COVID-19 – CABA, segunda oleada: ¿A quién le importan los villeros?

POR CARLOS DEL CAMPO / BASTA DE CAMELOS

A esta altura de la pandemia podemos ya sacar algunas conclusiones, y en particular sobre la actuación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El virus lo “importaron” los viajeros que vinieron del exterior, es decir, personas de clase alta y media alta en general. A esa personas se las trató con deferencia: se los invitó a permanecer en sus casas durante catorce días, y en el caso que viajaran con un caso comprobado se los aislaba en hoteles de primer nivel.

Ahora ya estamos en otra etapa, las clases mas altas ya sufrieron su contagio y ahora el virus se ensañó con los barrios pobres y con las personas en situación de calle, para ellos no hay hoteles de cuatro o cinco estrellas, ni tratos especiales porque si se contagian los villeros y los que duermen en la calle al gobierno de la ciudad parece que no le importa.

La falta de eficiencia en todo este período de cuarentena de la conducción de Larreta es escandalosa, a pesar de la buena onda que, obligadamente quizás, le propina el Gobierno Nacional, porque el tema de las villas debió atenderse desde el día uno, tratando de disminuir la concentración de familias, llevándolas a los cientos de hoteles vacíos de la ciudad, procurando que las obras de suministro de agua corriente del barrio 31 se completaran con urgencia, y en el caso de los refugios realizar los protocolos de sanitización con seriedad con las personas que acuden a ellos.

Tomemos, para comparar, el caso de Rosario donde hay cantidad importante de barrios precarios y no hubo casos desde hace varios días.

Un aparte para los geriátricos: tampoco aquí parece que se actuó con la debida previsión, ya que era obvio que son focos principales de contagio (y de casos fatales), cosa que se comprueba revisando con lo que pasó en España, Italia y Francia.

Los que vivimos en CABA lamentamos esta ineficiencia, ya que se disparan los casos en este distrito y ahora seguimos en aislamiento preocupados por el virus, cuando si se hubieran tomado medidas básicas de prevención estaríamos en otra situación.

Nos gustaría saber qué medidas de ampliación del sistema de salud tomó el Gobierno de la Ciudad; la Nación construyó 12 hospitales, habilitó otros que estaban sin terminar, preparó miles de camas de aislamiento, compró miles de respiradores y de kits de análisis, lo mismo hicieron y dentro de sus posibilidades todas las provincias e intendencias. Y por la ciudad cómo andamos?, la ciudad rica de la Argentina está haciendo agua, comprando barbijos a precios insólitos, desoyendo las quejas del personal sanitario de los hospitales sobre falta de insumos y en cambio haciendo compras de suministros para la represión, abonando la hipótesis delirante de que ante la crisis las “hordas” de pobres asaltarían los supermercados y comercios de la ciudad.

No es novedad la poca capacidad del PRO para gestionar el Estado, además obviamente de la costumbre de saquearlo y beneficiarse de él, pero esta falta de idoneidad se cobra en vidas humanas, lo cual es imperdonable.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: