PRONUNCIAMIENTO: “Liberen a Milagro Sala”, valiente editorial del B.A. Herald

Compartí

Tal cual lo difunde el colega Daniel Cecchini. Aqui, el original en inglés.

LIBEREN A MILAGRO SALA (Free Milagro Sala)

La mesa está servida. El flamante gobernador de Jujuy apunta contra una de sus principales opositoras que organiza una temprana protesta en la plaza central de la capital. El gobernante, Gerardo Morales, utiliza calificativos inflamados, típicos de la política argentina, olvidando la buena relación que mantuvo con la acusada en un pasado no tan lejano. Los jueces de Jujuy actúan con una obediencia extrema para encarcelar a Milagro Sala, la jefa de la organización Túpac Amaru. Los cargos que la mantienen en la cárcel aluden, exclusivamente, a la supuesta ilegalidad de la protesta pacífica que llevaba a cabo. Los magistrados conocen el papel que les toca. Al día siguiente de asumir, el gobernador se mueve raudo para dominar la corte suprema provincial, la Defensoría y la fiscalía general. De buenas a primeras, cuatro de los nueve integrantes del Tribunal Superior son exdiputados provinciales de la UCR, el partido de Morales. El gobierno nacional mide el rédito que otorga mantener en prisión a una dirigente kirchnerista con mala prensa y brinda un rotundo respaldo a su aliado de Jujuy. En un hecho impropio en una democracia, el presidente Mauricio Macri avala la ofensiva judicial encarada por el gobernador Morales para encarcelar a la opositora Sala. Cierta prensa regresa a prácticas de su pasado más oscuro y se precipita a descubrir los mil y un delitos cometidos por Sala. Persiste un problema: El expediente que mantiene a la dirigente de Túpac Amaru en la prisión de mujeres de Alto Comedero es por una supuesta infracción municipal y nada dice de los renovados pecados que acumulan los enardecidos medios de comunicación.
El círculo se cierra con la anuencia o el silencio de la dirigencia política. Mientras la alianza gobernante entre el PRO, la UCR y el partido de Elisa Carrió festeja la detención, los gobernadores del Partido Justicialista guardan silencio. Ni siquiera el kirchnerismo se muestra demasiado activo para luchar por la liberación de quien fuera su aliada clave en Jujuy, a excepción de media docena de diputados. El centroizquierda no peronista se desorienta en el dilema de ser oficialista u opositor, por lo que deja pasar la enésima oportunidad de ocupar el lugar que le corresponde. En cambio, a los organismos de derechos humanos y la izquierda trotskista se suman cada vez más voces internacionales que ven en la detención de Sala un grave hecho que vulnera la democracia.
De Sala se dice que encabezó obras públicas y sociales con un nivel de eficiencia extraordinaria (quizás ello explique la sobrerreacción de una dirigencia política — sea kirchnerista o macrista — que gasta mucho y construye poco) y que además tendió una red clientelar y su propio esquema de ley y orden. Pedimos que se investiguen todas las denuncias con garantías procesales y que se diluciden las eventuales complicidades de funcionarios estatales. Pero en este momento, el reclamo es uno: liberen a Sala.


Compartí

2 comentarios

  1. “Ni siquiera el kirchnerismo se muestra demasiado activo…” Y sí, don Salinas, en esto no hay “peros” . El acampe hay que sostenerlo activamente. Veremos. Ay!! la dirigencia K es muy suavecita. Acuerda con la reforma política? ¿dónde está la dirigencia en tema despidos? al Frente de los cros. despedidos? HAY QUE PONER EL CUERPO. JUGARSE, de otra forma es “”jarabe de pico.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *