El CUD de Devoto y una metida de pata en 678

Compartí

POR JORGE HUGO LEIVA

Hoy en el programa “6 7 8” de Canal 7 la Televisión Pública, a las 21.41horas Mariana Moyano, panelista del programa dijo que el Centro Universitario de Devoto (CUD) surgió por el trabajo de Sergio Schoklender.
Tal afirmación merece una aclaración, por cuanto las cosas no fueron como lo sostuvo Moyano en el programa, me consta por que en esa época estaba estudiando y militaba en una agrupación universitaria, y fui partícipe y testigo presencial de esos sucesos.
 
Recuerdo que en 1984 un grupo de detenidos (no solo Sergio Schoklender) en la cárcel de Devoto plantearon sus deseos de estudiar, basados en el derecho constitucional de estudiar y aprender. Ese pedido llegó a conocimiento de las agrupaciones de estudiantes que decidieron apoyarlo. 
 
En la Facultad de Derecho de la UBA la iniciativa fue apoyada por todas las agrupaciones estudiantiles, y cuando digo todas digo TODAS, si la memoria no me falla y no creo que me falle, la iniciativa fue respaldada hasta por UPAU, expresión universitaria de la UCEDE dirigida por Alvaro Alsogaray.
 
Los estudiantes pensábamos, y ya egresados seguimos pensando los mismo, que el curso de carreras de grado favorecería la reinserción social de los penados, mitigaría el peso de las condenas, y les brindaría herramientas de trabajo y desarrollo personal a su egreso, evitando su vuelta al delito, favoreciendo así su reinserción en la comunidad.
 
En síntesis: las agrupaciones de estudiantes intercedimos ante las autoridades y profesores de la Facultades que también, después de algunas dudas sobre la metodología a implementar, respaldaron la propuesta y la trasladaron al Rector de la Universidad.
 
En otras Facultades ocurrieron cosas similares, las agrupaciones de estudiantes elevaron la inquietud a profesores y Decanos, y estos al Rector de la Universidad que se puso en comunicación con las autoridades del Servicio Penitenciario.
 
Finalmente en 1985 se implementó el Centro Universitario de Devoto (CUD) donde comenzaron a estudiar quienes se encontraban privados de la libertad que tenían intenciones de hacerlo y se encontraban en condiciones de iniciar el curso de la carrera de su elección.
 
Esto fue la verdad de lo sucedido. La creación del CUD no se debe solo a Sergio Schoklender, sino a una múltiple acción de estudiantes, profesores, Decanos y al Rector de la UBA, que además contaron con la aquiescencia del Ministerio de Eduación y de las autoridades del Servicio Penitenciario que decidieron apoyar la iniciativa.
 
A Sergio Schoklender le cabe el mérito de ser uno de los primeros egresados del CUD, si es que no fue el primero por lo menos fue el primero de la carrera de Abogacía, yo asistí a a la jura, donde precisamente juró desempeñarse leal y fielmente como abogado egresado de la Facultad de Derecho de la UBA.
 
Como habíamos sido unos de los impulsores del CUD, fuimos con muchos otros compañeros de las agrupaciones de estudiantes ese acto de Colación de Grados, disculpen ya sé que estoy hablando en difícil. pero en lenguaje académico se llama así al acto de jura.
 
El desempeño posterior de Sergio Schoklender es otra historia.

Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *