SPINETTA – SALINAS. Encuentro de gigantes

Recuerdos de unas cuerdas brillantes

 

LA CAPITAL / ROSARIO
Se sabe, Luis Salinas es un guitarrista fuera de serie y molde. Abraza la viola, se pone a tocar y graba un disco quíntuple o un triple CD como el reciente “Sin tiempo”. Cuando charla, en medio de una entrevista desordenada y caótica, pasa algo parecido. Una frase suya puede derivar en una anécdota, en la cita de un memorable (“una vez George Benson me dijo…”), en la historia de una grabación o más aún, en la descripción interminable de un disco o de un show.
El músico, sentado en una Traffic y cruzando la ciudad de San Francisco, Córdoba, en el momento de la charla con Escenario, lo primero que dice es que tenía muchas ganas de venir a tocar a Rosario, un lugar siempre especial para el guitarrista. Por aquí quedaron los recuerdos de otros tiempos, de escenarios chicos, cálidos y trasnochados, y de bolsillos flacos.
En el recital de esta noche en el teatro El Círculo, Luis Salinas presentará “Sin tiempo”, su regreso al latin jazz, junto a algunos de los músicos que lo acompañaron en el disco: Javier Lozano en teclados, el chileno Christian Gálvez en bajo y el gran Jota Morelli, de Venado Tuerto, en la batería.
Después de los recuerdos rosarinos, el guitarrista puntea un par de frases a propósito de “Sin tiempo”: “Siempre hice los discos que necesito hacer. Es decir, me muevo en la música más por la necesidad que por el deseo”. La segunda: “Siempre digo que la música es una energía espiritual más allá de las notas. Por eso es tan importante tocar con gente que querés y que te quiera”.
El disco nuevo de Salinas no es solamente un disco de latin jazz, sino que incluye y recorre con guitarra eléctrica y clásica diferentes géneros y estilos. Y como broche de oro, el sueño cumplido: la participación de Luis Alberto Spinetta, poniéndole letra y voz a una de las músicas creadas por el guitarrista. Entonces, el artista de Monte Grande cuenta la anécdota: “Resulta que después de ver el DVD «Cantora» de Mercedes Sosa con los músicos invitados, le pregunté a mi hijo Juan, que tiene 11 años, qué le había gustado más y me dijo, simplemente, Spinetta. Ahí me dio por llamarlo al Flaco para decirle que tenía un nuevo fan. Al final de la charla me dijo: «El estudio es tuyo, cuando quieras». Tiempo después, cuando terminamos de mezclar y nos fuimos después de diez días maravillosos en la casa-estudio de Luis, sentíamos un vacío muy grande y no sabíamos qué hacer”.
El triple álbum fue grabado en el estudio de Lito Vitale y mezclado, en parte, en La Diosa Salvaje de Spinetta. “Lito es como un hermano. Fue como que nos dio las llaves de su casa y se fue”, compara el guitarrista. Después recuerda: “La primera vez que entré a su estudio me dijo: «Aquí está toda mi carrera». Siempre tuvo grandes gestos de amistad conmigo. Y bueno, la cereza del postre fue la colaboración de Spinetta. La casa de Luis es algo muy especial y encima tenerlo a él ahí. Cada vez que el Flaco aparecía en el estudio era como si hubiese entrado la luz”.
“Sin tiempo” además está bendecido por las participaciones de Tomatito y Diego Amador. Tras la acotación, Salinas suelta otra de sus frases predilectas: “El éxito de un disco para mí es poder hacerlo, terminarlo, escucharlo y revivir cada momento”. Y luego, la cita: “Una vez charlando con Dino Saluzzi yo le decía que grababa los discos y que como al mes quería cambiarlos. Entonces Dino me dijo: «Eso está bien porque quiere decir que estás creciendo»”.
J.L.C.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: