Gasparini responde a La Nación sobre la inversión de Montoneros en el Grupo Graiver

Compartí

Original Message —– From: «Juan GASPARI»
juan.gasparini@xxxxxxxx>
To: «Alconada Mon, Hugo (Prosecretario de redacción)
halconada@xxxxxxxx.com.ar>
«Obarrio, Mariano (Politica)»
mobarrio@lxxxxxxxxxxx.com.ar>
Sent: Saturday, August 28, 2010 6:17 PM
Subject: respuesta a las preguntas del diario argentino «La Nación»

Mi libro David Graiver El Banquero de los Montoneros rastrea los indicios del asesinato de David Graiver, un homicidio reconocido por el diario Clarín el 2 de junio de 2010, siendo por lo demás el unico medio de prensa argentino que me hizo una entrevista cuando el libro apareció en 2007, concretamenteel 16 de junio de 2007, materiales que figuran en mi portal de internet www.juangasparini.com

Mi libro explora la hipotesis de una inversión de alrededor de 17 > millones de dólares de los Montoneros en el el grupo Graiver. Se trató, a mi entender, de una operación concertada entre los jefes de la mencionada organización y el propio David Graiver, operación consentida por Lidia apaleo, y conocida por Isidoro Graiver, tal como revelo en el libro, del que se publicará una nueva edición en los días venideros.

Ningun miembro de la familia Graiver denunció esa operación de inversión ante la justicia estando en libertad. La supuestas versiones que dieron a los militares posteriormente en cautiverio, fueron anuladas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La justicia civil federal de Buenos Aires los sobreseyó el 16 de julio de 1983, y de momento, no se conoce una decisión de alguna autoridad judicial competente en ningun país del mundo, que haya retenido por decisión firme de un tribunal, alguna versión, ni la que defiendo yo, de la aceptación voluntaria por parte de los Graiver de la inversión de la guerrilla peronista, ni la que pudieren ofrecer otros, que negaron la mia y eventualmente llegaron a plantear que hubo una extorsión o coerción de los Montoneros contra el grupo Graiver.

Los Graiver y sus allegados no fueron secuestrados, torturados ni despojados por los Montoneros, sino por la dictadura 1976-1983. Sería inadmisible justificar los vejamenes sufridos por los Graiver y sus allegados, bajo el poder clandestino y genocida de las Fuerzas Armadas, por el aparente origen ilegal de una fracción menor del valor de sus bienes, calculados, en su totalidad, en 200 millones de dólares, de acuerdo al inventario probado que figura en mi libro.

Ese libro no es una investigación judicial, es un reportaje periodístico que intenta aportar a la reconstrucción historica. La versión que allí desarrollo no fue probada por la justicia. Los tribunales estimaron que las propiedades de los Graiver no fueron contaminadas con dinero proveniente de los Montoneros. Si así no lo hubiera sido, el presidente Raúl Alfonsín no habría indemnizado a los herederos de David Graiver con 84 millones de dólares debido al expolio del que fueran objeto por obra de la dictadura 1976-1983, resarcimiento por decreto del 28 de enero de 1986, y tampoco el diario Clarín habría escrito al día siguiente que «los supuestos delitos y conexiones con organizaciones terroristas no fueron probados a la luz del derecho».

A  los tribunales les fue imposible diferenciar expresamente los billetes de papel moneda de los fondos en apariencia invertidos por los Montoneros con David Graiver, el enigma que mi libro intenta dilucidar en el plano de > la narrativa historica de los hechos. Judicialmente las imputaciones contra los Montoneros se disolvieron y nunca se supo el eventual porcentaje del botín de la guerrilla peronista susceptible de haber sido asimilado en la edificación de Papel Prensa.

A partir de la iniciativa de la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner conocida el 24 de agosto de 2004 en su informe sobre este tema, > consultable en un sitio web oficial del gobierno que ella preside (http://www.mecon.gov.ar/basehome/informe_papel_prensa.htm), link que he  subido a mi portal de internet www.juangasparini.com para ponerlo a disposición de mis lectores, correspondera ahora a la justicia federal de La Plata resolver sobre eventuales delitos que pudieron haberse cometido en este caso, ya fuera por los Graiver, por los Montoneros, por los directivos de los diarios Clarín, La Nación y La Razón, o por quien fuere, o en su defecto, dictar una falta de meritos y archivar el sumario.

La justicia deberá determinar si rechaza, o que elementos acepta como validos de las acusaciones presentadas por la Presidenta de la Nación y por, entre otros, Lidia Papaleo de Graiver e Isodoro Graiver, según la documentación que ha publicado el gobierno, y en virtud de las medidas de prueba que dicho tribunal está disponiendo para buscar y hacer resplandecer la verdad.




Compartí

Deja un comentario