G20. Rusia, India, China, Irán: el Quad* más importante

Compartí

* El Diálogo de Seguridad Cuadrilateral, también conocido como Quad, es un foro estratégico informal entre Estados Unidos, Japón, Australia e India que se mantiene mediante cumbres semi-regulares, intercambios de información y ejercicios militares entre países miembros.

POR PEPE ESCOBAR / DOSSIER GEOPOLÍTICO

El Sudeste Asiático estuvo en el centro de las relaciones internacionales durante toda una semana, a saber, tres cumbres consecutivas: la de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Phnom Penh (Nom Pen), capital de Campoya; la del Grupo de los Veinte (G20) en Bali, Indonesia,  y la de Asia- Cumbre de la Cooperación Económica del Pacífico (APEC) en Bangkok, Tailandia.

Dieciocho naciones representan aproximadamente la mitad de la economía mundial presente en la primera cumbre, la 10ª, de la ASEAN desde la pandemia de Covid-19, principalmente Japón, Corea del Sur, China, India, EEUU, Rusia, Australia y Nueva Zelanda.

Con la típica cortesía asiática, el presidente de la cumbre, el primer ministro camboyano Hun Sen (o “colombiano”, como lo llamó el presidente Joe Biden), dijo que la reunión plenaria fue algo acalorada, pero que el ambiente no era tenso: “Los líderes hablaron de manera madura, nadie se fue”.

Correspondió al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, expresar lo que fue realmente significativo al final de la cumbre.

Mientras elogiaba la “estructura inclusiva, abierta e igualitaria de seguridad y cooperación en la ASEAN”, Lavrov enfatizó cómo Europa y la OTAN “quieren militarizar la región para contener los intereses de Rusia y China en el Indo-Pacífico”.

Una manifestación de esta política es cómo “AUKUS apunta abiertamente a la confrontación en el Mar de China Meridional”, dijo.

Lavrov también enfatizó que Occidente, a través de la alianza militar de la OTAN, está aceptando a la ASEAN “solo nominalmente” mientras promueve una agenda completamente “poco clara”.

Sin embargo, lo que está claro es cómo la OTAN “se ha movido hacia las fronteras rusas varias veces y ahora declaró en la cumbre de Madrid que ha asumido la responsabilidad global”.

Esto nos lleva al factor decisivo: “La OTAN está trasladando su línea de defensa al Mar de China Meridional”.Y, agregó Lavrov, Beijing tiene la misma evaluación.

Lavrov y canciller chino Wang Yi. Análisis coincidentes.

 

Aquí, de manera concisa, está el”«secreto” abierto de nuestra incandescencia geopolítica actual. La prioridad número uno de Washington es la contención de China. Eso implica impedir que la UE se acerque a los impulsores clave de Eurasia (China, Rusia e Irán) comprometidos en la construcción del entorno de libre comercio/conectividad más grande del mundo.

Además de la guerra híbrida de décadas contra Irán, el armamento infinito provista al agujero negro ucraniano encaja en las etapas iniciales de la batalla.

Para el Imperio, Irán no puede beneficiarse de convertirse en un proveedor de energía barata y de calidad para la UE. Y en paralelo, Rusia debe ser aislada de la UE. El siguiente paso es obligar a la UE a aislarse de China.

Todo eso encaja en los sueños húmedos straussianos/neoconservadores más salvajes y retorcidos: para atacar a China, envalentonando a Taiwán, primero se debe debilitar a Rusia, a través de la instrumentalización (y destrucción) de Ucrania.

Y a lo largo del escenario, Europa simplemente no tiene agenda.

Putin, Raisi y la pista de Erdogan

La vida real en los nodos clave de Eurasia revela una imagen completamente diferente. Tomemos como ejemplo la reunión relajada en Teherán entre el principal funcionario de seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, y su homólogo iraní, Ali Shamkhani, la semana pasada.

Shamkani y Patrushev

Hablaron no solo de cuestiones de seguridad, sino también de negocios serios, como en el comercio acelerado.

La Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés) firmará un acuerdo de 40.000 millones de dólares el próximo mes con Gazprom, eludiendo las sanciones de EEUU.

Inmediatamente después de la reunión de Patrushev-Shamkhani, el presidente Putin llamó al presidente Ebrahim Raeisi para mantener la “interacción en la política, el comercio y la economía, incluidos el transporte y la logística”, según el Kremlin.

Según los informes, el presidente iraní «dio la bienvenida» al «fortalecimiento» de los lazos entre Moscú y Teherán.

Patrushev apoyó inequívocamente a Teherán en la última aventura de la revolución de colores perpetrada en el marco de la interminable guerra híbrida del Imperio.

Irán y la EAEU (Unión Económica Euroasiática por sus siglas en inglés) están negociando un Acuerdo de Libre Comercio (TLC) en paralelo a los acuerdos de intercambio con el petróleo ruso. Pronto, SWIFT podrá  pasarse por alto por completo. Todo el Sur Global está mirando.

Simultáneamente a la llamada telefónica de Putin, Recep Tayyip Erdogan de Turquía, que lleva a cabo su propia carrera diplomática y acababa de regresar de una cumbre de naciones turcas en Samarcanda, enfatizó que Estados Unidos y Occidente colectivo están atacando a Rusia “casi sin límites”.

Erdogan dejó en claro que Rusia es un estado “poderoso” y elogió su “gran resistencia”.

La respuesta llegó exactamente 24 horas después. La inteligencia turca fue al grano, señalando que el atentado terrorista en la calle peatonal Istiklal en Estambul (foto), siempre concurrida, fue diseñado en Kobane, en el norte de Siria (habitada mayoritariamente por kurdos) lugar de asentamiento de tropas invasoras de los EEUU. Lo que constituye un acto de guerra y podría desencadenar graves consecuencias, incluida una profunda revisión de la presencia de Turquía dentro de la OTAN.

La estrategia de múltiples vías de Irán

Una alianza estratégica Rusia-Irán se manifiesta prácticamente como una inevitabilidad histórica. Recuerda el momento en que la antigua URSS ayudó militarmente a Irán a través de Corea del Norte, después de un bloqueo impuesto por EE. UU. y Europa.

Putin y Raeisi lo están llevando al siguiente nivel. Moscú y Teherán están desarrollando una estrategia conjunta para derrotar el uso de sanciones como arma por parte de Occidente colectivo.

Irán, después de todo, tiene un récord absolutamente estelar de romper en pedazos las variantes de “máxima presión”. Además, ahora está vinculado a un paraguas nuclear estratégico ofrecido por los “RIC” en BRICS (Rusia, India, China).

Teherán puede ahora planificar y desarrollar su enorme potencial económico en el marco de BRI, SCO, INSTC, la EAEU y la Gran Asociación de Eurasia liderada por Rusia.

El juego de Moscú es pura sofisticación: participar en una alianza petrolera estratégica de alto nivel con Arabia Saudita mientras profundiza su asociación estratégica con Irán.

Inmediatamente después de la visita de Patrushev, Teherán anunció el desarrollo de un misil balístico hipersónico construido localmente, bastante similar al ruso KH-47 M2 Khinzal (foto).

Y la otra noticia importante fue en cuanto a la conectividad: la finalización de parte de un ferrocarril desde el estratégico puerto de Chabahar hasta la frontera con Turkmenistán. Eso significa una inminente conectividad ferroviaria directa a las esferas de Asia Central, Rusia y China.

Añádase a ello el papel predominante de la OPEP+, el desarrollo de los BRICS+ y el impulso paneuroasiático para fijar los precios del comercio, los seguros, la seguridad, las inversiones en el rublo, el yuan, el rial, etc.

También está el hecho de que a Teherán no podría importarle menos la interminable procrastinación colectiva de Occidente en el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), comúnmente conocido como acuerdo nuclear de Irán: lo que realmente importa ahora es la relación cada vez más profunda con los «RIC» en BRICS.

Teherán se negó a firmar un borrador de acuerdo nuclear de la UE manipulado en Viena. Bruselas se enfureció; ningún petróleo iraní “salvará” a Europa, reemplazando al petróleo ruso bajo un tope sin sentido que se impondrá el próximo mes.

Y Washington se enfureció porque apostaba a las tensiones internas para dividir la OPEP.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es de extrañar que ‘Think Tankland’ de EE UU se esté comportando como un montón de gallinas sin cabeza.

La cola para unirse a BRICS

Durante la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) en Samarcanda en septiembre pasado, ya era tácito para todos los jugadores cómo el Imperio está canibalizando a sus aliados más cercanos.

Y cómo, simultáneamente, la esfera cada vez más pequeña de la OTAN se está volviendo hacia adentro, con un enfoque en The Enemy Within, acorralando implacablemente a los ciudadanos promedio para que marchen al unísono detrás del cumplimiento total de una guerra de dos frentes, híbrida y de otro tipo, contra los competidores imperiales China y Rusia.

Ahora compárelo con el presidente chino Xi Jinping en Samarcanda presentando a China y Rusia, juntas, como las principales “potencias globales responsables” empeñadas en asegurar el surgimiento de la multipolaridad.

Samarcanda también reafirmó la asociación política estratégica entre Rusia e India (el primer ministro indio, Narendra Modi, lo llamó una amistad inquebrantable).

Eso fue corroborado por la reunión entre Lavrov y su homólogo indio Subrahmanyam Jaishankar la semana pasada en Moscú (foto).

Lavrov elogió la asociación estratégica en cada área crucial: política, comercio y economía, inversión y tecnología, así como las «acciones estrechamente coordinadas» en el Consejo de Seguridad de la ONU, BRICS, SCO y el G20.

Sobre los BRICS, Lavrov confirmó de manera crucial que “más de una docena de países” se están postulando para ser miembros, incluido Irán: “Esperamos que el trabajo de coordinación de los criterios y principios que deberían ser la base de la expansión de los BRICS no tome mucho tiempo”, dijo.

Pero primero, los cinco miembros deben analizar las repercusiones innovadoras de un BRICS+ ampliado.

Una vez más: contraste. ¿Cuál es la “respuesta” de la UE a estos acontecimientos? Presentar otro paquete de sanciones contra Irán, dirigido a funcionarios y entidades “relacionados con asuntos de seguridad”, así como a empresas, por su supuesta “violencia y represión”.

La “diplomacia”, colectiva al estilo occidental, se registra como intimidación.

Volviendo a la economía real, como en el frente del gas, los intereses nacionales de Rusia, Irán y Turquía están cada vez más entrelazados; y eso seguramente influirá en los acontecimientos en Siria, Irak y Libia, y será un factor clave para facilitar la reelección de Erdogan el próximo año.

Tal como está, Riad, a todos los efectos prácticos, ha realizado una impresionante maniobra de 180 grados contra Washington a través de la OPEP+. Eso puede significar, aunque sea de forma retorcida, el inicio de un proceso de unificación de intereses árabes, guiado por Moscú.

Cosas más extrañas han sucedido en la historia moderna. Ahora parece ser el momento de que el mundo árabe esté finalmente listo para unirse al Quad que realmente importa: Rusia, India, China e Irán.

La danza geopolítica balinesa del G20

La cultura balinesa, un ejercicio perpetuo de sutileza sofisticada, no hace distinción entre lo secular y lo sobrenatural: sekala y niskala.

Sekala es lo que nuestros sentidos pueden discernir. Como en los gestos ritualizados de los líderes mundiales, reales y menores, en un G20 altamente polarizado.

Niskala es lo que no se puede sentir directamente y solo se puede “sugerir”. Y eso también se aplica a la geopolítica.

El punto culminante balinés puede haber presentado una intersección de sekala y niskala: el tan cacareado Xi-Biden cara a cara (o cara a auricular).

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China prefirió ir al grano y seleccionó los dos aspectos más destacados:

1. Xi le dijo a Biden, más bien a su auricular, que la independencia de Taiwán simplemente está fuera de discusión.

2. Xi también espera que la OTAN, la UE y EE. UU. entablen un “diálogo integral” con Moscú.

Las culturas asiáticas, ya sean balinesas o confucianistas, no son conflictivas. Xi estableció tres capas de intereses comunes: prevenir conflictos y confrontaciones, lo que lleva a una coexistencia pacífica; beneficiarse del desarrollo de los demás; y promover la recuperación global post-COVID, abordar el cambio climático y enfrentar los problemas regionales a través de la coordinación.

Significativamente, la reunión de las 3h30 tuvo lugar en la residencia de la delegación china en Bali, y no en la sede del G20. Y lo pidió la Casa Blanca.

Biden, según los chinos, afirmó que EE.UU. no busca una Nueva Guerra Fría; no apoya la “independencia de Taiwán”; no apoya “dos Chinas” o “una China, un Taiwán”; no busca la “desacoplamiento” de China; y no quiere contener a China.

Ahora dígale eso a los straussianos/neoconservadores/neoliberalcons empeñados en contener a China. La realidad indica que Xi tiene pocas razones para tomar a “Biden”, más bien el combo que escribe cada guión en segundo plano, al pie de la letra. Tal como está, permanecemos en niskala.

Ese juego de suma cero

El presidente de Indonesia, Joko “Jokowi” Widodo, recibió una mano terrible: cómo celebrar un G20 para discutir la seguridad alimentaria y energética, el desarrollo sostenible y los problemas climáticos, cuando todo bajo el sol está polarizado por la guerra en Ucrania.

Widodo hizo lo mejor que pudo, instando a todos en el G20 a “terminar con la guerra”, con una sutil insinuación de que “ser responsable significa crear situaciones no de suma cero”.

El problema es que gran parte del G20 llegó a Bali empeñado en la suma cero, buscando la confrontación (con Rusia) y casi ninguna conversación diplomática.

Las delegaciones de EEUU y el Reino Unido declaradamente querían desairar al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en cada paso del camino. Francia y Alemania es un asunto diferente: Lavrov habló brevemente tanto con Macron como con Scholz. Y les dijo que Kiev no quiere negociaciones.

Lavrov también reveló algo bastante significativo para el Sur Global:

“Estados Unidos y la UE le han prometido por escrito al secretario general de la ONU que se levantarán las restricciones a la exportación de cereales y fertilizantes rusos. Veamos cómo se implementa”.

La tradicional foto grupal antes del G20, un elemento básico de todas las cumbres en Asia, tuvo que posponerse. Porque, quién más,  “Biden” y Sunak, EEUU y Reino Unido, se negaron a estar en la misma foto con Lavrov.

Tal histeria infantil y poco diplomática es profundamente irrespetuosa hacia la amabilidad ritual balinesa, la cortesía y un espíritu de no confrontación.

El giro occidental es que “la mayoría de los países del G20” querían condenar a Rusia en Ucrania. Disparates. Fuentes diplomáticas insinuaron que, de hecho, puede ser una división 50/50. La condena proviene de Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea. No hubo condena de Argentina, Brasil, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía y, por supuesto, Rusia.

Gráficamente: Sur Global contra Norte Global.

Por lo tanto, la declaración conjunta se referirá a los impactos de la “guerra en Ucrania” en la economía global, y no a la “guerra de Rusia en Ucrania”.

El colapso de la economía de la UE

Lo que no sucedía en Bali envolvió a la isla en una capa extra de niskala. Lo que nos lleva a Ankara.

La niebla se espesó porque en el contexto del G20, Estados Unidos y Rusia conversaban en Ankara, representados por el director de la CIA, William Burns, y el director de SVR (Foreign Intel), Sergei Naryshkin.

Naryshkin y Burns. Tanteos para evitar una hecatombe.

 

Nadie sabe exactamente qué se estaba negociando. Un alto el fuego es sólo uno de los escenarios posibles. Y, sin embargo, la acalorada retórica de la OTAN en Bruselas a Kiev sugiere que la escalada prevalece sobre algún tipo de reconciliación.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, se mantuvo firme; de facto y de jure, Ucrania no puede ni quiere negociar. Por lo que la Operación Militar Especial (SMO) continuará.

La OTAN está entrenando nuevas unidades. Los próximos objetivos posibles son la planta de energía nuclear de Zaporizhzhya y la orilla izquierda del Dnieper, o incluso más presión en el norte de Lugansk. Por su parte, los canales militares rusos adelantan la posibilidad de una ofensiva invernal sobre Nikolaev: a sólo 30 km de las posiciones rusas.

Los analistas militares rusos serios saben lo que los analistas serios del Pentágono también deben saber: Rusia usó, en el mejor de los casos, solo el 10% de su potencial militar hasta el momento. Sin fuerzas regulares; la mayoría son milicias de la RPD y la LPR, comandos de Wagner, chechenos de Kadyrov y voluntarios.

Los estadounidenses repentinamente interesados ​​en hablar, y Macron y Scholz acercándose a Lavrov, señalan el meollo del asunto: es posible que la UE y el Reino Unido no sobrevivan el próximo invierno, 2023-2024, sin Gazprom.

La AIE ha calculado que el déficit global para entonces se acercará a los 30.000 millones de metros cúbicos. Y eso presupone circunstancias “ideales” este próximo invierno: mayormente cálido; China todavía bajo bloqueos; consumo de gas mucho menor en Europa; incluso aumento de la producción (¿de Noruega?)

Los modelos de la AIE están trabajando con dos o tres oleadas de subidas de precios en los próximos 12 meses. Los presupuestos de la UE ya están en alerta roja, compensando las pérdidas causadas por el actual suicidio energético. Para fines de 2023, eso puede llegar a  un billón de euros.

Cualquier costo adicional e impredecible a lo largo de 2023 significa que la economía de la UE colapsará por completo: cierre de la industria en todo el espectro, euro en caída libre, aumento de la inflación, deuda que corroe todas las latitudes, desde las naciones del Club Med hasta Francia y Alemania.

La dominatriz Ursula von der Leyen, al frente de la Comisión Europea (CE), por supuesto debería discutir todo eso, en interés de las naciones de la UE, con los actores globales en Bali. En cambio, su única agenda, una vez más, fue la demonización de Rusia. Aquí no hay niskala; simplemente disonancia cognitiva de mal gusto.

Foto: Úrsula y Vladimir. El ruso es la obsesión de la alemana nacida en Bruselas.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *