EDUARDO VALDÉS – VIDEO. Por’aí.. por’aí…, cantaba Garay

Compartí

Me gustó la entrevista de Julia Mengolini a Eduardo Valdés (enlace abajo de todo), a quien hay quien pretende esmerilar llamándolo “gordo bueno” cuando kilo más, kilo menos, se trata de un político que además de serlo, es una buena persona.

Me gustó, entre otras cosas, porque a pesar de conocerlo desde hace muchos años, Eduardo contó pormenores de su militancia que no conocía.

Valdés es un político profesional que –como en el terreno del periodismo militante ha hecho, por ejemplo, Martín García– ha consagrado su vida a tratar de conseguir la mayor amplitud de la unidad del movimiento nacional y popular. Confieso que yo, que abomino del sectarismo, nunca podría empardarlos en ese plano.

En cuanto a Garay, la mención viene a cuenta de que así se apellidaba el vasco aquerenciado guaraní que fundó realmente esta ciudad, apellido que aparece en la arcaica frase criolla que quiere indicar que tibio, caliente por ahí, por ahí puede estar la solución.

Como ya dije, he sido bastante más heavy metal que Eduardo, pero entiendo que él, en los asuntos prácticos, de la militancia peronista (o, si se prefiere) justicialista, y sobre todo porteña, en estas tierras (diz que federicas pero en la práctica unitarias e insolidarias) me lleva larga ventaja. Y, lo más importante es que, siendo agnóstico, comulgo con su filosofía.

Escúchenlo:

 


Compartí

Un comentario

  1. Interesante entrevista.
    Muestra cómo ciertas decisiones fundamentales de gobierno surgen de razonamientos más que simples.
    Es decir, sin estridencias, sin prólogos discursivos ni grandes discusiones de bellas ideas universales, sino desde la lógica del llano mismo.
    Como anecdotario es muy valioso.
    Es que, buena parte de la militancia del pasado fue así. Hubo gente brillante como un faro y otros menos llamativos, pero imbricándose en un momento decisivo clave.
    De todos modos, con una campaña empinada y crucial como la actual, la petición de Valdés de que Massa renuncie a Economía y se lance a campaña de lleno, vos sabés, Salinas, que no es inocente, hace daño colateral.
    Massa viene de anunciar una devaluación parcial y sale un cuadro conocido a pedirle la renuncia…en este caso, paea hacer campaña.
    Valdés puede ser, para este caso puntual, un inocente elefante en patines dentro de una cristalería…o un operador eficiente de alguien que lo quiere bien poco a Massa (bueno, no es que este candidato sea el Novio de América, tampoco).
    Todos los diarios de la oposición se montaron en esa petición de renuncia.
    A 60 días de la Batalla de las Termópilas, la verdad, alguien con tanta trayectoria debería comprender que no es inocente tirar una bomba así. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *