KAZAJISTÁN: El intento de desestabilizar Asia Central fracasó (Yapa: Las líneas rojas en Ucrania)

El estallido de violentísimas protestas en Kazajistan (un país que tiene aproximadamente la misma superficie que Argentina, rico en minerales e hidrocarburos y con una población menor a los veinte millones, con una numerosa minoría rusa) sorprendió. En pocas horas hubo más de 40 muertos, entre ellos 18 policías, algunos degollados. Con poquísimas excepciones, los grandes medios no hicieron más que repetir las versiones emanadas de países miembros de la OTAN, que esperaban debilitar la intransigente posición rusa a la entrada de Ucrania a la alianza (ver al final, video del equipo de ¡Ahí les va!). Ofrecemos a continuación, gracias a Montserrat Mestre que lo ha traducido al castellano, la visión de un especialista ruso (el editor de The Saker) que no hace nada por aventar la sospecha de que en las revueltas de Kazajistán –iniciada a partir de un importante aumento en el precio del gas, de producción local) han actuado miembros del ISIS expulsados de Irak y Siria.

La rápida intervención del Tratado de Seguridad Colectiva frenó los planes de desestabilizar la región

Kazajistán tenía la situación política más estable de los Estados postsoviéticos, muchos de los cuales, como Armenia, Georgia, Ucrania, Kirguistán, Azerbaiyán, Bielorrusia, Moldavia y Uzbekistán, pasaron por las conocidas “revoluciones de color” desde el año 2000, con resultados desiguales. La desestabilización y el caos en Kazajistán tendrían un efecto directo sobre toda la región y repercusiones internacionales. La ex república soviética, situada en Asia Central, es un enorme territorio rico en hidrocarburos, de casi tres millones de kilómetros cuadrados, poblado por algo menos de 19 millones de habitantes. Se encuentra entre Rusia y China, tiene fronteras con Kirguistán, Uzbekistán y Turkmenistán, y costas sobre el Mar Caspio por el cual se accede a Irán. La magnitud de la crisis en Kazajistán ha sido sorprendente. Lo que comenzó como una  protesta mayormente pacífica por el aumento del precio del gas, pronto derivó en la acción de grupos organizados que demostraban tener entrenamiento y estrategia militar: atacaron edificios públicos, tomaron aeropuertos, comisarías y medios de comunicación; bloquearon a los bomberos y los servicios médicos. Las fuerzas de seguridad kazajas fueron rápidamente superadas.  El presidente de la República pidió ayuda para restaurar la estabilidad del país, a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) del cual Kazajistán es miembro junto a Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kirguistán, y Tayikistán. Esa misma noche Rusia abrió un puente aéreo para trasladar a Kazajistán fuerzas propias y pequeños contingentes de fuerzas especiales armenias, kirguisas y tayikas. También Bielorrusia envió una compañía de guardias de élite. Como no podía ser de otra manera, los medios occidentales corporativos -y hasta no corporativos-  están en plena orgía de desinformación y propaganda. Lo cierto, es que el intento de desestabilizar Asia Central, ha fracasado. MM

NOTA EN REVUELTA GLOBAL

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: