COLEGIO. El Pueyrredón de San Telmo abre sus puertas a la comunidad en la Noche de los Museos

Acabo de recibir este video hecho por profesores y alumnos del centenario Colegio Juan Martín de Pueyrredón, el que más quise.Entonces, a fines de aquella década extraordinaria, las de los ’60 del siglo pasado, era el Colegio Nacional nº 7 (fue Cavallo quien los provincializó y en el caso de la Capital, municipalizó), exclusivo para varones (había un nocturno para mujeres que funcionaba bajo el nombre de Alfonsina Storni). El colegio abrirá sus puertas a la comunidad este sábado al celebrarse la Noche de los Museos.

Fue en sus aulas y patios (y en el café de la esquina, que se llamaba “España”) donde redondeé mi politización y comencé a militar en el peronismo revolucionario. Fue allá por 1967, luego de la muerte del Che en Bolivia, cuando con 14 años cursaba segundo año. Entonces fui amorosamente reclutado por uno de los preceptores, Juan Leandro Hernández, vinculado a las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP). ëstas preparaban entonces preparaban una guerrilla rural encabezada por Envar “Cacho” El Kadri que fue rápidamente desarticulada en Taco Ralo, Tucumán, cerca del límite con Santiago del Estero, en 1968.

Digresión: Hernández había compuesto un triunfo llamado así, “Triunfo de las FAP”  cuya letra comenzaba así: Fuerzas Armadas tenemos / las peronistas / son valientes que buscan / la reconquista / con el fierro en la mano / y alta la vista./ Se fueron una tarde/ pa’ Taco Ralo / a jugarse la vida / por sus hermanos / “¡Argentino y peronista!”, gritaba el Cacho (cuando le tomaron declaración en la comisaría y le preguntaron por su nacionalidad).

Hace años pusimos en las puertas del cole una baldosa por seis ex alumnos desaparecidos (que eran los que yo tenía contabilizados) y para gran sorpresa aparecieron otros cuatro pibes, algo menores que aquellos: Luis Alberto Fuentes (ver aquí y aquí), José Rosenblum y Gabriel Eduardo Duyanevich, detenidos-desaparecidos, y Eduardo Edelmiro Ruival, asesinado.

Espero que en 2022 pongamos la baldosa que los recuerde también a ellos.

El tercero es Duyanevich y el cuarto Ruival, apodado Azul

Más información acá.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: