EDITORIAL. Ante el “acuerdo” con el FMI: Pasar el inevitable mal trago, juramentarnos a luchar sin desmayo hasta librarnos de su odiosa tutela

Quizá hayan notado que no me expedí hasta ahora sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Y es que no quise arrojar leña al fuego, ya que considero que la unidad del Frente de Todos es un requisito imprescindible para evitar que los sirvientes del imperio y del capitalismo financiero regresen a terminar su obra deletérea y acaben con cualquier posibilidad de desarrollo como nación y como pueblo, condenado a la miseria, a la muerte prematura o al exilio a la mitad de la población.

Dicho esto, y aclarando que en materia económica tengo como referente al ex vicepresidente Amado Boudou, agrego que el acuerdo es una mierda como no podía ser otra cosa tratándose del Fondo Monetario Internacional.

Esto no es un reproche al ministro Guzmán, Creo que, atento a las circunstancias, hizo lo mejor que pudo. No sólo el gobierno, sino todos nosotros, nuestras organizaciones, deberíamos habernos plantado en el momento mismo en que se tomó esta deuda insólita, sideral, impagable, odiosa, y no lo hicimos o no lo hicimos con la suficiente fuerza y decisión.

No hay alternativa. Para no pagar, hubiéramos tenido que denunciar desde entonces en todos los foros, nacionales e internacionales, que se trata de una estafa en la que el Fondo fue copartícipe y que las estafas no se pagan, y menos cuando de esos casi 45 mil millones de pesos ni uno solo se invirtió en beneficio del pueblo.

Para no pagar deberíamos haber empezado el año con un pueblo movilizado y en pie de guerra, y lo cierto es que tenemos una población, más allá del éxito de la temporada veraniega para muchos, en su mayoría sólo puede ver el día a día, y cómo la inflación, sobre todo en materia de alimentos, pulveriza sus magros ingresos.

Una población que gracias a la derogación de facto de la Ley de Medios Audiovisuales (y su no reestablecimiento), la sumisión a los medios hegemónicos y el cinismo sin par de una oposición golpista, cree o quiere creer en un abultado porcentaje que esa deuda impagable, ese salvavidas de plomo, la contrajo este gobierno y no la banda de facinerosos encabezada por el ex presidente, el mismo que tiene a sus espiados rivales cambiemitas carpeteados, es decir, agarrados de las gónadas.

En estas condiciones, no hay más remedio que firmar, aunque eso quizá no resulte en otra cosa más que posponer por unos años la quiebra. Aun así, y atento a las circunstancias, eso no sería poco.

Nos van a violar, ya nos están violando,  y no podemos impedirlo. Sobre todo en materia de tarifas y jubilaciones, también de salarios, de tope al crecimiento. Esta es la cruda realidad, aunque se nos prometa lo contrario.

Y todo esto sin contar lo que no está escrito. Con las revisiones trimestrales reverdecerán las presiones para que no avancemos en nuestra relación con China (a la que se la dejó afuera de la licitación del dragado del Paraná sin ningún motivo), Venezuela, Rusia, siria, etc.

No es este gobierno el que trajo al Fondo. este gobierno asumió cuando el Fomdo ya estaba cuál caballo de Troya, metido por Macri y su runfla de evasores seriales. Este gobierno trata de arreglar el estropicio, trata de dejarnos la nariz fuera del agua. Es el que está obligado a sentar las bases para librarnos del yugo, del cogobierno de los tecnócratas al servicio del capitalismo financiero o capitular. Sabemos de antemano que, a menos que irrumpa un cisne negro, será una tarea ardua y que nos llevará años.

En cuanto a los servicios públicos, discutir sobre sus tarifas es caer en una trampa. Desde un punto de vista peronista no cabe la menor duda de que deben estar en manos del Estado. Como el control de nuestros puertos, mares y vías navegables y el cobro de impuestos, que alguna vez, hace dos décadas, bueno es recordarlo, bajo la presión del Fondo, se planteó privatizar.

Pasemos este trago amargo. Resignémonos ante lo inevitable y no lo hagamos nunca en cuanto a lo que si podemos hacer. Pongámonos de pie y juramentémonos a luchar sin desmayo hasta ver a la patria enteramente libre como nos pidió José de San Martín y consiguió, por desgracia efímeramente, Juan Perón.

Yendo a las efectividades conducentes: es imprescindible hacer hará todo lo posible, y aún lo imposible, para que quienes contrajeron esta deuda impagable o se beneficiaron de esta megaestafa, la paguen con su malhabido peculio. Y que la armaron y ejecutaron, con Macri a la cabeza, más temprano que tarde vayan presos. JS

Comentarios (7)

  1. Jorge Leiva

    Juan estoy muy de acuerdo con vos

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Me alegro… aunque la ocasión no sea precisamente para alegrarse.

      Responder
  2. Tito

    Qué espectáculo lamentable.
    Nuestro Congreso Nacional convertido en un batallón de clones de Zelenski.

    Responder
  3. Tito

    Otra vez la traición de un gobierno nac&pop, cómo cuando el plan Brady …

    Responder
  4. Martha

    Apenas asumió AF debió haber denunciado a Macri por la deuda odiosa y al FMI por haberle prestado sin monitoreo. Casi lo único bueno que hizo AF fue acercarse a Rusia y a China.

    Responder
  5. Eduardo

    El FMI es a la Argentina lo que la OTAN es a Ucrania.
    Lamentablemente no podemos esperar nada de los integrantes de nuestro Congreso trasnacionalizado.
    El batallón de clones de Zelensky constituye en el Legislativo una fuerza transversal muy extendida

    Responder
  6. Eduardo

    Más de 200 diputados “de acuerdo” con el FMI.
    Y LA GRIETA ? …

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: