EL PROCESAMIENTO DEL VICEPRESIDENTE BOUDOU, Sanz y Cobos

Por Miguel Nuñez

Apenas conocida la noticia del procesamiento al vicepresidente Amado Boudou "un corso de astronautas y niños con un vals me baila alrededor", repitiendo el consabido repertorio de elogios a la Justicia, al periodismo independiente (sic) y el reclamo para que el vicepresidente se tome licencia en el cargo. Entre los principales títulos del portal de La Nación, el titular de la UCR, el senador Ernesto Sanz acusa a la Presidenta de ser la "responsable política" de esta situación, con el argumento de que fue ella quien eligió a Boudou para ocupar el cargo.

Curioso que este amante de las instituciones y las formas republicanas se pase por alto un pequeño detalle establecido en nuestra Constitución Nacional, que el Vicepresidente integra la fórmula electoral acompañando al Presidente, quienes resultan electos por la voluntad popular expresada a través de las urnas.
No fue Cristina, fue el pueblo con su voto el que eligió como vicepresidente a Amado Boudou.

Si el gobierno tuvo que respetar a Julio Cobos en su cargo cuando este decidió, siendo un integrante del Poder Ejecutivo, pasarse a la oposición con armas y bagajes. Si tampoco la oposición le pidió que tomara licencia ni renunciara, con el argumento del respeto a las instituciones, aunque ignorando a los votantes que lo llevaron a ocupar ese cargo. ¿Cómo es que ahora es diferente? ¿Cómo es que si entonces Cristina no era 'responsable política' de Cobos, ahora sí es 'responsable política' de Amado Boudou?
Acaso el senador Sanz crea que las instituciones democráticas y republicanas le son propias. O dicho de otra manera, le son ajenas al peronismo.

Sin embargo, desde hace más de una década el kirchnerismo asumió la principal responsabilidad política que un gobierno debe asumir, la que otros gobiernos no supieron o no quisieron asumir, que es la de gobernar la Argentina. Resulta por lo menos paradójico oírlos hablar de 'responsabilidad política', justamente a los responsables de llevar al país a la peor crisis de su historia.

La única responsabilidad política que está ausente en la Argentina es la de los dirigentes de la oposición, que carentes de proyecto político, y dispuestos al servicio de intereses ajenos a la política, tratan de desgastar al gobierno para evitar que llegue al final de su mandato. Procesado Boudou, de lo que se trata ahora es de 'cargarse' a la Presidenta.

Mal negocio. Roma no paga traidores.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: