada una, se realizaron otras once veces en los años siguientes, hasta totalizar 282.000 dólares. Al mes siguiente de la muerte de Nisman, el banco Hapoalim decidió el cierre de su sucursal Colonia, que era la puerta de salida para la fuga de capitales desde la Argentina hacia Israel».

Stefanini desapareció un 17 de octubre del año 2014. Ya se había desatado la purga en la ex Side con la expulsión de Antonio Jaime Stiuso. Nisman todavía estaba con vida. Era una persona extremadamente vulnerable, y sensible. Fue el primer financista muerto* de una serie asociada a los negocios de la SIDE en las cuevas de la City. Una de las hipótesis que maneja la investigación de San Isidro es que su desaparición pudo haber tenido relación con el dinero que movía. El miedo lo transformaba en uno de los resortes más débiles de la cadena. El primero que podía llegar a hablar si algo pasaba. Pero el único vínculo probado entre uno y otro mundo, una y otra causa, es el nombre de Claudio Picón.

………………………………

*Su muerte no está demostrada. Un periodistas notoriamente vinculado al submundo de los servicios de inteligencia, Daniel Bomvaiser, echó a rodar en 2015 la hipótesis de que se abría ocultado. Ver estas dos notas:

CASO NISMAN-STEFANINI. La lupa está puesta en la hermana del fiscal y en otro “financista” desaparecido: Hugo Díaz

NISMAN-STEFANINI. Hipótesis: Nisman habría sido intermediario de una banda internacional de lavadores de dinero, y Stefanini se habría quedado con varios millones verdes de otros y ocultado por temor a Stiuso

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: