COVID 19 Y CENSURA. Como las víctimas del virus, el periodismo agoniza en silencio

Hace ya más de una semana tuvo un lugar un hecho que afectó directamente a la libertad de expresión, y en especial al libre ejercicio del periodismo. Pasó casi desapercibido pese a que afectó a nuestro oficio tan directamente en lo local como lo afecta a escala global la impiadosa persecución que sufre Julián Assange por el mero hecho de revelar hechos irrefutables. El periodista cordobés Tomás Méndez, que conduce el programa “ADN, Periodismo Federal” en C5N, fue acusado de “antisemita”, primero por la DAIA, institución que se arroga la representación de los argentinos de religión o tradiciones judías, y en rápida sucesión por los medios hegemónicos, de los que se hizo eco desgraciadamente el Llamamiento Argentino-judío y seguidamente, bajo intensa presión, el INADI.

La culminación del apriete vino cuando el propio canal emitió un comunicado plegándose acríticamente a aquellas acusaciones y obligando (él dirá que no, pero está claro que si no lo hacía hubiera perdido su espacio) al propio Méndez a desdecirse y deshacerse literalmente en pedidos de perdón en una repetitiva, reiterativa catarata de disculpas que, sin embargo, dejó clara su perplejidad por no saber de qué, concretamente, se estaba disculpando.

No conozco a Méndez ni su trayectoria anterior, y no pongo las manos en el fuego por él, pero la escena me recordó a la inquisición, a los procesos de Moscú ­ cuando el estalinismo forzaba a quienes condenaba a muerte a autoacusarse en público de supuestas traiciones­, y a las persecuciones contra los escritores, actores y directores progresistas que constituían el corazón de Hollywood, persecuciones dirigidas por el senador Eugene McCarthy en los ya lejanos años ’50.

Para no recordar aprietes mucho más actuales. Como los que sufrieron, sin ir más lejos, los dueños de C5N.

Una palabra: Israel

Vi varias veces el segmento inicial de ese programa emitido el pasado miércoles 1, de poco más de 11 minutos, y no encontré ningún atisbo de antisemitismo o judeofobia. por lo que no puedo menos que concluir que su pecado fue mencionar a Israel. Méndez dijo que hay una serie de multibillonarios que están por encima de los estados nacionales, incluso del estadounidense, magnates que controlan la Reserva Federal (y por ende, la emisión de dólares) y que habrían financiado la fabricación y sembrado del Covid 19. Y que algunos de ellos “nacieron en Estados Unidos, otros en Israel, otros en Europa”.

Los directivos de C5N se disculparon con la embajadora de Israel, lo que ratificó mis certezas.

A uno le puede gustar o no el estilo que cultiva Méndez, pero en ese segmento de ADN dejó claro que Bill Gates (que por suerte para Méndez no es judío), la Organización Mundial de la Salud y el gobierno de China, entre otros, sabían que la eclosión de una pandemia era inminente, lo que abona justificadas sospechas de que la peste puede estar siendo usada para librarse de ancianos y no tanto que al decir de Christine Lagarde viven demasiado, de modo de achicar drásticamente las erogaciones en jubilaciones y pensiones.

Conste que esto lo digo yo, no Méndez.

Méndez cometió el pecado de no identificar por su nombre a ningún multibillonario israelí, que hay mas de uno.

Probablemente, es una suposición, haya mencionado al estado sionista pensando en algún miembro de la familia Rothschild, un apellido que es desde hace más de un siglo sinónimo de riqueza, pero lo cierto es que si bien fueron Rothschild grandes auspiciantes del sionismo y también quienes donaron los edificios en los que funcionan el Parlamento y la Corte Suprema de Israel, la mayoría de los miembros de esta familia de origen alemán son nacidos en Inglaterra, Francia, Austria y otros países europeos.

Pero aún si esto, que resulta incomprobable, fuera así, ¿alcanza el mero hecho de mencionar a Israel como lugar de nacimiento de un multibillonarios para recibir acusaciones de antisemita?

Me parece un despropósito.

Participante del Evento 201 fue el chino Gao Fu, egresado de Oxford donde se lo conoce como George Fu Gao. Virólogo e inmunólogo, decano de la Facultad de Medicina Savaid de la Academia de Ciencias de la Universidad china, es desde 2017 director del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades.

 

Una hipótesis 

En ese segmento inicial de ADN (que recomiendo enfáticamente ver, así como recomiendo ver también las contricciones de Méndez precedidas por el comunicado de C5N, y leer los comunicados refrendados por el Llamamiento y el INADI) Méndez sostuvo que el virus había sido creado por humanos, no por murciélagos, y más precisamente (aunque no tanto) por “las élites mundiales”.

Seguidamente puso al aire un fragmento de un interesantísimo programa de la RAI emitido en 2015 y lo presentó diciendo que allí estaba la prueba de que el Covid-19 era un invento humano. En efecto, los periodistas italianos informaban ya entonces que en el curso de un proyecto conjunto chino-estadounidense desarrollado en China, científicos inyectaron o inocularon una proteína extraída de un murciélago común (pipistrellus) en el virus del SARS (el anterior síndrome respiratorio grave, también aparecido en China hace 18 años). Como cabía la posibilidad de que el nuevo virus infectara directamente a los humanos sin necesidad de que pasara a otro animal, añadieron los periodistas de la RAI, Estados Unidos habría dejado de financiar el proyecto, pero los científicos chinos habían seguido adelante.*

 

Méndez enseñó luego la tapa y la nota principal de la revista The Economist que a fines del año pasado hizo previsiones de lo que ocurriría en el curso de este año, diciendo ue la mitad de las acciones de la revista pertenecían a las familias Rothschild y Agnelli, en referencia a los dueños, entre otras muchas cosas, del Grupo Fiat.

Dicha tapa estuvo ilustrada con las imágenes de Trump, un oso panda (símbolo de china) sentado sobre el globo terráqueo, el presidente chino Xi Jinging presentado con una nariz de Pinocho, es decir, como un mentiroso y, préstese atención, un pangolín, ese lejano pariente asiático de nuestros armadillos, mulitas o quirquinchos, a los que tras la eclosión del nuevo coronavirus se le ha echado la culpa de ser el agente trasmisor del virus originado en un murciélago.

No es algo menor.

 

El momento fatal

Fue entonces cuando Méndez responsabilizó del supuesto invento a “familias hipermillonarias que son las dueñas de la Reserva Federal de los Estados Unidos” y puntualizó que el pasado 18 de octubre la fundación presidida por Bill Gates y su esposa había organizado en Nueva York un “Evento 201” para 120 banqueros, empresarios, científicos y directivos de organizaciones internacionales considerando que la eclosión de una pandemia global era, sino inminente, mera cuestión de tiempo.

Mientras, un zócalo efectista aseguraba que “Bill Gates fue uno de los financistas del origen del Covid-19”, lo que, aun no siendo imposible, no había sido en absoluto demostrado.

En el evento organizado por Gates, su presentadora (y, obviamente, vocera de su patrón) informó en su inicio que su objetivo era ver de establecer las bases para la conformación de una “junta de emergencia” trasnacional capaz de coordinar la lucha de la pandemia en ciernes y de asegurar “la gobernabilidad” planetaria, con el objetivo de fortalecer “el rol clave que tienen” en semejante emergencia “los negocios globales y las sociedades público-privadas en preparar (sic) y responder a una pandemia”. Objetivo para cuya consecución sería imprescindible la confluencia de varios estados en “una junta de emergencia” capaz de emitir “recomendaciones” a los gobiernos, a las trasnacionales (“empresas de negocios globales”) y a las organizaciones internacionales.

Esbozando una sonrisa, la presentadora dijo que, por supuesto, todo ello era “ficcional” pero que seguidamente iban a recrear “una pandemia que realmente puede ocurrir”. Gulp.

Fue ahí cuando apareció Méndez diciendo que todo estaba preparado por magnates nacidos en EEUU, Israel y Europa, lo que posibilitó que metafóricamente lo subieran a un banquito, le pusieran la soga al cuello y lo amenazaran con patear el banquito.

Luego apareció en escena un blondo representante de la Organización Mundial de la Salud, participante del evento, que advirtió: “No espero que la frecuencia de estas epidemias se reduzca” ya que “las vulnerabilidades son mas en todos lados”. Gulp. Dos veces gulp.

¿Todo estaba bajo control? ¿Lo sigue estando?

Una certeza

Llegados a este punto, la conclusión a la que llegó Méndez es la misma a la que pueden llegar todos los hombres y mujeres de buena fe, a saber: que hubo chinos y estadounidenses que sabían que iba a haber una pandemia, y que Bill Gates y demás organizadores del “Evento 201” sabían que su eclosión era inminente. Y que la única diferencia entre lo previsto y lo realmente ocurrido era que originariamente tenían previsto que el virus surgiera en Brasil desde cerdos a humanos, y que en cambio había saltado en China, al parecer desde un pandolin.

Tras lo cual Méndez se puso a insultar, como está de moda entre varios comunicadores televisivos.

Dicen que en la Argentina está invertido el refrán y que no es cuando le pega a los chanchos sino cuando se les pega a su dueño que la piara aparece y pasa al ataque. Así, la DAIA, una organización que funciona como brazo de la Embajada de Israel, saltó a la palestra diciendo escuetamente que “La de Tomas Mendez de C5N es una afirmación imbécil (¿cuál?) que solo puede formular un antisemita. La asociación de poder, tragedia y responsabilidad de los poderosos en ellas es de vieja data y al incluir a Israel en ello, sabemos de qué hablamos…”.

Lo dicho: el pecado de Méndez fue mencionar a Israel.

De inmediato, en La Nación un periodista servil salió a descalificar a Méndez diciendo que era un periodista afecto a “operaciones” y para dar un ejemplo se refirió a “la más recordada: su ofensiva contra la policía de su provincia, a la que acusaba de tener relaciones con el narcotráfico”. Como si los vínculos de policías cordobeses con el narcotráfico no hubieran sido muchas veces públicos y clamorosos y periodistas como Mariano Saravia jamás hubieran escrito sobre el tema. ¡Hay que ser alcahuete!

Lapidación

En este marco de presiones, lamentablemente, el Llamamiento Argentino-judío se prosternó y sumó a la ofensiva sin desmarcarse. Con la firma de Marcelo Horestein y Dardo Esterovich repudió “las rancias afirmaciones” de Méndez, quien afirmó, se habría expresado “en términos conspirativos y judeofóbicos, con el evidente objetivo de instituir chivos expiatorios ante la pandemia que sufre la humanidad”… lo que me parece una prejuiciosa interpretación psicológica sin anclaje en ningún hecho.

Seguidamente, el INADI (que en estos asuntos es la voz del Gobierno) cuya interventora es Victoria Donda, tiró la toalla. No fue ella sino un mero asesor del organismo, Emannuel Taub, quien redactó una larga monserga que en sus pocas partes sustanciales sostiene la falacia de que Méndez habría acusado de ser promotoras de la pandemia a “fantasmagóricas familias que financian al poder político. Éstas, ni más ni menos, son otra vez más las familias judías”. Como si Méndez no hubiera mencionado a Bill Gates y la familia Agnelli, que -al menos que se sepa- no son judíos.

Taub se internó luego en disquisiciones culteranas sobre antisemitismo y judeofobia y sin justificarlo en absoluto, calificó a Méndez de “fascista”. Tanta morralla, tanta sanata (como decía el gran Fidel Pintos: sarasa que dicen los modernos) para tan pobre objetivo.

Hace mucho que acusar a alguien de fascista sin más es un recurso facilón, una etiqueta multipropósito.

Luego de mas circunloquios y vericuetos, yendo por fin al grano, Taub parafraseó a Méndez: “Los ricos del mundo, algunos nacieron en Estados Unidos, otros en Israel, otros en Europa, son los dueños verdaderos de tu vida, han generado este virus”, y agregó que Méndez dijo que The Economist, el “50% es propiedad es de la familia hiper-millonaria Rothschild”. Méndez también dijo que el otro 50% es del Agnelli, dueños entre otras muchas cosas del grupo Fiat, pero a ningún italiano se le ocurrió quejarse por eso.

Taub agregó que Méndez recordó “que estas familias son dueñas de una parte del oro de la Reserva Federal de los EEUU. Recordemos que la familia Rothschild es de origen judío y está vinculada, como también explica el periodista, a los bancos ingleses”. Invito a los lectores a releer esta frase de Taub y preguntarse dónde, dónde m… está el antisemitismo. ¿Qué? ¿Es antisemita decir, por ejemplo, que Menahem Beguin practicó el terrorismo cuando ordenó dinamitar el Hotel King David en Jerusalén?

Después Taub se lanzó a mentir con descaro. Entrecomilló la expresión “las familias ricas judías” como si la hubiera pronunciado Méndez. Y afirmó que éste asoció, no ya a algunas familias, sino a toda “la comunidad judía a través de su imaginado lugar en las elites, al poder económico global”, otra crasa mentira.

Lo grave es que la de Taub es, al menos hasta ahora, insisto, la voz del Estado argentino.

En cuanto a Victoria Donda, está claro que el cargo le queda grande. Dijo que “La ley anti-discriminación establece que este tipo de expresiones, que incitan al odio, al racismo y a la xenofobia, son expresiones disvaliosas por lo tanto están prohibidas” y opinó para rematar la idea que las expresiones de Méndez “incitan a la violencia” (?)

La inoperancia del INADI es de tal grado que cuando un ex concejal cambiemita de Capilla del Monte, Córdoba, Julio Carballo, expresó públicamente su deseo de que el Covid-19 haga un genocidio “una limpieza étnica que todos nos merecemos (…)  que se quede en La Matanza y le haga honor al nombre… ya con cinco o seis millones de negros peronistas menos, planes menos, capaz que este país arranca“, no emitió ningún comunicado.

Todo está escrito

Basta leer la documentación oficial del mencionado Evento 201 para darse cuenta que Méndez podría haber profundizado más en lo que está claro: que cualquiera haya sido el origen del Covid-19, hubo poderosos que supieron de su inminencia.

Ver acá y acá.

Algunos párrafos textuales:

“Los expertos coinciden en que es sólo cuestión de tiempo antes de que una de estas epidemias se vuelva global, una pandemia con consecuencias potencialmente catastróficas. Una pandeia severa, que se convierte en el Evento 201, requeriría una cooperación confiable entre varias industrias, gobiernos nacionales e instituciones internacionales clave.

“Los gobiernos deberían trabajar ahora para identificar las áreas más críticas de necesidad y llegar a los actores de la industria con el objetivo de finalizar los acuerdos antes de la próxima gran pandemia.

“Durante un brote catastrófico, los países pueden ser reacios a separarse de los escasos recursos médicos. Por lo tanto, una reserva internacional sólida podría ayudar a garantizar que los entornos de recursos bajos y medios reciban los suministros necesarios, independientemente de si producen dichos suministros en el país”.

Después, tal como destacó Méndez, el encuentro advirtió sobre la carencia de respiradores, mascarillas y trajes aislantes del contagiosísimo virus.

Seguimos con tres advertencia textuales del Evento 201:

“Las acciones que conducen a la interrupción de los viajes y el comercio o que cambian el comportamiento del consumidor pueden dañar en gran medida las economías”. Chocolate por la noticia.

“Los gobiernos y el sector privado deberían asignar una mayor prioridad al desarrollo de métodos para combatir la información errónea y la desinformación (…) las compañías de medios deben comprometerse a garantizar que se prioricen los mensajes autorizados y que se supriman los mensajes falsos, incluso a través del uso de la tecnología.

¿Está claro, no? Propuso que, además de los medios del establishment, Twitter, Whatsapp y Facebook acentúen la censura de todo lo que no sea “políticamente correcto”.

Ante este brutal ataque a la libertad de expresión y de información, las asociaciones profesionales de periodistas guardaron un ominoso silencio que mis jóvenes colegas pueden pagar muy caro, fomentando entre ellos la autocensura, muchísimo más frecuente que la censura en si.

La excepción

El único periodista que reaccionó como es debido fue Sebastián Salgado, ex Telesur, corresponsal de HispanTV, señal en la que conduce el programa “Continentes”. En Data Urgente publicó una nota titulada con justeza “Corona Virus y la muerte del periodismo en Argentina” en la que destacó que Méndez había presentado “en la pantalla de C5N gráficos y videos poco habituales para la TV por cable”.

Tras señalar que ADN expresó “la hipótesis, sostenida por un arco amplio de profesionales y por el mismo gobierno chino, de la posibilidad de que el COVID 19, sea un virus modificado en laboratorio y no mutación natural proveniente de los murciélagos o el pangolín…”, Salgado destacó que en “Corona Virus una cuestión de Fe” ya se había referido a este tema.

Destacó luego que Bill Gates “es el mayor donante privado para proyectos de investigación y desarrollo relacionados con la salud a nivel mundial. Unos 5 mil millones de dólares anuales para financiar iniciativas en más de 150 países” y que “desde que inició la pandemia, el ‘filántropo’ lanzó el acelerador terapéutico Covid 19, con un fondo de donantes entre los que participan Mastercard, Novartis, Pfizer y otras 50 farmacéuticas”.

Y continuó: “Las versiones de que las futuras vacunas podrían tener un micro chip de identificación con ‘certificados digitales’ implantado en ellas, han sido desmentidas por la agencia británica Reuters, pero el propio magnate no se ha pronunciado al respecto. Lo cierto es que Gates, es uno de los protagonistas del increíblemente documental profético de Netflix ‘Pandemia’ una súper producción internacional lista para estrenarse en el 2020, y que presenta al creador del Windows como una especie de salvador de la humanidad”.

Las aprensiones de Salgado encuentran fundamento en publicaciones como ID2020 and partners launch program to provide digital ID with vaccines (ID2020 y sus socios lanzan un programa para proporcionar vacunas de identificación digital) que revela planes muy avanzados de iniciar el experimento en Bangladesh y otros países y que concluye con una adenda reciente: “Esta publicación se actualizó a las 4:58 pm del 26 de marzo de 2020 para aclarar que el programa está destinado a permitir que las personas reciban la vacuna y demuestren que la han recibido, no para rastrear a las personas, como afirman algunos teóricos de la conspiración”.

Salgado recordó que la DAIA y el INADI se abalanzaron sobre la yugular de Méndez a pesar de que éste no había hecho mención a ninguna religión. En cuanto a Donda, no parece ser para nada neutral: apenas hubo asumido en el INADI, recordó, “fue al cóctel de la Cámara de Comercio Argentino Israelí auspiciado por esa embajada”. Y que dicha cámara está “presidida por (el ex montonero renegado) Mario Montoto, un vendedor de armas que realizó el lobby necesario para la venta de armamento procedente de Israel a las fuerzas de seguridad argentinas, acompañadas de una capacitación basada en el sistema de apartheid al pueblo palestino. Durante el gobierno de Macri, incluyó la compra de cuatro lanchas sobrevaluadas, que la ex Ministro de seguridad Patricia Bullrich, aceptó gustosa. La reunión, a la que asistió un amplio arco político local, tuvo como fondo la publicidad de Rafael Advanced Defense Systems, empresa que fabrica misiles en Israel y que instaló un nuevo sistema, ya activo en las Malvinas que amenaza la seguridad del territorio continental argentino”.

En cuanto a la patética retractación de Méndez, Salgado señaló que es “el precio que debe pagar un comunicador en Argentina, que no conocía el techo de la crítica dentro de los canales que se transmiten por un sistema de cable. Ridiculizarse a sí mismo o salir eyectado de la pantalla, para no volver a trabajar nunca más. El problema no radica en la continuidad o no de algún periodista, sino en que la audiencia, que confía en el sentido crítico de algunos medios, crea realmente que denunciar el poder de las corporaciones por sobre los sistemas democráticos, puede tener vinculación con una práctica discriminatoria”.

“Un ejemplo ­continuó­, puede estar en la postura del Llamamiento Argentino Judío, organización que nuclea a visiones muy diferentes y amplias de argentinos que profesan esa religión, o que se sienten identificados con la cultura judía, pero que por sobre todas las cosas, no se sienten representados en los intereses políticos de instituciones como la DAIA y la AMIA.

“El terrorismo mediático apunta sus cañones a la figura de un periodista, pero son los televidentes las principales víctimas, ya que se nutren de una sensación de falsa saciedad informativa en la comodidad del hogar. Es el temor a contraer un virus modificado que ya existía y que lleva incluso a la denuncia de quienes creen que el aislamiento social puede ser también perjudicial. La Pandemia es real, pero en tanto y en cuanto no busquemos su origen, estaremos desprotegidos ante quienes ofrezcan una solución”, concluyó Salgado.

Conclusión

Los periodistas debemos actuar en defensa de Assange y de Méndez; debemos entender que al hacerlo, lo hacemos en defensa propia. Un ejemplo: no creo que sea probable que el el ARA San Juan fuera torpedeado o alcanzado por un misil británico, pero mientras los miles de fotos que se le han tomado en el lecho marino en el que descansa como un involuntario féretro de su tripulación no sean de acceso público, es una hipótesis que no puede ser completamente desechada. Y, por cierto, quien la sostiene no puede ser censurado ni tratado como un delincuente.

Quien escribe esto no lo hace sólo por altruísmo, aunque también. Después de dedicar más de un cuarto de siglo al estudio a los bombazos que demolieron la Embajada de Israel y la AMIA ha dejado claro en sus libros Caso Nisman; Secretos inconfesables y La infAMIA que en ambos intervinieron israelíes, agentes de inteligencia opuestos al entonces primer ministro Isaac Rabin. Y no quiere ser linchado ni lapidado por dar la noticia.

(*) Adenda PS:

 

1) Judíos Peronistas se ha expresado públicamente contrario a la acusación de “antisemita” que recibió el señor Tomás Mendez por una nota que realizara en su programa ADN que se transmite por C5N. Hemos dicho que el vodeville que implica ese tipo de acusaciones es una forma de actuar contraria a nuestro espíritu. También hemos señalado que los judíos e Israel son dos temas separados, lo que es parte fundamental de nuestro pensamiento político. Cabe señalar que el posterior pedido de disculpas del perjudicado tampoco ayuda a dejar las cosas en claro y que si el propio periodista no ejerce sus derechos no somos nosotros quienes vamos a exagerar sobre el particular, aunque entendamos la presión recibida. En este caso no acordamos como casi siempre con la DAIA pero tampoco con el Llamamiento con quienes podemos tener alguna mayor afinidad.
2) Un tal Sergio critica la nota de Méndez con argumentos que nada tienen que ver con sus perseguidores. Transcribimos su texto hoy lunes 13 de abril porque hoy por la mañana hubo un canal de cable que echó las campanas al vuelo diciendo que ya está probado que, como dijo Méndez, el virus fue creado en un laboratorio de Wuhan, del que escapó dando inicio a la pandemia.

Lo que no cierra del informe de Tomás Méndez: La acusación a China.

 

1) Un informe que está en consonancia con la línea argumental de Donald Trump: “el virus chino” debería despertarnos alguna alerta. El informe de Tomás Méndez se basa en fuentes occidentales. Deberíamos sospechar de tales fuentes, a menos que creamos que The Economist y la RAI italiana son “medios independientes” de “países democráticos” y no estructuras de difusión insertas en el área geopolítica bajo control de la OTAN con una estrategia de dominio mundial. El Evento 201 fue organizado en New York por Bill Gates y otros magnates de occidente. Este informe constituye una buena lavada de cara de los EEUU. Proclama que el virus lo produjo el “Estado Chino” apoyado por “particulares occidentales”. Se afirma en el informe de Juan José Salinas que “hubo chinos y estadounidenses que sabían que iba a haber una pandemia” pero esto se afirma con escasísima evidencia de la responsabilidad china cuando hay una amplísima evidencia e historia que apuntaría a la responsabilidad de la OTAN. Como aclara Stella Calloni “Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos,  admitió  el pasado 11 de marzo públicamente que algunos estadounidenses, que aparentemente murieron de influenza, dieron positivo en la prueba del nuevo coronavirus en el diagnóstico final”. Calloni agregó que  “la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zarajova  consideró como “deliberadamente falsas” las acusaciones  de Estados Unidos a Rusia por el corona virus y recordó  que el secretario de Comercio de EEUU  Wilbur Ross, dijo en febrero pasado al diario chino Global Times que veía al virus como “una oportunidad” que podría ayudar a la recuperación de empleos en Estados Unidos en medio de la guerra comercial que Washington mantiene con Pekín”. Y recordó también la afirmación de “Philip Giraldi, ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que, entrevistado por  Hispan TV, afirmó que su país podía haber creado este virus como un arma de guerra para dañar a China e Irán”. Recomiendo leer la nota completa “Coronavirus: pandemias y juegos de guerra, la solidaridad como antídoto” de Stella Calloni, publicado por la agencia NODAL.

2) La cobertura de “murciélagos y pangolines” la difunden medios occidentales, mientras que China afirma reiteradamente el origen estadounidense de la pandemia. Como Stella Calloni aclara, la posibilidad la tuvieron durante los juegos de guerra ocurridos en Wuhan donde asistieron efectivos de las FFAA norteamericanas.3) Quien sí tenía una brutal crisis económica en ciernes y quien sí tiene historia en ataques biológicos, sobre todo a Cuba, son los EEUU, no China.

4) Habría que fundamentar que China fuera un aliado extra OTAN (al punto de coordinar una investigación estratégica de este tamaño) y no un enemigo central a combatir, tal como vienen planteando los EEUU desde el documento SANTA FE IV, por dar un ejemplo.

5) Si el Estado de Israel y sus estructuras quieren acallar un informe tiene medios mucho más sutiles que las declaraciones públicas que lo único que hacen es “volver viral un informe” (algo que son lo suficientemente inteligentes como para saber que van a generar). Si así fuera tienen las capacidades como para que el video del informe se esfume en el aire silenciosamente.

 

 

 

Comentarios (25)

    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Muchísimas gracias, Juancho. Lo incorporo.

      Responder
  1. Ofelia

    Ya se ha demostrado que no son ciertas las hipótesis de defiende esta nota. Es muy largo de explicar en un comentario, pero voy a por las más gordas: 1)”fragmento de un interesantísimo programa de la RAI emitido en 2015 ..” la propia RAI ha hecho otro programa demostrando que estaban usando su programa para una manipulación (¿por qué no muestran ese programa?). El programa era sobre la investigación de vacunas para el SARS y esos procedimeintos son habituales para investigar; 2) ¿Por qué Bill Gates alertaba sobre una pandemia de un nuevo coronavirus (y muchos ricos precavidos le creyeron)? Porque Gates les creyó a los ambientalistas que desde hace años advirtieron lo que pasaría con las macrogranjas y monocultivos en terrenos deforestados y robados a la selva. Ahora al público le presentan el razonamiento infantil de “si él avisó es porque lo sabía y si lo sabía es porque lo planeó”. Ridículo ¿verdad?, si alguien planea algo así, lo último que hace es avisar ni advertir. Si alguien tiene información tan preferencial como sería una de esa clase, se la guarda y hace negocios fabulosos en la bolsa, vende todas las acciones de las empresas que van a caer, y se compra acciones en las que ahora van a subir, etc. La prueba es que ni los millonarios se lo acabaron de creer, porque no hubo movimientos económicos de la envergadura que movería un dato de esa clase, manejado con certeza por anticipado. Además, tampoco “sabían” gran cosa, están cayendo empresas como moscas.
    3) Muchos sacan a relucir el famoso estudio de Johnson & Johnson sobre pandemias para decir “lo sabían”. No, ellos pagaron ese estudio para combatir a los ambientalistas que advertían contra las macrogranjas en la selva deforestada. Monsanto también se lo pasa financiando estudios en defensa de la soja transgénica y sobre la “inocuidad” del glifosato.
    El estudio financiado por J&J no niega que puede haber pandemias, pero atribuye la causa a los pueblos locales y sus hábitos de higiene y sus costumbres. Es decir, la “culpa” sería de los pobres de esos países (Brasil, Tailandia, Indonesia, etc..) que no se lavan y que comen porquerías.
    Ese estudio pagado por J&J tenía la finalidad de lavarse las manos en las consecuencias del capitalismo que devasta el planeta.
    4) La teoría de “eliminar gente en la edad de cobrar pensiones”. Es cierto que Lagarde y otros impresentables se lo pasan diciendo que el sistema de jubilaciones en Europa es insostenible, etc. etc. Pero lo que quieren en realidad es que se privaticen los sistemas públicos de pensiones europeos. Si hacemos cuentas, y esta pandemia fuera para no pagar jubilaciones, los que hicieron cuentas no saben matemáticas. Ejemplo: en España han muerto hasta el momento 8.000 jubilados, en pensiones son (tirando largo,que la mayoría está con pensiones miserables) 100 millones de euros anuales, contando que les quedaran 10 años de vida a estas personas, son 1.000 millones en total. Ahora de un plumazo, el gobierno ha tenido que gastarse 200.000 millones. Me podrán decir que además, está el gasto sanitario de los mayores en medicamentos, pero ni así salen las cuentas. Además, los mayores mantienen a la industria privada de las residencias de ancianos, que es un gran negocio privado.

    Y en cuanto a vacunas, no es tan fácil hacerlas, Del brote del primer coronavirus hace 17 años y no hay vacuna, Para el MERS tampoco.

    Es triste ver cómo este medio también se suma a la cortina de humo con que el capitalismo intenta salvar el modelo depredatorio del planeta. Intentan implantar la idea: “el virus ha sido creado, estén tranquilos que hay una vacuna ya preparada, y no miren lo que estamos haciendo con el planeta”. …Y si usted no nos cree esta versión, siempre le puede echar la culpa a los chinos que comen cualquier mierda ..Si el brote hubiera surgido de las macrogranjas de Brasil, hubieran dicho “la culpa es de los pueblos latinoamericanos y su falta de higiene”. Seguramente, en ese caso, sí se hubieran puesto ustedes a investigar un poco más, y no hubieran comprado cualquier teoría de la conspiración.

    En vez de salir a los balcones todos los atardeceres en todo el mundo a aplaudir al personal sanitario, hay que salir a gritar “capitalismo, auténtico culpable de la pandemia”. “capitalismo, nunca más!”. Por los trabajadores de la salud, y por todos los seres humanos.

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Ofelia, un poco más de comprensión de textos. Yo no digo que sean ciertas, digo que no se puede perseguir a quien la sostiene o difunde.

      Responder
      1. Ofelia

        No es un problema de “comprensión de textos”. Lo que pasa es que no es de recibo defender que es periodismo, ni “libertad de expresión”, decir cualquier cosa sin pruebas o manipulando datos. Si uno dice “hay una serie de multimillonarios que están por encima de los estados nacionales, incluso del estadounidense, magnates que controlan la Reserva Federal (y por ende, la emisión de dólares) y que habrían financiado la fabricación y sembrado del Covid 19. Y que algunos de ellos nacieron en Estados Unidos, otros en Israel, otros en Europa”, sin pruebas (un fragmento manipulado de una emisión de la RAI, no es “una prueba, ni otras charlatanerías para engañar bobos, tampoco), tiene que apechugar con las consecuencias.
        Si el acusador está tan convencido de esos hechos, que se la juegue e intente conseguir pruebas: como hizo Assange. Pruebas en serio, como las que dio Manning.

        ¿Desde cuando hacer periodismo es ayudar a difundir mentiras? Ejemplo: “la hipótesis, sostenida por un arco amplio de profesionales y por el mismo gobierno chino, de la posibilidad de que el COVID 19, sea un virus modificado en laboratorio y no mutación natural proveniente de los murciélagos o el pangolín. ESTO ES ABSOLUTAMENTO FALSO. El gobiero chino JAMAS DIJO ESTO, es una tergiversación de lo que contestó el embajador chino a EEUU cuando los acusó a ellos de haber creado el virus. Lo de “amplio arco de profesionales” TAMBIÉN ES FALSO, No hay un solo cientifico que se haya abonado a esa teoría, pero profesionales de la charlatanería, muchos.

        El “brutal ataque a la libertad de expresión y de información” lo estamos sufriendo los que no nos abonamos a la teoría de la conspiración, una teoría que desde las sombras es abonada por los que viven del capitalismo.

        Y no compare a Julian Assange, con esos charlatanes de cafe. Julian está a punto de morir. No le falte el respeto. Más seriedad, hombre.

        Responder
        1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

          Ofelia: Me imagino que no será usted una de las defensoras del voto calificado. Porque ¿quién califica a quien? Me parece muy bien que a usted no le parezca que tengan rigor las acusaciones y presunciones de que el virus Covid-19 fue creado en laboratorios. Pero existen, y en gran cantidad, y el segundo vocero de la Cancillleria china expresó, por las razones que fuera, sus sospechas de que el virus pudo haber sido sembrado en Wuhan por militares estadounidenses. Yo no lo creo, como tampoco creo -al menos hasta ahora- que el ARA San Juan haya sido hundido por los británicos, pero me parece un camino sin retorno penalizar a quienes sostienen estas hipótesis. Ni Bill Gates, ni el Papa de Roma, ni Trump ni usted tienen derecho a perseguir a quienes digan, por ejemplo, que Hitler y Bormann no murieron en Barlín. Y, por cierto, en los bombazos a la Embajada de Israel y la AMIA participaron israelíes. Sin embargo nadie quiere debatirlo, y a varios, en cambio, les encantaría acallarme.

          Responder
          1. Joan Martí

            No, Salinas usted está mal informado (lo cual no es muy disculpable en quien ejerce el periodismo desde larga data) o bien usted ignora deliberadamente el contexto en que el portavoz de la misión diplomática china en EEUU dijo lo que dijo. Usted sabe que usar frases o intervenciones descontextualizadas es manipular la información. Los hechos son los siguientes: Desde la aparición del brote en Wuhan, EEUU y medios occidentales hegemómicos acusaron a China de que “se les había escapado un virus experimental de los laboratorios de Wuhan” o que era “un agente de guerra biológico chino”. A partir de alli hubo una guerra mediática dura, que incluyó expulsión de dos periodistas del Financial Times de China, y también de otro medio estadoundiense; en respuesta hubo una expulsión de 32 periodistas chinos de EEUU por parte del gobierno de Trump. Eran periodistas que nada tenian que ver con la disputa. Alli fue cuando la misión diplomática china en EEUU se hartó y dijo “con el mismo criterio que EEUU acusa a China de haber creado el virus, podriamos decir que EEUU lo llevó a Wuhan etc etc”.

            Y ahora me voy a meter donde no me llaman. Pero ahí donde respondió a otro lector sobre la libertad de decir “que Hitler no murió en el bunker de Berlín” y lo compara con la libertad de difundir bulos sobre la actual crisis de salud mundial, le diré que no son comparables. Si alguien quiere opinar hoy que Hitler era un extraterrestre, o un hombrecito verde, o un ladrón de cuerpos, o lo que se le ocurra, no hace daño a nadie, es un divertimento histórico. Pero ahora estamos en una crisis de salud global EN CURSO, y no se pueden difundir bulos que perjudiquen las posiciones más sensatas y adecuadas para proteger la salud de la población.

            En las situaciones de emergencia hay que ser riguroso, más que nunca, si uno no pretende ser un charlatán más.

            A usted, Salinas, lo cegó su interna con los judios argentinos, y le impidió ver claro y entró a trapo. Si usted se va a poner, por sistema, del lado de todos los que tengan conflictos con sus enemigos, va a tenrminar defendiendo cualquier cosa. El lema “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” vale para las alianzas militares, pero el periodismo no se hace así. Y usted lo sabe.

      2. Koko

        Muy buena nota sobre ADN/MÉNDEZ. Justo yo la vi en directo y quedé impresionado por la denuncia. Las reacciones todas LA MEN TA BLES. ABRAZOS B

        Responder
        1. Celio Da Silva

          Denuncias sin pruebas, no valen. Y eso no es periodismo de investigación, seamos serios. Pruebas son las que dio Chelsea Manning, o los audios del juez Moro conspirando contra Lula. Siguiendo ese “periodismo de suposiciones” que algunos de ustedes ensalzan (sin caer en la cuenta que es lo mismo que hace LANATA y compañía) algunos podemos sacar muy bien la conclusión que usted, o Méndez o Salinas, bien pueden estar pagados (o podemos pensar que los comentaristas que salen a defender son bots) por las sectas evangélicas, o sin ir más lejos por el gabinete dirigido en Brasil por el hijo de Bolsonaro, que tienen el objetivo de difundir que “la pandemia no existe,y es un invento de la OMS”.
          No es periodismo serio defender a quien/es en tiempos de emergencia mundial, se inventan teorías para captar audiencia, y después salen trasquilados.
          Salinas se equivocó. Él sabe que un periodista serio no puede ponerse de lado de quien difunde bulos, de hecho parece él no lo hace. También sabe que lo leen desde otros lares y esperan más de él.
          Ayudar a los que siembran teorías de la conspiración es hacerle el juego a la globalización, al agronegocio, al modo de vida capitalista que ha impuesto la oligarquía global y que nos ha llevado a este punto de no retorno con una pandemia global. Esos se frotan las manos cuando la gente cae en la estrategia de distracción de enfocar la responsabillidad en los cuatro gagás de siempre.
          Estamos en guerra por la supervivencia y no hay tiempo para jugar al liberalismo político de “todo el mundo tiene derecho a decir lo que quiera”. Un periodista no puede “decir lo que quiera”, no es un “opineitor”. Y los “opineitors” que hablen en la comida del domingo con el cuñado, cuando se acabe el confinamiento.

          Responder
    2. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      En lo que el responsable último de las pandemias es el modelo civilizatorio (?) capitalista, en especial el tipo de de agriucultura y ganadería intensivas, estamos de acuerdo.

      Responder
    3. Gladys

      Pero Ofelia, si el capitalismo es el responsable, Los ricachones poderosos son parte de ese capitalismo, por lógica, ellos responsables también! La realidad nos toco a todos, mas allá de las teorías conspirativas o de la venganza de la naturaleza, o una combinación de ambas. Me gusta que puedas aclarar y expresar tu opinión y saber, lo mismo que el periodista que dijo lo que dijo. Si hay libertad, que cada uno pueda decir lo que piensa, con razón y pruebas, con respeto y sin que nadie se sienta ofendido,salvo los que tiene cola de paja. Todo lo demás es fascismo.

      Responder
      1. Arnaldo

        Los que están implantando las teorías conspirativas (unos porque estàn pagados -sí salen de las usinas de EEUU- y otros porque son tontos útiles) están levantando una cortina de humo para que la gente no se rebele contra el modelo de agronegocio, y de producción capitalista que nos ha llevado a este punto cuasi de no retorno.
        La gran investigación periodística debería apuntar a ese lado y no repetir los tópicos de toda la vida (todo es “una conspiración judeo-masónica” versión siglo XXI)

        Se está distrayendo a la gente que puede tener más capacidad combativa, para que piense que fueron los cuatro malignos de siempre o un accidente (“se les escapó de un laboratorio”), es decir un hecho puntual – accidental o intencional- en lugar de que tomen conciencia masivamente de que este es tal vez el penútimo acto del proceso de destrucción del planeta que empezó hace décadas.

        Está en juego la supervivencia de la especie humana, estamos en guerra para que el planeta siga siendo habitable para los seres vivos, y no es momento para el liberalismo político, de “que cada uno diga lo que piensa” sin más. Estamos en guerra por el planeta y por las especies que nos acompañan en la Tierra. Y sé que ya la hemos perdido porque el simio humano es un bicho cómodo por naturaleza y se conforma con creer (como los niños) que hay unos super malos que tienen la culpa de todo en vez de darse cuenta que el responsable es este sistema de vida que tenemos.

        Aunque, a la vista de la cerrilidad de esta especie, creo que lo mejor que le puede ocurrir al simio humano es extinguirse, y darle una oportunidad al planeta y a las especies que sobrevivan. La prueba es que sólo con unas semanas en que el simio humano está recluido en sus cuevas, el planeta se descontamina y los animales empiezan a respirar aliviados. Tal vez con un par de pandemias más, el planeta se libre de simios humanos. Y sea lo mejor que tenga que pasar.

        Responder
  2. prg54

    Realmente no se necesita ir a los Rothschild (tipico target de la derecha antisemita boba) para argumentar sobre el apoyo de individuos judios (etnicos, religiosos, seculares autodefinidos o no, o lo que fueren de increible poder economico y lobby en USA , UK, Canada y otros) a politicas siniestras del Likud y Laboristas en Israel, tanto en los territorios ilegalmente ocupados como para el resto del ME. El timbero de Las Vegas, Sheldon Adelson (que impulso’ a Trump a hacer lo que ningun otro Presidente yankee habia hecho, mover la capital de Tel Aviv a Jerusalem) y el buitre Paul Singer
    (muy conocido por estos lares) son solo dos de cientos de ejemplos desde los 70s.

    Responder
  3. Mariano Liva

    “La Pandemia es real, pero en tanto y en cuanto no busquemos su origen, estaremos desprotegidos ante quienes ofrezcan una solución”

    Esta frase va en consonancia con los hechos acaecidos recientemente.
    El origen hallarlo desde el Malbrán.
    Con “la nuestra” con “lo propio”
    Espero de Alberto y Cristina que no claudiquen hacia ningún condicionamiento de ningún tipo para realizar las investigaciones pertinentes.

    Responder
  4. Ornela

    ¡Qué razón tiene el presidente ruso! Putin dijo : “ahora todos nos hemos convertidos en virólogos, resulta que tenemos el país lleno de virólogos, pero yo tengo que escuchar a los de verdad, a los que tienen toda una vida de investigación y estudio que los acredita”,
    Aplíquense todos la observación de Vladimir Putin.

    Responder
  5. ALBERTO

    BRILLANTE NOTA COMO SIEMPRE DEL BETO

    Responder
  6. EDUARDOLOVOTTI

    NO ME CABE DUDA QUE LA PANDEMIA FUE PROVOCADA… PERO ES LO QUE HAY…. PERO Y DESPUES EL QUE AGUANTA QUE PIESAN HACER ESOS PROVOCADORES…. SALIS DE EL CORONA … Y SIGUE EL DENGUE, LA TOS CONVULSA,EL ZIKA…. Y TODOS SIN UN MANGO….. VAN A PROVOCAR UN EFECTO PUERTA 12..QUE PASA CON LA PROPIEDAD PRIVADA DE BIENES QUE SON PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD… LA COMIDA, LOS MEDICAMENTOS, LA EDUCACION ESO HAY QUE VER

    Responder
  7. Lia

    Parece ser que nunca pasó nada malo en la historia del mundo y que los delitos de lesa humanidad que ocurren a cada instante desde tiempos inmemoriales son solo producto de una educada, correcta y permitida mala praxis. Lo más triste es que esas deudas con nuestros ancestros y hermanos que siguen sufriendo, la pagamos con una deuda externa y un pacto de gobernabilidad entre seres humanos y coorporaciones en donde el derecho soberano se acondiciona y se adapta siempre desde la lógica comercial. Cada vez que firmamos un nuevo pacto justificamos los efectos colaterales del supuesto principio de igualdad de libertades.

    ¿Libertad de expresión con monopolios en la comunicación? ¿Con una plataforma de comunicación extranjera al servicio imperial?
    ¿El marco legal?

    La colonización mental hizo muy buen trabajo en lavar los Juicios. Hemos llegado al punto de que las personas no reconocen ni sus emociones, ni un ápice de lo que se pronuncia a viva voz como injusticia y sufrimiento, solo ven y viven en la superficialidad, en los detalles estéticos, en las formas, en lo correcto, en lo sofisticado, en lo simulado, en lo complejizado, son grises que nunca se juegan a fondo por iniguna causa, salvo que haya dinero o reconocimiento de por medio. Básicamente la falta de adaptación a la dimensión del sentido de comunidad es una moneda que tiene dos caras, el individualismo y el corporativismo, el síndrome del rey loco. Todos con acumulación de conocimiento y objetos de poder terminan creyéndose el cuento de que son más que otros y la estructura del poder repetida de miles de años preconfigurada los abraza a cada uno en su puestito de poder.

    Responder
  8. Carlos Alberto Alonso

    Pagás por leer este medio? Pagás por publicar comentarios? ¿Sacan algún beneficio los dueños del blog por tus comentarios? No, si siquiera te piden registrarte para meterte cookies como hace por ejemplo Página para vender tus datos a las empresas de publicidad. “Saqué captura de pantalla”, no seas desubicado y andá a amenazar a los poderosos, no a unos pobres diablos que sacan un blog a pulmón y con su dinero.

    Responder
  9. Cuanto mal hacen los charlatanes!!

    Para hablar de lo que estás hablando, como si hablaras de sandías o zapallos, me imagino que por lo menos tendrás una licenciatura en biología con especialidad en virología; más una en bioquímica con especialidad en análisis clínicos, otra en medicina con especialidad en enfermedades infecciosas, patógeos emergentes, epidemiologia y estadistica. No sé por qué estás perdiendo el tiempo en un foro, y no estás salvando a la humanidad.

    Responder
  10. Pedro Albornoz

    Acá el único “gilastrún” sos vos. El presidente Alberto Fernández es uno de los líderes mundiales que está gestionando mejor la pandemia. ¿Quienes defienden que no hay pandemia? Trump, Bolsonaro y Boris Johnson, los tres máximos dementes del momento. El inglés Johnson casi se muere del coronavirus y el tipo decía que era “una gripe más”. Ya te va a tocar a vos, y si te salvás es porque la gente es más responsable. Te estás tragando toda la mierda que sale de las usinas de EEUU sobre la pandemia.

    Responder
  11. Jairo Mansilla

    El único “fraude” sos vos, Rafael. Resulta que un tipo como vos, -un desconocido que confunde términos médicos básicos como cualquiera con formación adecuada ya habrá advertido- pretende enmendarle la plana a cientificos chinos y rusos con largas carreras; pretendes ningunear a los médicos cubanos; y estás tratando de idiotas o vendidos a los gobiernos de China, Rusia, Cuba, Venezuela, Argentina o Siria, que protegen al pueblo en esta crisis de salud global.
    No se te puede llamar otra cosa que criminal, porque estás atentando contra la salud pública, pretendiendo que la gente no se proteja y que los gobiernos hagan lo mismo que Trump o Bolsonaro. ¿No serás vos ese que quiere que se mueran “millones de negros peronistas”?

    Responder
  12. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

    La única que eventualmente podría haber borrado tu comentario es mi socia Montserrat, y descuento que no lo ha hecho, asñi que te invito a subirlo nuevamente. si no aparece, tendremos que pensar que hay una conspiración, ya que me han advertido eque en el Facebook de Pájaro Rojo rebotan los comentarios que se quieren subir

    Responder
  13. Leo

    Los mayores de 70 tendrán que tener un permiso de circulación para salir de sus casas.
    Sin embargo, podrán hacinarse cómodamente en nuestros coqueteos geriátricos, atendidos por médicos y enfermeras que van y vienen hacia y desde sus segundas y terceras ocupaciones en instituciones sanitarias públicas y privadas de nuestra ciudad autómata.
    Firmado: Pepe Maceta

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: